Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Opiniones de un paisano   -   Sección:   Opinión

La vuelta de Mario Conde

Mario López
Mario López
miércoles, 18 de noviembre de 2009, 03:47 h (CET)
Ayer vi la entrevista que le hizo Sánchez-Dragó a Mario Conde. El ex banquero tiene marcada en el semblante la huella de una enfermedad terrible. Asegura obsesivamente que salió de la cárcel, que se puede salir de la cárcel y que se puede salir de todas las cárceles físicas o imaginarias que nos puedan aprisionar. Pero su semblante le desmiente. Está marcado por un estigma carcelario indeleble.

En 1993 las cárceles españolas estaban abarrotadas por políticos, banqueros y hombres de negocios. Podría parecer como si los elegidos de los dioses hubieran caído en desgracia por haberse atrevido a cuestionar alguna divinidad. Pero no es así. La realidad es mucho más prosaica. Por esos años la cultura del pelotazo, la fiesta de los fondos reservados y la especulación rampante se estrelló contra el dique del Estado de derecho. Algunos expertos en conjuras, como Luís María Anson, nos quieren hacer creer que todos los partidos políticos decidieron destruir a Mario Conde porque veían en él un peligroso rival; más tarde también aseguraría, el insigne periodista, que existió un complot contra Felipe González para evitar que se perpetuara en el poder. No dudo de que existan ociosos incapaces de poner coto a sus delirios de salón, pero lo cierto es que tanto Mario Conde como Felipe González se ganaron a pulso el ocaso, engañando, abusando y robando o dejando robar. No es que, como pretendían anoche Conde y Sánchez-Dragó, la mano justiciera de Torquemada aparezca en España cada cierto tiempo para despojar a los sobresalientes de fama y fortuna, sino que hay muchos sobresalientes que también lo son en artes arteras. Hoy mismo estamos en capilla, tras el estallido del último pelotazo, a la espera de que se inicien decenas de juicios por corrupción. Quizá dentro de uno o dos años nos encontremos como en 1993, con las cárceles abarrotadas por políticos, banqueros y hombres de negocios. Y una vez más podremos alegrarnos de que, aún tratándose de un enfermo crónico, el Estado de derecho es capaz de poner ciertos límites a nuestros sobresalientes.

Noticias relacionadas

Borrell en retirada o táctica del PSOE

Pátina de sensatez capaz de equilibrar unos nombramientos en su momento tomados como extravagancias

Plagscan desmiente a la Moncloa y R.Mª.Mateo censura la TV1

Un gobierno enfocado únicamente a conseguir mantenerse en el poder

Inexorable Fin de la Farsa del “Sahara Occidental”

En 1975 un pueblo desarmado derrotó al último aliado de Hitler y Mussolini que seguía delirando tres décadas después de la disolución del Eje

Respeto a la Presidencia del Gobierno

'Avanzamos' como eslogan de bienvenida

Y vuelta a las andadas

Golpean el hierro en frío
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris