Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Dioses

Jorge del Castillo (Guadalajara)
Redacción
miércoles, 18 de noviembre de 2009, 04:13 h (CET)
En el siglo XXI, la razón nos da cada día más argumentos para creer en el ser humano y poder dejar de lado a los entes de fe, gracias a la ciencia, investigación y desarrollo lógico de nuestra propia curiosidad. A día de hoy se pretende que las instituciones públicas mantengan en su decorado homenajes específicos a dioses concretos. Bien, yo también quiero que mi creencia se vea reflejada encima de la pizarra del colegio de mis hijos.

La existencia de un cristo, así como pueda ser un retrato de la madre que sale en la Biblia, libro recomendable para entender lo necesario que era en tiempos de desesperación, sin pruebas que a día de hoy poseemos para desmontar una gran parte de sus mitos, puede alegrar la vida de muchas personas. Estas saben lo bien que estarán sus hijos el día de mañana cuando no necesiten cuidados paliativos, ya que su fe les habrá enseñado que no deben hacerlo, así como otros éxitos científicos que ignorarán para seguir con su felicidad plena. Pero también está la otra cara de la moneda: las demás creencias.

Existen variados tipos de fe, ya sea la musulmana, la judía, la hindú, la budista….y todo el elenco de religiones reconocidas. También se podría dar el caso de que alguien tenga fe en las, por las creencias mayoritarias, llamadas “sectas”, sin ser necesario que estas sean dañinas para los miembros que no pertenezcan a ellas. Si nos vamos más lejos, podríamos incluir a la gente que se resguarde en otros modos de actuar y crean en ellos, por ejemplo la masonería, con su escuadra y compás, en el caso de que alguien quisiera que sus hijos siguieran los pasos que les marque el rito.

A estas alturas del artículo, muchos podrían esgrimir el razonamiento clásico de la tradición o de la mayoría cristiana. Si, podríamos decir que es muy posible que haya más niños que se sienten más a gusto yendo a misa católica los domingos que no trabajando los sábados, pero ¿la creencia debe entrar en mayorías democráticas? ¿es menos importante una creencia porque menos gente crea en ella? ¿un dios, una fe o un símbolo sagrado debe ser menospreciado porque haya más personas que crean en otro? No se puede imponer una fe por encima de otras porque cada uno puede, y debe, creer en lo que quiera, sin imposiciones de ningún tipo.

Después de la multireligiosa reflexión, tengo que pedir que si hay un crucifijo encima de una pizarra que, por favor, haya una media luna también por el niño musulmán de la esquina, un pequeño buda en el escritorio del maestro por los dos niños budistas de al lado de la ventana, una estrella de David por la niña que siempre se sienta al lado del radiador, una escuadra y un compás a la entrada de la clase por respeto a los gemelos, hijos del maestro de la Logia Masónica del local de la esquina y, para mis hijos, quiero que pongan un retrato de Kart Marx al lado de la familia Borbón ya que, no sintiendo la llamada de la fe, solo me queda la tranquilidad de que el ser humano llegará algún día a dejar el opio del pueblo fuera de las instituciones públicas, y que cada uno consuma lo que quiera en su propia casa.

Jorge del Castillo Morales, militante del PSOE – Guadalajara y miembro de la corriente de opinión interna Izquierda Socialista.

Noticias relacionadas

El día de…

Nos faltan días en el año para dedicarlos a las distintas conmemoraciones y recordatorios

Como hamsters en jaula

​Hermanos: estaréis de acuerdo conmigo de que los acontecimientos políticos están pasando a una velocidad de vértigo

La revolución del afecto como primer efecto conciliador

Nuestro agobiante desconsuelo sólo se cura con un infinito consuelo, el del amor de amar amor correspondido, pues siempre es preferible quererse que ahorcarse

¿Qué se trae P. Sánchez con Cataluña?

Se dice que hay ocasiones en la que los árboles no nos dejan ver el bosque

¿Nuestros gobernantes nos sirven o les servimos?

Buscar la justicia, la paz y la concordia no estoy seguro de que sea al principal objetivo de los gobernantes
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris