Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Artículo opinión   -   Sección:   Opinión

Periodismo emocional

Wifredo Espina
Wifredo Espina
@wifredoespina
lunes, 30 de noviembre de 2009, 05:31 h (CET)
Dejarse llevar por el corazón o alguna otra víscera, en periodismo y en política, no ayuda al rigor ni al acierto. Si, además, se hace desde el prejuicio, incluso bien intencionado, se contribuye al confusionismo y se alienta la crispación. Es lo que ha ocurrido estos días a propósito del discutido “editorial conjunto”, supuestamente a favor del Estatut y claramente en contra del Tribunal Constitucional, que ha de emitir sentencia sobre su constitucionalidad. Y ha ocurrido tanto en el lado de los favorables a este “editorial” como en el de los contrarios.

Corazón y prejuicios son malos consejeros en periodismo y en política. Suelen cegar los ojos de la necesaria racionalidad. Una cosa es sensibilidad ante los problemas, otra es sensiblería o sentimentalismo. Una cosa es pluralidad de ideas y de planteamientos, y otra enroque en posturas partidistas o sectarias. En política estamos acostumbrados a esto; incluso, por su propia naturaleza, resulta difícil a veces distinguir entre política y partidismo.

Periodismo es otra cosa. La información busca la objetividad, la opinión se basa en el análisis desapasionado de los hechos. El periodismo emocional –dictado por los sentimientos o los prejuicios- es un falso periodismo. En el mejor de los casos es propaganda o política partidaria. Si se quiere defender una causa hay que hacerlo con rigor y honestidad, y si se quiere ir en contra también hay que proceder honestamente y rigurosamente.

Por mucho que se repita –aunque sea en varios diarios- que un Estatuto es constitucional lo será más de lo que es. Y por mucho que se clame que no lo es, lo será menos. Y por más que se intente desprestigiar y presionar o proteger y arropar al Alto Tribunal, que está legitimado para dirimir esta cuestión, su sentencia será legalmente menos inapelable –y acatable- aunque sea discutible. Sea lo que sea su decisión. Estas son las reglas de juego, aunque a algunos no nos gusten. La democracia no es cuestión de gustos, se concreta en el Estado de derecho. Y este ha de sustentarse en la racionalidad, no en las emociones y apriorismos.

Y las sentencias de los tribunales han de fundamentarse en los argumentos jurídicos, no en el número de periódicos que fotocopian una misma legítima tesis y en las adhesiones que reciban, ni en las también legítimas discrepancias, más o menos razonadas, y el griterío de quienes están en contra.

En torno a este “editorial conjunto”, que algunos medios y sectores están capitalizando más que otros, y cuya inspiración y gestación seria bueno aclarar, se está produciendo –en uno y otro lado- mucha política partidista, y demasiado periodismo emocional; es decir, mal periodismo.

Noticias relacionadas

Gobernantes y gobernados

De la adicción a los sobornos, a la adhesión de los enfrentamientos: ¡Váyanse al destierro ya los guerrilleros!

Borrell en retirada o táctica del PSOE

Pátina de sensatez capaz de equilibrar unos nombramientos en su momento tomados como extravagancias

Plagscan desmiente a la Moncloa y R.Mª.Mateo censura la TV1

Un gobierno enfocado únicamente a conseguir mantenerse en el poder

Inexorable Fin de la Farsa del “Sahara Occidental”

En 1975 un pueblo desarmado derrotó al último aliado de Hitler y Mussolini que seguía delirando tres décadas después de la disolución del Eje

Respeto a la Presidencia del Gobierno

'Avanzamos' como eslogan de bienvenida
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris