Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   The Washington Post Writers Group   -   Sección:   Opinión

La estrategia sin salida del Partido Republicano

E. J. Dionne
E. J. Dionne
viernes, 20 de noviembre de 2009, 09:07 h (CET)
WASHINGTON -- Los seres humanos comunes y corrientes -- vamos a llamarles estadounidenses reales -- no pueden entender el motivo de que, 10 meses después de la investidura del Presidente Obama, el Congreso siga enfangado en la cámara de torturas de procedimientos intentando aprobar la legislación sanitaria que Obama prometió durante su campaña.

El año pasado, los votantes le concedieron el mayor margen de voto popular obtenido por un candidato presidencial en 20 años. Dieron a los Demócratas su mayor margen de victoria en el Senado desde 1976 y su mayoría más considerable en la Cámara desde 1992.

Obama no sólo ofreció cortinas de humo sobre esperanza y cambio. Hizo promesas bastante específicas. Pensaría que los recién investidos Demócratas querrán cumplir rápidamente.

¿Pero qué es lo que ven los estadounidenses de a pie? En la sanidad, leen acerca de que tal o cual senador Demócrata está dispuesto a detener en seco el progreso por su rechazo a algún matiz de la propuesta. Primero oyen que se va a aprobar un proyecto de ley hacia Acción de Gracias, y después descubren que no se sometería a votación final hasta Año Nuevo.

¿Es algún misterio que el Congreso tenga índices de popularidad tan miserables? ¿Es sorprendente que los independientes, que quieren que su gobierno solucione unos cuantos problemas, se estén impacientando con la actual mayoría?

Los Demócratas del Senado – la Cámara no es el problema -- tienen que tener una larga conversación entre sí y decidir si quieren tomar parte en un acto de suicidio colectivo o no.

Pero también es hora de empezar a prestar atención a la forma en que los Republicanos, con maquiavélica inteligencia, han descubierto lo que podría llamarse la Estrategia Washington Hora Punta, encaminada a atascar el tráfico legislativo con el fin de que los Demócratas no tengan ninguna esperanza de llegar a la próxima salida.

Sabemos lo que pasa cuando los conductores se quedan sentados mientras se supone que deberían estar avanzando. Se impacientan, se vuelven irascibles y empiezan a volverse unos contra otros, que es exactamente lo que hacen los Demócratas hoy.

Los Republicanos saben otra cosa: prácticamente nadie se está dando cuenta de su estrategia de retrasar y tumbar. ¿Quién quiere hablar del proceso legislativo cuando es tan rentable y divertido psicoanalizar a Sarah Palin?

Aún así se producía una fina grieta en el Telón de Obstruccionismo esta semana cuando los senadores Republicanos se tragaron sin ninguna vergüenza cada palabra que pronunciaron acerca de los horrores de obstaculizar a los candidatos a las vacantes de la judicatura federal cuando George W. Bush estaba en el poder. El martes, una mayoría de Republicanos intentaba impedir la votación de nombramiento de David F. Hamilton, un jurista bastante moderado, para ocupar una plaza en un tribunal de apelaciones federal.

El Senador de Alabama Jeff Sessions explicaba el cambio del Partido Republicano diciendo: "Creo que las normas han cambiado."

Fueron unas declaraciones realmente útiles, porque los Republicanos han cambiado las normas en el Senado como les ha dado la gana. El caso de Hamilton es el único que recibió alguna atención.

Afortunadamente, esta medida obstruccionista fracasó porque algunos Republicanos se sintieron avergonzados. Pero las tácticas de obstaculización Republicana han incomodado mucho más a Obama con las nominaciones judiciales por temor a la polémica. Está muy por detrás de su predecesor en el asunto de llenar vacantes, una vergonzosa capitulación al obstruccionismo. También está el hecho de que la nominación de Christopher Schroeder como director de la Oficina de Legislación Legal del Departamento de Justicia, que ayuda a vetar magistrados, está atascada -- ¿adivina dónde? -- en el Senado.

Los Republicanos están utilizando medidas obstruccionistas para atascar hasta los proyectos de ley de los que son partidarios. Recuerde: la norma es impedir a los Demócratas llegar a algo.

A fecha del pasado lunes, la mayoría en el Senado había presentado 58 propuestas de resolución que exigen 32 votaciones. Uno de los casos más escandalosos implica la ampliación de las prestaciones por desempleo, algo directo a la luz de la desafortunada situación económica. El proyecto superó finalmente el Senado a principios de este mes por 98 a 0 -- sí, es un 0.

La votación se producía sólo después de que los Republicanos presentaran tres medidas contra el proyecto y también intentaran lastrarlo con enmiendas no relacionadas, retrasando casi un mes su aprobación. ¿Y se pregunta por qué es tan difícil aprobar la sanidad?

Los defensores del Senado siempre dicen que los Fundadores lo concibieron como entidad de deliberación que aplacaría las pasiones de la Cámara Pero a Sessions se le escapó que lo que está sucediendo hoy no tiene nada que ver con el diseño previsto por los Fundadores.

La normas han cambiado. El obstruccionismo extraconstitucional está siendo utilizado por la oposición, con extraordinario éxito, para hacer que la mayoría parezca dispersa, ineficaz e incompetente. Al utilizar el obstruccionismo Republicano como vehículo para forzar la imposición de sus limitadas agendas, los senadores Demócratas supuestamente moderados sólo acabarán pareciendo cómplices de esta humillación.

Noticias relacionadas

Trampantojos esperpénticos

Quiero una democracia como la sueca, no una dictadura de izquierdas demagógicamente mal llamada democracia como la que tenemos en España

Ministra de Justicia, Garzón, un comisario, Sánchez e Iglesias

¿Pero qué pasa aquí?

¿Son útiles las religiones?

El sincretismo religioso conduce a no creer en nada

El día de…

Nos faltan días en el año para dedicarlos a las distintas conmemoraciones y recordatorios

Como hamsters en jaula

​Hermanos: estaréis de acuerdo conmigo de que los acontecimientos políticos están pasando a una velocidad de vértigo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris