Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Artículo opinión  

Periodismo emocional

Wifredo Espina
Wifredo Espina
@wifredoespina
lunes, 30 de noviembre de 2009, 05:31 h (CET)
Dejarse llevar por el corazón o alguna otra víscera, en periodismo y en política, no ayuda al rigor ni al acierto. Si, además, se hace desde el prejuicio, incluso bien intencionado, se contribuye al confusionismo y se alienta la crispación. Es lo que ha ocurrido estos días a propósito del discutido “editorial conjunto”, supuestamente a favor del Estatut y claramente en contra del Tribunal Constitucional, que ha de emitir sentencia sobre su constitucionalidad. Y ha ocurrido tanto en el lado de los favorables a este “editorial” como en el de los contrarios.

Corazón y prejuicios son malos consejeros en periodismo y en política. Suelen cegar los ojos de la necesaria racionalidad. Una cosa es sensibilidad ante los problemas, otra es sensiblería o sentimentalismo. Una cosa es pluralidad de ideas y de planteamientos, y otra enroque en posturas partidistas o sectarias. En política estamos acostumbrados a esto; incluso, por su propia naturaleza, resulta difícil a veces distinguir entre política y partidismo.

Periodismo es otra cosa. La información busca la objetividad, la opinión se basa en el análisis desapasionado de los hechos. El periodismo emocional –dictado por los sentimientos o los prejuicios- es un falso periodismo. En el mejor de los casos es propaganda o política partidaria. Si se quiere defender una causa hay que hacerlo con rigor y honestidad, y si se quiere ir en contra también hay que proceder honestamente y rigurosamente.

Por mucho que se repita –aunque sea en varios diarios- que un Estatuto es constitucional lo será más de lo que es. Y por mucho que se clame que no lo es, lo será menos. Y por más que se intente desprestigiar y presionar o proteger y arropar al Alto Tribunal, que está legitimado para dirimir esta cuestión, su sentencia será legalmente menos inapelable –y acatable- aunque sea discutible. Sea lo que sea su decisión. Estas son las reglas de juego, aunque a algunos no nos gusten. La democracia no es cuestión de gustos, se concreta en el Estado de derecho. Y este ha de sustentarse en la racionalidad, no en las emociones y apriorismos.

Y las sentencias de los tribunales han de fundamentarse en los argumentos jurídicos, no en el número de periódicos que fotocopian una misma legítima tesis y en las adhesiones que reciban, ni en las también legítimas discrepancias, más o menos razonadas, y el griterío de quienes están en contra.

En torno a este “editorial conjunto”, que algunos medios y sectores están capitalizando más que otros, y cuya inspiración y gestación seria bueno aclarar, se está produciendo –en uno y otro lado- mucha política partidista, y demasiado periodismo emocional; es decir, mal periodismo.

Noticias relacionadas

Proverbio árabe

Podemos lleva cuatro años atacado furibundamente por todos

La lista electoral como arma

​En el momento político actual, parece que en algunos partidos está ocurriendo lo mismo: La facultad-arma de hacer listas electorales condiciona todo

Torra burlándose del Gobierno, la Junta electoral y España. ¡Cáspita!

El señor P.Sánchez y su gobierno, con la señora Celaá de encubridora oficial de chanchullos, no han hecho, hacen ni harán nada para parar al independentismo del señor Torra. Tienen demasiado que perder

Naturaleza humana

Existen muchas formas de entender la naturaleza humana

Virtualidad progresiva

Por fortuna, la civilización asienta sobre numerosos pilares, sumando incuestionables conquistas en un progreso evidente
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris