Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

La úlcera de un político por la abolición de la tauromaquia

Julio Ortega Fraile
Redacción
lunes, 23 de noviembre de 2009, 03:10 h (CET)
A veces imagino – que es tanto como decir que en ocasiones sueño – que todos los seres perversos (condición exclusiva del hombre) sufrirán una especie de conversión “a lo San Pablo” porque un día, al despertarse, sentirán agitarse sus entrañas al tiempo que tomarán conciencia de todo el daño que con su conducta hayan originado, o tal vez, porque el destino les devuelva con creces el dolor causado por su proceder tan indigno. Es sólo eso… mi mente transitando por la utopía, seguramente que en sentido contrario a la razón.

Malvado es aquel que perpetra maldades o contribuye a ellas de forma libre y consciente, como cínico es quien las maquilla para disimular su verdadera naturaleza y justificar de ese modo sus acciones, tratando de hacer pasar lo negro por blanco, lo ruin por admirable y el crimen por arte. ¿Un ejemplo?: defender la conveniencia de las corridas de toros aún a pesar del repudio mayoritario que las mismas suscitan en los ciudadanos, consideración importante pero tampoco decisiva y que no modificaría el asunto en su esencia de no tenerse en cuenta, pues la calidad de miserable o de abyecto de un acto la determinan en primer lugar las consecuencias para la víctima, por encima siempre de la opinión de unos testigos inmunes en cualquier caso a la perfidia cometida.

Y por ilustrar con nombres propios el ejemplo citado se me ocurren dos: la ILP (Iniciativa Legislativa Popular) catalana encaminada a la prohibición de la tauromaquia y el Señor David Pérez, Portavoz del PSC y miembro de la Asociación Taurina Parlamentaria, un diputado que parece haber escrito con tinta de oro y grana en todas las páginas de su agenda política: “Toros SÍ”. A este hombre la ILP acáso le haya provocado una suerte de úlcera en su taurofilia visceral, y así se levanta cada día dando capotazos a una realidad abolicionista que apenas soporta, como le ha pasado en múltiples facetas a otros tantos a lo largo de la historia, seres anclados por propia conveniencia en la tiranía basada en la supremacía que otorga el poder y que de haber logrado sus propósitos, hoy estaríamos todavía un poco más sumidos en la sociedad salvaje, agreste y cavernaria que durante siglos, significó el sometimiento y sufrimiento para infinidad de animales humanos y no humanos, lacra de la que aún estamos lejos de librarnos.

El Señor Pérez, con su acostumbrada estrategia, saltará del tremendismo a la emotividad y así, en un alarde de maquiavelismo, tan pronto afirmará que Cataluña, cuando dice NO a las corridas, realmente no está rechazando el maltrato absurdo y cruel de animales, sino que pretende fomentar el famoso: “España se rompe” ( así de rebuscado, y uno se pregunta si las Islas Canarias, o todos los municipios no catalanes donde ya no se celebran las infamantes faenas, también han decidido la abolición de la tauromaquia en un afán de trocear la unidad nacional, que ya me dirá Usted, Señor mío, que diantres tiene qué ver eso con la negativa a que el padecimiento atroz de animales sea una práctica institucionalizada y subvencionada), como tirará a lo Médici por el camino del mecenazgo cultural, asegurando que cada centímetro de acero hundido en el cuerpo del toro es una pincelada, su sangre acuarela, su dolor éxtasis, sus vómitos sanguinolentos poesía y su muerte, el instante cumbre de una representación grandiosa, emocionante, trascendental educativa e imprescindible. Probablemente también hará mención a la “libertad individual”, pero no dirá nada acerca de la degeneración de ese concepto cuando tal derecho, pasa por la más grave vulneración del mismo en otro ser, arrebatándole la vida por comercio y placer.

Pues nada Don David, invierta Usted su tiempo en hacer de adalid de la tortura legal si ese es su deseo y siga vendiendo el titular de que van a frenar la ILP con un “trabajo serio y riguroso”, a pesar de saber que su fracaso está garantizado, porque a aquellos que disfrutan viendo como sufre un desdichado toro y sobre todo, a los que se lucran de tan pérfido negocio no necesita convencerlos, que ya lo han hecho el egoísmo y la codicia inmisericorde por Usted, pero al resto, los que prefieren salir al aire libre y dejar de respirar la atmósfera viciada, cargada de un hedor de muerte, que rodea a quienes escogen habitar entre la violencia, el abuso, la crueldad y el exterminio, a esos, no podrá engañarlos con la farsa argumental, tan endeble y manida, que esgrime el lobby taurino, del que Usted ha decidido erigirse en valedor.

Noticias relacionadas

¿Profecías de Sánchez para el 2040? Antes habrá arruinado España

“No pierda la cabeza, nada ocurre como está previsto, es lo único que nos enseña el futuro al convertirse en pasado.” Daniel Pennac

Menosprecio hacia la vida de algunos

Todos nos merecemos vivir para poder obrar y dejar constancia de lo que uno hace

Lastres y estercolero en la Sesión de Control al Gobierno

​Para el PP, la Sesión de Pleno del Congreso de los Diputados número 156 empezaba lastrada

Rajoy, Sánchez y el mito de Ícaro

“En el pasado, aquellos que locamente buscaron el poder cabalgando a lomo de un tigre acabaron dentro de él” John Fitzgerald Kennedy. 35º presidente de los Estados Unidos

El Satélite Mohammed 6 B levanta vuelo

La nación marroquí sigue su firme camino hacia la modernidad asimilando los avances tecnológicos del mundo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris