Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Momento de reflexión   -   Sección:   Opinión

The 4th Ape

Hiroit
Hiroit
@hiroit
miércoles, 18 de noviembre de 2009, 03:47 h (CET)
Conocíamos los tres monos: el ciego, el sordo y el mudo. Faltaba un cuarto simio que han descubierto los pensadores de este socialismo cutre…




“EL PÍSA”. 18 Nov. 2009 (Colección particular).

… el mono, el bonobo o chimpancé masturbador. Hay referencias literarias desde el bíblico Onán, el Cíclope Polifemo de Eurípides, los sacerdotes aztecas, los clásicos italianos, la picaresca española o los más analfabetos desconocidos de aldeas y pueblos de España y el extranjero. Conclusión médica y psicológica: la estimulación sexual que no debe ser alimentada ni reprimida. Ahora estos ilustres sociales, desde el pelín ridículo Rector del Botellón a la divina y vacía cabecita de la Igualdad, creen virtud de la necesidad de la masturbación.

X-1: Ciudadano masturbado Manuel Azaña en su niñez, no le impidió ni recordó talasunto cuando entregó las armas a los Sindicatos con lo que aseguró y prolongó la barbarie y descontrol de la Guerra Civil.

X-2: Ciudadana Garrido Laura, la de “el placer está en las manos”, probablemente ignora todo acerca de la estimulación sexual, incluso hasta de los chimpancés que podrán enseñar en el futuro la técnica de apremio de su posibles hijas e hijos en el futuro paraíso Social de X-3 cuando se miró en el espejo de X-1.

X-3: Ciudadano Presidente, Rodríguez Zapatero, apandador excelente azañista que está entregando la Economía a los Sindicatos (¿de clase? ¿qué clase?) con nula capacidad para gestionar lo que no sea su salario sin trabajar y que representan al 7% de la población trabajadora, recapacite sobre la esperanza y calidad de vida que espera a sus hijas, conocedoras de ”El Gran Masturbador” daliniano; no haga de cuarto mono.

¿La Cultura de los Simios?

Cuando el hombre se siente insatisfecho por su miedo a la Naturaleza, su cuerpo y las relaciones sociales, suele acontecer que la Cultura Oficial del Estado pretende controlar esos tres factores: lo que debes comer, beber, fumar, por donde ir, caminar y vivir; por donde puedes pisar la yerba o en que sentido ha de ir tu instrucción, termina por decirte cuantos hijos debes tener, qué debes leer, comer y acostarte… cómo ser feliz. Naturalmente, si la vida no te es satisfactoria puedes dedicarte al económico menester de la masturbación, en cuyo caso, ignorante palurdo capitalista antisocial, el Estado te va a enseñar cómo.

Es 1930. Sigmund Freud escribe un opúsculo titulado “El malestar de la cultura”. El hombre posee una agresividad innata que puede desintegrar la sociedad y el Estado; esta frustración del hombre no le gusta al Estado protector. La Cultura del Estado debe controlar la situación, frenar esa agresividad y la disuelve bajo la tutela diferida del “superyo”.

Al hombre (y a la mujer diría la Menestra) le resulta después de milenios soportar o superar alguno de los dos primeros condicionantes pero el tercero es el productor de neurosis de quienes no soportan la felicidad ajena. Es el Gobierno, aquí y ahora, en la neurosis y analfabetismo de la Cultura o Civilización del hombre, viendo esta sociedad que no detenta sus ideales desfasados, en su ignorancia, propia de quienes no superan los acontecimientos culturales y sociales del siglo XX, nos quieren atar al carro del más cutre socialismo. Y lo hace, terrible contradicción, robando a todo el mundo y llevando al país al paro más efectivo de Europa.

Ser felices es difícil, pero ser imbécil y progresista… no hay mas que verlo.


Noticias relacionadas

España reacciona: PP, PSOE y Ciudadanos, unidos frente al separatismo

Pedro Sánchez se une al pelotón de los buenos

Entretelones de la Boda Real

Para Elizabeth II esta boda debería traer muchos recuerdos y sentimientos encontrados

La victoria de Maduro. ¿A dónde va Venezuela?

Maduro fue re-electo con 2/3 de los votos emitidos, en medio de un aumento del ausentismo y de llamados de la derecha para anular los comicios

¿Cómo será mi vida en el Más allá?

Deberíamos querer averiguar qué hemos causado en nuestros tiempos pasados

Puerta a la esperanza

La incredulidad es la llave que cierra la puerta a la esperanza
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris