Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

“Si todas las comparaciones son odiosas”, esta es...

Xus D. Madrid (Gerona)
Redacción
miércoles, 18 de noviembre de 2009, 04:12 h (CET)
“Todos los muros son iguales”, gritan los supuestos progresistas irritados por la desaparición del de Berlín. Tal vez no deseaban que se descubriera que ocultaba el comunismo siniestro, vil, triste, de delación, de miedo y mucho más contaminado, corrupto y pobre en alimentación, vivienda y sanidad que el que había dejado la dictadura de Franco tres lustros antes.

El muro de Berlín, el del mundo socialista, el del “Telón de acero”, era una prisión para las poblaciones nacionales, herméticamente cerrado para que no se viera el otro lado. Y lo es aún en diferentes grados penales, en Corea del Norte, Cuba o China.

El de Franco, con excepción de su primera década, era menos físico y estaba muy abierto a la salida del país al menos para que los emigrantes enviaran divisas. Esa era la diferencia fundamental entre ambos sistemas. La misma que entre los reos con penas de encierro en primer grado, que era el mundo comunista, y los de cuarto grado o de libertad condicional, que eran los españoles bajo el franquismo, especialmente desde 1960.

Que no engañen, tal vez las palabras de Zapatero puedan lo pretenden, al menos a los más jóvenes, a los que no han vivido la una y la otra. Cierto que un sistema, el franquista, era malo. Pero el otro era mucho peor, era una mazmorra sin salida y llena de salas de terror y tortura. Y es que si “todas las comparaciones son odiosas”, la que ha hecho Rodríguez Zapatero es impertinente.

Noticias relacionadas

Sánchez en situación apurada

Casado exculpado por el fiscal

Los ejes sobre los que Hitler construyó el Nazismo

La historia que sigue después es conocida, y sin embargo sus promesas nunca fueron cumplidas

Una muralla para aislar el desierto del Sahara

Intelectuales de todo el mundo analizarán en Marruecos el problema de la inmigración que causa insomnio y desacuerdos en Europa

El discurso de la payasada

Cuatro artículos que me han ayudado a encontrar la mía

Heráclito

Es un filósofo presocrático que ha especulado acerca del mundo y de la realidad humana
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris