Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Algo más que palabras  

Provocar la reflexión

Víctor Corcoba
Víctor Corcoba
jueves, 26 de noviembre de 2009, 05:29 h (CET)
Pienso que necesitamos como nunca provocadores de ideas libres y amantes de autenticidad. A pesar del desbordante caudal de reuniones al más alto nivel, de las buenas intenciones que suelen plasmarse en documentos, lo cierto es que luego suele quedarse en nada. Se avivan los conflictos armados y nadie respeta a nadie. Cuando se pierde la consideración a la propia vida todos los demás derechos se vienen abajo. Por ello, creo que nos hace falta a todos pensar hondo sobre esto, para llevar a buen término acciones humanizadoras. El camino pasa por estimular la reflexión. Sin duda, una buena manera de pensar para la acción. Ahora bien, no se puede desperdiciar ningún laboratorio de ideas que reflexione desde la ética. Todas las ideas son necesarias y precisas. El mundo anda colapsado de dirigentes que han perdido la vergüenza, de personas irrespetuosas con el pasado, con el entorno, con sus semejantes. Ante estos hechos, hay que estimular valores con valía, el prójimo con el yo, y poner en movimiento a los predicadores de libertad. Vivimos en tantas prisiones que hasta las ideas hemos tenido que hipotecarlas. Consecuencia de todo ello, que esta atmósfera putrefacta ahoga cualquier genialidad, el genio sólo puede respirar sintiéndose libre.

El momento actual está lamentablemente enrejado por el mal gusto y el mal gesto. Esto dificulta la provocación en la búsqueda de las ideas. Falta reflexión humana, pero también reflexión social, reflexión colectiva. La desconfianza en las relaciones humanas debilita acercamientos y comprensiones. Se han triturado tantas ideas esenciales de respeto y convivencia que nos da igual cultivar belleza que explotar sin conciencia los recursos del planeta en favor de unos pocos. ¿Qué es lo que puede volver a dar entusiasmo y confianza, qué puede animar a provocar pensamientos nuevos en una vida caótica? Sin duda, debemos volver a fomentar lo auténtico para con nosotros mismos, conocernos y reconocernos y hacernos cargo de lo que somos. Tenemos que provocar esa reflexión interior por propia salud personal. Esa es la gran apuesta para conseguir buenas vibraciones, espíritu armónico frente a una razón fría, inhumana, que genera un montón de conflictos. Por desgracia, la civilización contemporánea intenta imponer al ser humano una serie de preceptivos comportamientos de moda, el instinto de la muchedumbre que responde a la voz de su poder, en vez de provocar reflexión, debate para poder discernir. Ciertamente, nos siguen separando más los intereses que las ideas, a través de poderes que cultivan poderes enfermizos. El principal: que el gentío no razone.

Noticias relacionadas

La Gloria de Nanawa, ochenta y seis años después

Hace ochenta y seis años, un soldado de nombre e historia prohibida cambió el curso de la última guerra sudamericana

¿Qué nos habrá ocultado Sánchez de sus pactos secretos?

Desde Bélgica creen que podrán tumbar al Estado español manejando a sus peones de la Generalitat catalán

El mundo feliz

El libro de Luisgé Martín plantea en sus páginas un enfoque virtual de la realidad humana

La gran tarea

La Junta de Andalucía va a ser gobernada por el pacto que ha llevado a cabo el PP con Ciudadanos y con Vox

Navidad antigua

La Navidad actual no tiene nada que ver con la original
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris