Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Contar por no callar   -   Sección:   Opinión

El editorial de la polémica

Rafa Esteve-Casanova
Rafa Esteve-Casanova
@rafaesteve
domingo, 29 de noviembre de 2009, 09:41 h (CET)
Todo comenzó el pasado domingo cuando toda la prensa se hacía eco de la filtración que se había producido, no se sabe por parte de quien, y en la que se anunciaba que en pocas semanas el Tribunal Constitucional dictaría la esperada sentencia sobre el recurso que contra el Estatut de Catalunya había interpuesto el Partido Popular. Según lo filtrado los togados del Constitucional van a pasar el cepillo adelgazante por el texto que en su día refrendaron en referéndum los catalanes, aprobaron los Parlamentos de Catalunya y España y fue publicado en el Boletín Oficial del Estado con la firma del Rey Juan Carlos I debajo de estas palabras: “Sabed: Que las Cortes Generales han aprobado, los ciudadanos de Catalunya han ratificado en referéndum y Yo vengo en sancionar la siguiente ley orgánica”. En su momento ya toda la Brunete mediática puso en su punto de mira este texto legal, en ese rompeolas de las Españas llamado Madrid no gustaba este Estatut y la muchachada de la gaviota acostumbrada a sacar votos de debajo de las piedras puso a sus leguleyos a parir el recurso contra el Estatut que la mayoría del pueblo catalán había aprobado por medio de sus representantes y en referéndum.

No es bueno poner la venda antes de que se produzca la herida pero los políticos y la sociedad catalana comenzaron a destapar el botiquín ya que ninguna respuesta favorable se puede esperar de las togas y puñetas de los jueces del Tribunal Constitucional. Un Tribunal Constitucional mermado en su credibilidad ya que debido a que en el nombramiento de las señorías que lo integran intervienen los partidos políticos es muy difícil que sea ajeno a las trifulcas que entre ellos se dan día si y día también desde los escaños de la Carrera de San Jerónimo. Cuatro de los integrantes del Constitucional ya hace tiempo que debían haber sido sustituidos por otros juristas, otro de los jueces ha fallecido y uno de ellos ha sido recusado. Por tanto casi la mitad del organismo consagrado a vigilar las leyes está viciado en su composición.

En algunas partes de España, y especialmente en Madrid, se mira con lupa todo lo que llega desde Catalunya en un intento de uniformizar todas las tierras de España y se “aconseja” no etiquetar productos en catalán si se quieren vender en Madrid o claramente se pide un boicot al cava catalán como sucedió hace un tiempo. No se entiende que Catalunya tenga una lengua propia y se quiera utilizar y aunque a nadie se le prohíbe expresarse en castellano en tierras catalanas si se deja fuera de juego al catalán en las Cortes Generales, imitando al gran Antonio Machado podríamos decir aquello de “catalán que vienes al mundo las dos Españas han de helarte el corazón” ya que ni a izquierda ni a derecha se entiende ni se quiere entender a Catalunya, aunque es el Partido Popular el que en determinados lugares como el País Valencià azuza el fantasma del “imperialismo catalán” como banderín de enganche para ganar votos.

Naturalmente la sociedad catalana no podía permanecer sumisa y callada ante tal situación y ante la perspectiva de ver que, por primera vez desde 1977, el Tribunal Constitucional iba a ir en contra de una reforma autonómica. Y para demostrarlo el pasado jueves doce periódicos editados en Catalunya publicaron el mismo editorial, un escrito que ha levantado ampollas en la Villa y Corte madrileña donde, una vez más, la Brunete mediática se ha lanzado en tromba contra los periodistas catalanes calificándolos de “nazis”, “cínicos”, “vendidos”, “sectarios”, “falsarios”, “rancios” y hasta “zarzueleros” cuando todos sabemos que la morena y la rubia de Don Hilarión paseaban más cerca de la Puerta del Sol que de la fuente de Canaletas. En Madrid desde los tiempos de Quevedo las cosas no han cambiado, el literato castellano escribía “son los catalanes aborto monstruoso de la política” y hoy en los aledaños del oso y el madroño todavía algunos siguen pensando lo mismo.

Cuando está en juego el futuro del Estatut gracias al recurso de inconstitucionalidad entablado por el Partido Popular son plenamente vigentes y sin recurso alguno que les amenacé otros textos legales del mismo signo y rango en otras CC.AA como por ejemplo la valenciana donde Mariano Rajoy y sus conmilitones no sólo no han presentado recurso alguno si no que, con su mayoría absoluta y los votos del PSOE, han aprobado un texto que en su artículo 1º habla del mismo como “expresión de una identidad diferenciada como nacionalidad histórica” y en el Preámbulo se justifica la reforma estatuaria con este párrafo : “Es motivo de esta reforma el reconocimiento de la Comunitat Valenciana, como Nacionalidad Histórica”, también la Constitución en su Art. 2º habla de “nacionalidades y regiones”. Y aquí los del PP han tragado, tal vez porque su prepotencia en tierras valencianas hace del Estatut valenciano puro y simple papel mojado y porque los valencianos, en su mayoría, siguen siendo como en tiempos del Conde-Duque de Olivares “un pueblo muelle”, es decir blando y sin ansias de reivindicación nacional, cosa que no ocurre en Catalunya.

Quienes escribieron el editorial publicado en una docena de medios lo hicieron desde el respeto a las leyes y reivindicando la dignidad de todo un pueblo, ahora se han sentido insultados, vilipendiados, incomprendidos e incluso desde el periódico de Pedro J. se les amenaza con la posibilidad de la cárcel. Grave ha sido la respuesta de la mayoría de los periodistas mesetarios al editorial de sus colegas catalanes, han demostrado o bien tener muy mala fe, o bien no haber entendido nada, o, lo que es peor, no creer para nada en algunas de las cosas que dice la Constitución. Por cierto un Constitución que ya se ha quedado obsoleta, que fue fruto de un pacto entre partidos para afianzar la Corona y que ya es llegada la hora de reformar en muchos de sus aspectos. Pero a ver quién es el valiente que le pone el cascabel al gato.

Noticias relacionadas

El Satélite Mohammed 6 B levanta vuelo

La nación marroquí sigue su firme camino hacia la modernidad asimilando los avances tecnológicos del mundo

Sánchez a tumba abierta intentando darle el vuelco a España

La influencia de Pablo Iglesias y la necesidad de dar apoyo a los soberanistas, le impulsan a entrar a saco con el modelo de Estado de España

Celestina o “el Tinder” prerrenacentista

Una remozada “Celestina” resucita en la magnífica adaptación de la productora Un Pingüino

Donde se habla de encuestas sorpresivas y de otros temas

“Todo el estudio de los políticos se emplea en cubrirle el rostro a la mentira para que parezca verdad, disimulando el engaño y disfrazando los designios.” Diego de Saavedra Fajardo

Wittgenstein

​Una de las afirmaciones hechas por las personas que apoyaron la "I Carrera contra el suicidio" se refería a que quieren que este tipo de muerte deje de ser un tabú y que pase a ser estudiado con detalle para poder evitar fallecimientos por esta causa.
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris