Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   La parte por el todo   -   Sección:   Opinión

Editorial

Óscar Arce Ruiz
Óscar Arce
sábado, 28 de noviembre de 2009, 06:53 h (CET)
Si hay algo que me seduce de la vida política es, sin duda, su apartado retórico. Su interpretación de los datos de manera intencionadamente sesgada y su uso de la jerga del análisis político para justificar o atacar las posiciones propias o las ajenas, es algo que hace enormemente atractivo el quehacer diario de la política.

La palabra ‘política’, en cuanto a tal, no está referida únicamente a la clase política profesional (la verdadera losa de la democracia) si no a todo aquél que quiera sentirse llamado por la clasificación aristotélica de ser humano como ‘animal político’. Asimismo, en ese grado de apertura, la aplicación del término ha de abrirse a toda situación en cuyo seno se da una relación de poder. Todos y en cualquier situación podemos hacer uso de la política -cómo no- con fines personales.

Y todos tenemos a nuestro alcance los recursos retóricos que hacen posible la argumentación en cualquier sentido, vistiendo de razón unos motivos visceralmente emocionales. Porque parece más solvente la argumentación contra, pongamos por caso, el Estatuto de Cataluña si ésta está basada en el editorial conjunto y su alineación con los poderes políticos. Es más seria la llamada al orden en aras de una Constitución inamovible que, llegado el caso, no dudaría más de uno en revisar y retocar a su antojo.

Es todo ello más formal que la llamada a los instintos y al ‘no porque no’ que de una manera irracional deforma nuestra opinión hasta que pensamos que es nuestra manera de ver la vida. Pero, al fin y al cabo, toda la retórica política tiene por función racionalizar el ‘porque no me da la gana’ y el ‘porque quiero’.

Al hallarse entonces intereses separados ansiosos de agarrarse a cualquier cornisa que tiña de grandeza la humana bajeza de sus instintos, no pueden hacer nada más que encontrarse en los argumentos: argumentar lo mismo, echando en cara al otro lo que uno quisiera para sí mismo, dando forma a un proceso reactivo realmente cómico pero demasiado caro.

Noticias relacionadas

El Satélite Mohammed 6 B levanta vuelo

La nación marroquí sigue su firme camino hacia la modernidad asimilando los avances tecnológicos del mundo

Sánchez a tumba abierta intentando darle el vuelco a España

La influencia de Pablo Iglesias y la necesidad de dar apoyo a los soberanistas, le impulsan a entrar a saco con el modelo de Estado de España

Celestina o “el Tinder” prerrenacentista

Una remozada “Celestina” resucita en la magnífica adaptación de la productora Un Pingüino

Donde se habla de encuestas sorpresivas y de otros temas

“Todo el estudio de los políticos se emplea en cubrirle el rostro a la mentira para que parezca verdad, disimulando el engaño y disfrazando los designios.” Diego de Saavedra Fajardo

Wittgenstein

​Una de las afirmaciones hechas por las personas que apoyaron la "I Carrera contra el suicidio" se refería a que quieren que este tipo de muerte deje de ser un tabú y que pase a ser estudiado con detalle para poder evitar fallecimientos por esta causa.
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris