Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Cristianismo originario   -   Sección:   Opinión

La celebración de una tragedia a nivel mundial

José Vicente Cobo
Vida Universal
martes, 1 de diciembre de 2009, 03:21 h (CET)
El pasado 20 de Noviembre se celebró el Día Universal del niño, recomendación hecha en 1954 por la Asamblea General de las Naciones Unidas para que todos los países instituyeran un día dedicado a la fraternidad y a la comprensión entre los niños del mundo entero destinado a actividades propias para promover el bienestar de los niños de todo el mundo.

En septiembre de 2000, durante la Cumbre del Milenio, los líderes mundiales elaboraron los ocho objetivos de desarrollo del Milenio (ODM), que abarcan desde la reducción a la mitad de la pobreza extrema hasta la detención de la propagación del SIDA y la consecución de la enseñanza primaria universal para el año 2015. Aunque los objetivos del Milenio están dirigidos a toda la humanidad, se refieren principalmente a la infancia. UNICEF apunta que seis de los ocho objetivos incumben directamente a la infancia y que la realización de los dos últimos también traerá mejoras fundamentales a las vidas de los niños y niñas”.

Actualmente se podría pensar que este llamamiento de hace 55 años a los gobiernos del mundo ya estaría en vías de convertirse en realidad aunque la triste realidad es que a los niños en los últimos decenios les va peor que nunca, cuando se trata de poner en evidencia una actitud humana que es preciso cambiar, en beneficio de los millones de niños que han sido y siguen siendo víctimas de un abuso tanto síquico como corporal.

Sin embargo ante tal fracaso existe un camino que se puede empezar cada día, con el ejemplo personal de cada uno, y que los cristianos conocen muy bien, se trata de la fe activa, en contraposición a la sola fe, la que como dijo Lutero bastaría para alcanzar la salvación. Jesús de Nazaret dijo por su parte que aquellos que escuchaban su enseñanza y “la ponían en práctica”, es decir, la aplicaban en su vida, eran comparables a hombres inteligentes y prudentes. Esta fe activa que recomendó el Nazareno dice que todo empieza con que una persona reconozca lo que ha causado en contra de su prójimo o de la creación de Dios, poniéndose en el caso de su “víctima” y sintiendo el dolor por el daño causado; después de ello ha de pedir perdón o perdonar a los que culpó tan parcialmente. Y si entonces se esmera en no volver a cometer lo mismo, ya habrá dado un paso importante. Para ello no se necesita recurrir a expertos en teología o psicología. Así toda persona adulta, sobre todo si dice ser cristiana, se hará consciente de su responsabilidad para con los niños, y contribuirá con una actitud basada en la ética y la moral.

El mundo que se precia de ser cristiano hace milenios que recibió en los Diez Mandamientos que Dios dio a Moisés y en las enseñanzas del Sermón de la Montaña de Jesús de Nazaret indicaciones precisas de cómo comportarse. Que muchos de aquellos que dicen ser sus representantes en la Tierra lo hayan olvidado o tergiversado, no significa que los padres, hermanos, abuelos, tíos, primos, vecinos, compañeros de trabajo y otros lo tengan que olvidar. Ahora que para la cristiandad se acerca la fecha en que volverá a celebrar el nacimiento de aquel a quien dice venerar, el Niño Jesús, sería hora de que se recordasen Sus palabras y obrara según ellas. De otro modo este Día Universal del Niño seguirá siendo un titular más de la prensa, sin mayor trascendencia, y que no contribuirá a detener una tragedia vivida a tan temprana edad por seres inocentes.

Noticias relacionadas

Incongruentes todos

El problema es la incongruencia

Ébola, otra vez

Desgraciadamente ha vuelto a resurgir la terrible enfermedad

Los nueve de Catonsville, 50 años después

Los “Nueve de Catonsville”

¿Cuántos muertos palestinos puede aceptar el mundo sin inmutarse?

Netanyahu y la manipulación del miedo

Hay que recuperar la perspectiva familiar

El Instituto de Política familiar ha presentado su informe sobre la Evolución de la familia en Europa ante el Parlamento europeo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris