Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Libros

Etiquetas:   Crítica literaria   -   Sección:   Libros

"Sir Tim O’Theo", la caricatura de un detective aficionado

Herme Cerezo
Herme Cerezo
lunes, 30 de noviembre de 2009, 06:05 h (CET)
Cuando la colección ‘Clásicos del Humor’ ha terminado de publicarse o faltan pocos volúmenes para que ello ocurra, del montón de los cómics que, pacientemente, esperan su lectura, extraigo el dedicado a un personaje que para mí tuvo y tiene, ahora y entonces, una especial relevancia. Me estoy refiriendo a Sir Tim O’Theo, obra del dibujante barcelonés Raf.




Portada del cómic.


Recuerdo perfectamente sus inicios. Apareció en la revista ‘Mortadelo’, que se publicaba cada miércoles, al menos a Valencia llegaba ese día de la semana. A la salida del colegio acudía a comprarlo puntualmente al kiosco donde, como ya me conocían, me lo guardaban. Sabía que en la revista iba a encontrarme con Mortadelo y Filemón y que también podría seguir leyendo cuatro páginas más del Teniente Blueberry (allí se publicó, entre otras, su aventura ‘Chihuahua Pearl’) y las barbaridades detectivescas de Sir Tim.

Creado por Raf, o Roldán, Sir Tim nació en 1971. Es inútil darles información exhaustiva del personaje, ya que en el volumen de la colección ‘Clásicos del Humor’ que les comento hoy, hay un dossier exhaustivo, elaborado como siempre y cómo no, por ese extraordinario conocedor y estudioso de la historieta española que es Antoni Guiral. Sir Tim es de "nobile genere natus", o sea, el último descendiente de un linaje de alcurnia, los O’Theo de Belfast, un vejete con ínfulas de detective privado amateur, pipa y pantalones bombachos incluidos, que vive en ‘Las Chimeneas’, su residencia ubicada en Bellota Village, localidad cercana a Londres. Este detalle es importante porque a Raf le permite jugar, cuando lo desea, tanto con el ámbito urbano de la gran ciudad como con el medio rural, donde se desarrollan, a mi juicio, los mejores momentos de la serie. A Sir Tim le rodean su mayordomo o criado, Patson, y Mac Latha, un fantasma al que sólo puede ver nuestro protagonista, que actúa como su conciencia cizañera y que, de vez en cuando, le proporciona buenas jaquecas a base de armoniosos conciertos de cornamusa, un instrumento que el fantasma, al parecer, domina a la perfección. Este elenco básico, se ve complementado por un selecto entorno de personajes secundarios y lugares bien definidos, que arropa la serie y le proporciona sabor: el sargento Blops, el guardia Pitts, Lady Filstrup, el burgomaestre y otros más que, tomando como referencia el pueblo antes citado y su bar más famoso, The Crazy Bird, nos colocan en el escenario idóneo para este tipo de aventuras. Por supuesto, todos los implicados cojean del mismo pie y, quizás exceptuando Patson, provisto de un cierto sentido común, los demás rivalizan por ver quién es el más torpe del lugar.

Los guionistas de la serie, además del propio Raf, fueron Ron Clark y Andreu Martin. Creo que merece la pena resaltar la presencia de Martín, uno de los mejores escritores de novela negra de este país. Guionista de cómics y de series de televisión, Andreu Martín diseñó para Sir Tim unos guiones altamente divertidos, salpimentados con múltiples referencias al género policiaco clásico y con el adobo de conocidos tópicos y tics británicos. El aire que respira la serie va desde cualquier relato campestre de Agatha Christie, pasando por el declarado carácter deductivo del Sherlock Holmes, sin olvidar las aventuras rurales de Guillermo Brown o la típica flema británica, imperturbable e inmutable ante las mayores situaciones críticas. En este sentido, Sir Tim es una serie extraña, ya que mezcla todos esos elementos tradicionales clásicos con imágenes más modernas, sin caer en anacronismo alguno. Parece propia de los años 70 del siglo pasado, pero barnizada con costumbres y relatos más antiguos. Y lo mejor es que no importa la datación exacta, porque todo se comprende mucho mejor si aceptamos íntegramente ese imaginario inventado por los autores.

Por supuesto, aunque aún no lo he citado, Raf (Barcelona, 1928-1997) fue un dibujante de una solvencia a prueba de bombas. Su trazo, uno de los más sencillos que he visto nunca en la historieta, conseguía expresar todo un mundo de sensaciones con el menor número de rayas posible. Su dilatada trayectoria como dibujante (trabajó para Bruguera, TBO, Chile, Inglaterra, Ediciones B, El Jueves, etc.) así lo avala. Fue un artista dotado con un enorme talento para comunicar con el lápiz y la tinta y a quien me hubiera encantado entrevistar, algo que desgraciadamente ya no podrá ocurrir.

El volumen ‘Sir Tim O’Theo, publicado en la serie de Clásicos del Humor, incide en las historietas largas del personaje (‘El secuestro del Burgomaestre’, ‘La verruga de Sivah’, ‘El Sarcófago de Thuru-Rut’ y ‘Contra Blaskiss Black’), obsequiándonos también con algunas perlas breves, ya que la serie vivió tanto de aventuras largas como de cortas. Personalmente yo prefería estas últimas, pero todas son estupendas. De las que aparecen en este volumen, les recomiendo la lectura con especial atención de ‘El secuestro del Burgomaestre’, sin que esto signifique ningún menosprecio para el resto.

Desgraciadamente, la aparición de este tomo dedicado a Sir Tim O’Theo no consigue paliar la carencia de historietas del personaje que, actualmente, existe en el mercado. En su día, la colección Olé editó un par de números dedicados a Sir Tim, pero esos dos volúmenes, difícilmente encontrables hoy en día, no son suficientes para glosar y gozar con las maravillas que casi veinticinco años de publicación de la serie proporcionaron a sus incondicionales. A ver si alguien se anima a recuperar algo más del baúl del olvido o, al menos, a ampliar la ‘Colección Super Humor’ e incluir algún otro volumen sobre este detective aficionado y metepatas. Rezaré por ello. Pero mientras tanto, mientras rezo, digo, pueden profundizar en el conocimiento de Sir Tim y su mundo visitando el blog ladyfilstrup.blogspot.com.

____________________

‘Sir Tim 0’Theo’, Colección Clásicos del Humor. Editorial RBA, 2009. Precio: 9,95 euros, color y tapa dura.

Noticias relacionadas

El insensato

Un microrelato de Esther Videgain

Deusto publica 'Leviatán. O la materia, forma y poder de una república eclesiástica y civil'

El libro más conocido de Thomas Hobbes, con traducción de Antonio Escohotado

La muerte

Un microrelato de Esther Videgain

"Creemos que lo sabemos todo de todos y no conocemos nada de nadie"

Entrevista al escritor Miguel Ángel Hernández

Cómo combatir y prevenir el acoso infantil

Una obra fundamental para aprender a detectar el bullying y empezar a combatirlo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris