Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Buñuelos de viento   -   Sección:   Opinión

Sociedad enferma

Pedro de Hoyos
Pedro de Hoyos
@pedrodehoyos
sábado, 28 de noviembre de 2009, 06:50 h (CET)
Si fuéramos una sociedad medianamente consciente nos preocuparíamos; si no sólo nos interesase la crisis económica, si nos preocupase la crisis social en que estamos hallaríamos soluciones con cierta urgencia.

Hablo de las agresiones de hijos a padres, síntoma de que algo anda mal en
las tripas de nuestra sociedad, pero hablo también de la violencia previa a
esas agresiones. Cuando un hijo tiraniza a sus padres durante años, cuando
éstos no se atreven a denunciar y prefieren seguir viviendo en el infierno
que una noche de amor concibieron es que estamos enfermos.

No se habla de estas cosas en la sociedad actual, hubo un tiempo en que
estaba mal visto hablar de eso que estúpidamente llamamos "violencia de
género" (Las personas no tienen género como las palabras, tienen sexo)
aunque todos sabíamos que existía, tal vez en la puerta de al lado. Hoy el
tema tabú es la violencia de hijos a padres.

No se trata ya de casos extremos, que acaban en agresiones físicas, puede
que incluso en parricidios, y que tarde o temprano aparecen en las portadas
de periódicos o alimentando la carroña social en que se han convertido
algunos programas de televisión.
Aunque quizá no podamos llamarlo violencia hay una tiranía con frecuencia
consentida por los padres que se someten casi voluntariamente a los
caprichos de los hijos con la excusa de que "es que como son tan jóvenes..."
Y esos adolescentes tiranos con sus propios progenitores los estamos
fabricando en una sociedad cobarde y apocada que con frecuencia olvida que
la mejor educación es la que da el propio esfuerzo y que la mejor escuela es
el trabajo y el sacrificio.
Hemos edificado una sociedad consentidora y encubridora, que mima torpemente
a algunos jóvenes, privándolos celosamente de la formación que da el sacrificio y la generosidad, mostrándoles solamente la parte más hedonista de la vida, lo que conlleva la reacción necesariamente rebelde del adolescente que por primera vez se encuentra un "no" en su vida al salir del abrazo protector de la familia. Uno se encuentra en demasiadas ocasiones con padres que sin salir del asombro ante la fechoría de su hijo elaboran peregrinas razones para descargarle de la responsabilidad que le compete.

Siempre ha existido violencia de todo tipo, no es un descubrimiento nuevo, pero este año se ha duplicado el número de denuncias de padres agredidos por sus hijos. Si fuéramos una sociedad consciente nos preocuparíamos.

Noticias relacionadas

Thanksgiving’s day

El Black Friday será una marabunta de compradores compulsivos de unas rebajas que no tengo yo muy claro que sean tales

El otro 20N

En la actualidad sigue el mismo partido y otros que mantienen el ideario antidemocrático y fascista

Estrasburgo y la exhumación de Franco. Torra y sus ínfulas

Socialistas y soberanistas catalanes quieren morder un hueso demasiado grande para sus quijadas

En cada niño nace un trozo de cielo

Un privilegio en el ocaso de nuestros andares y una gracia

Por fin

Ya era hora. Por fin han valorado el buen hacer de los malagueños
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris