Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   La linterna de diógenes   -   Sección:   Opinión

Un baile de criadas y de horteras

Luis del Palacio
Luis del Palacio
martes, 24 de noviembre de 2009, 05:30 h (CET)
La parodia ridícula con que nos sorprendió Zapatero el pasado domingo, hace bueno el encabezamiento de esta columna. El mitin, tan original como la “gala de los Goya”, ejemplo anual de falta de originalidad y papanatismo que imita los modos y formas del imperio del tío Sam , fue un alarde de lo que lo hortera aliado con la falta de ideas puede dar de sí. Y no se me escapa que la palabra hortera ha sufrido una variación semántica: en tiempos de Chueca aludía a los dependientes de las tiendas de tejidos y brocados y actualmente se emplea para definir aquello que reluce como esos “pelucos” que vendían los gitanos en el Rastro, cuyo “oro” dejaba en la muñeca el verdín del cobre. El chocolate a base de harina de almorta que estraga y produce cólico miserere.

Alguien ha dicho que la pseudo izquierda española se parece cada vez más a la progresía americana, aquella que se rasga las vestiduras ante el desastre climático, acude a actos solidarios en Sierra Leona o Níger en jet privado (con lo que contamina) y llora las penas del mundo con una copa de Dom Pérignon. Su guru es Al Gore y entre sus acólitos se encuentra, entre otros próceres del mundo, nuestro admirado y admirable Primer Ministro.

Nadie, salvo unos cuantos iniciados, conoce el contenido de la rimbombante Ley de Economía Sostenible, entre otras cosas porque su proyecto será presentado en el Consejo de Ministros del 27 de noviembre. Zapatero aprovechó ese baño de multitudes - bocadillo incluido, a que nos tienen acostumbrados los lideres políticos cada domingo y fiesta de guardar, para anunciar lo que habrá de ser la cura de todos los males de la economía española. Y, aunque todavía hagamos cábalas, es fácil adivinar que en ella habrá grandes conceptos como el de la reforma del modelo de desarrollo, la potenciación de las energías renovables, la implementación del I+D+I, y, en fin, de buena parte de todas esas pseudo teorías que constituyen una singular amalgama de economía, naturaleza y buenas intenciones. El problema (sólo el primero de ellos) es que tal ley, en el supuesto de que contenga algo aprovechable, no va a resolver nada en un futuro próximo porque, como es evidente, debe ser antes presentada al Parlamento y debatida en él, aprobada y puesta en funcionamiento.

No conozco país de Europa donde los representantes de los principales partidos políticos se turnen cada fin de semana para hacer el ridículo ante sus electores, acudiendo en Cadillac a uno de esos innecesarios baños de multitudes o extendiendo la alfombra roja para que deambulen los “excelentes”. Seguimos comportándonos como nuevos ricos, cuando la amarga realidad es que hemos ingresado (a fuer de no pertenecer ni al G-20) en el “club de los casi pobres”.

Los telediarios del domingo de cualquier cadena cuentan ya con una sección fija para el mitin de turno, y su contemplación puede provocar una serie incontenible de bostezos o irritación ante tanta memez acumulada.

Al final, uno no puede negar la razón que tiene Rosa Diez cuando afirma que padecemos el peor gobierno pero también la peor oposición.

( Y como colofón, completo el estribillo de la zarzuela de Federico Chueca, La Gran Vía, que da título a esta columna porque si no alguno no me entenderá, como sucedió con mis recientes “crónicas egipcias”: “este es un baile de criadas y de horteras… a mí me gustan las cocineras” Todo a ritmo de chotis)

Noticias relacionadas

Inexorable Fin de la Farsa del “Sahara Occidental”

En 1975 un pueblo desarmado derrotó al último aliado de Hitler y Mussolini que seguía delirando tres décadas después de la disolución del Eje

Respeto a la Presidencia del Gobierno

'Avanzamos' como eslogan de bienvenida

Y vuelta a las andadas

Golpean el hierro en frío

La inclusión como camino: hacia una construcción de la “diversidad inteligente”

La fórmula debe ser la inclusión como camino del desarrollo

El acto de leer

Dignifica y al dignificar permite que las personas vuelen
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris