Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Opiniones de un paisano  

Alakrana: la dolorosa respuesta de las víctimas

Mario López
Mario López
miércoles, 25 de noviembre de 2009, 05:19 h (CET)
Las agrias críticas de José Victor Bilbao, jefe de máquinas del Alakrana, al Gobierno de España son un auténtico homenaje al despropósito y a la más cruel injusticia. Asevera el facundo marinero que fueron liberados porque los filibusteros acabaron hasta las narices del Gobierno; o dicho de forma más fina, porque sus secuestradores se rindieron a la estrategia del Gobierno.

No entiendo cómo se puede criticar agriamente a un Gobierno que ha llevado a cabo una acción a todas luces exitosa. Y mucho menos lo puedo entender cuando la crítica proviene de un hombre que debe su vida a esa acción. Ya ha sido dolorosamente sorprendente tener que echar de menos las muestras de gratitud de los familiares de los marineros vascos al Gobierno, pero estas agrias críticas ya exacerban la indignación de los ciudadanos españoles que hemos asistido atónitos a la temeraria acción de un barco que desoye al Gobierno de la nación, que –sin embargo- reclama por telefonía móvil y a través de su familia todo el esfuerzo de ese mismo Gobierno para conseguir su liberación, poniendo continuamente en tela de juicio la honorabilidad de los poderes del Estado. Atónitos hemos asistido a la continua presión ejercida por los familiares de los marineros cautivos, con el apoyo interesado del principal partido de la oposición, a la vez que éramos testigos del decidido e incondicional despliegue de medios militares, diplomáticos y económicos realizado por Gobierno. El Gobierno de España, sin tomar en consideración la temeridad del atunero, se volcó desde un principio para salvar las vidas de los marineros. Y lo consiguió. Ahí tenemos la respuesta de los marineros vascos y sus familiares: la ingratitud y el insulto. En fin, un episodio más que olvidar de nuestra historia.

Noticias relacionadas

La Gloria de Nanawa, ochenta y seis años después

Hace ochenta y seis años, un soldado de nombre e historia prohibida cambió el curso de la última guerra sudamericana

¿Qué nos habrá ocultado Sánchez de sus pactos secretos?

Desde Bélgica creen que podrán tumbar al Estado español manejando a sus peones de la Generalitat catalán

El mundo feliz

El libro de Luisgé Martín plantea en sus páginas un enfoque virtual de la realidad humana

La gran tarea

La Junta de Andalucía va a ser gobernada por el pacto que ha llevado a cabo el PP con Ciudadanos y con Vox

Navidad antigua

La Navidad actual no tiene nada que ver con la original
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris