Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Entrevista   -   Sección:   Entrevistas

“Quiero a mis cuadros y cuando me compran alguno me apena separarme de él”

Dyango, pintor y cantante
Redacción
martes, 17 de noviembre de 2009, 23:35 h (CET)
Desde hace casi un cuarto de siglo Dyango reside en una chalet situado en una urbanización cercana a Caldes de Montbui (Barcelona) un vistazo a las paredes de su casa es una buena muestra de su faceta de cantante y pintor, por un lado cuadros firmados por él y por el otro algunos de los muchos discos de oro conquistados con su voz a lo largo de tantos y tantos años en el mundo de la canción. En estos momentos se encuentra grabando un nuevo disco dedicado al mundo del tango pero nosotros nos acercamos hasta su estudio, una casa prefabricada de madera en medio del arbolado, para que nos hable de sus cuadros, parte de los cuales expone en los salones del Reial Cercle Artistic de Barcelona hasta el próximo 20 de Noviembre.




Dyango con algunas de sus obras.


Teresa Berengueras y Rafa Esteve-Casanova / SIGLO XXI

Comienza a mostrarnos una parte importante de su obra una parte de la cual está colgada en el antiguo Palacio de los Pignatelli en la calle Arcs, a un tiro de piedra de la Catedral de Barcelona. Colores intensos y vivos y abundancia de figuras geométricas marcan la muestra. Dyango nos explica cómo trabaja y cómo siente su pintura:

"Creo que mi pintura puede calificarse como de abstracción total en la que priman el colorido y las figuras geométricas. Una de las características de mis cuadros está también en su tamaño, suelen ser de tamaño mediano a grande. No me veo, al menos por ahora, pintando cuadros más pequeños".

Sabemos que Dyango comenzó a despuntar en el mundo de las corcheas desde muy joven, pero la faceta pictórica del cantante nos es más desconocida, tanto para nosotros como para los seguidores de sus canciones.

"De pequeño me gustaba dibujar y lo hacía muy bien, la verdad es que en dibujo y música era donde sacaba las mejores notas. Pintar puedo decir que lo hago desde siempre, al principio era como un hobby pero después ya se convirtió en una cosa muy seria. Para mí pintar se ha convertido con el paso del tiempo en un sentimiento que necesito para poder expresarme".

Las musas parecen haber anidado en el estudio del pintor donde junto con el olor del acrílico que utiliza en sus creaciones las obras del artista se esparcen y apilan por todos los rincones.

"Las musas no aparecen porque si, hay que estar trabajando cada día y eso es lo que yo hago. Como pintor cumplo con un horario rígido, de tres a cinco horas cada día, pero no me siento en ningún momento impelido a hacerlo, lo hago porque me gusta pintar y porque siento la necesidad de hacerlo cada día. Pienso que la pintura se ha de sentir de verdad, cuando imagino una obra hago un boceto muy simple y esquemático, a partir de ese momento ya tengo en mi mente la idea de cómo ha de ser el cuadro, sus formas y sus colores, aunque algunas veces hasta su finalización sobre la tela puede variar en muchas ocasiones".




Dyango con sus cuadros.


Esta es la cuarta exposición de Dyango, en las tres anteriores vendió algunos cuadros y en ésta es seguro que también algunos de ellos viajarán hasta alguna pared ajena al estudio del artista. Cuando creíamos que el deseo de todo pintor es vender su obra unas palabras de Dyango nos dan a entender lo contrario.

"Quiero a mis cuadros y a veces cuando me compran alguno de ellos me produce pena separarme de él. A los escritores les queda siempre el original de su obra, a los músicos el disco o la partitura que ha compuesto pero los pintores una vez vendida la obra han de despedirse de ella. También es muy difícil que un pintor escuche aplausos por parte del público admirador de su obra, son simplemente aplausos simbólicos y parabienes en privado los que recibe al finalizar la inauguración de una exposición".

Óleo, acuarela, acrílico, técnicas mixtas, son diversas maneras de utilizar los materiales para plasmar las ideas sobre el lienzo en blanco.

"General y mayoritariamente suelo utilizar el acrílico por comodidad ya que se seca con mayor rapidez, pero en algunas ocasiones lo mezclo con mármol machacado lo que da a la pintura una sensación especial de relieve, es como si el cuadro tuviera una tercera dimensión".

Tantos años pintando deben haber servido para algo.

"Ya veis lo lleno que está este estudio, hay cuadros por todas partes, son muchas horas de trabajo las que están encerradas entre estas cuatro paredes de madera pero la conclusión principal y más importante que he sacado de todo este tiempo es que la experiencia, los años, me ha llevado a aprender a hacer mejor mi trabajo de pintor".

Dyango es un hombre solidario, acude siempre a las llamadas que se le hacen, justo unos días después de nuestra charla iba a actuar en las fiesta mayor de Caldes de Montbui, población cercana a Barcelona, y lo iba a hacer gratuitamente, unos días antes había estado junto a Serrat actuando también “gratis et amore” para los veteranos del Barça y sus amigos saben de su generosidad.

"Para mí la amistad es lo más principal, está por encima de todo y no me importa ayudar a mis amigos y a quienes lo necesiten".

Terminamos la conversación en la cocina de su casa, tomando unas cervezas mientras escuchamos las pruebas de su nuevo disco de tangos en el que la música la ponen orquestas como la Sinfónica de Praga.

"Da gusto trabajar con estos músicos, cuando llegan al estudio para hacer la grabación ya vienen con los instrumentos afinados y a una señal del director suenan como los ángeles. Es un placer trabajar con profesionales como éstos".

Y mientras volvemos a Barcelona todavía resuena en nuestros oídos la potente voz de Dyango interpretando algún tema de Astor Piazzola, una voz potente, firme y para la que no han pasado los años, y en nuestra retina ha quedado almacenado todo el colorida de sus cuadros, unos cuadros grandes en todos los sentidos, en el del tamaño y en el de la obra bien hecha que ahora cuelga en las paredes de los salones del Reial Cercle de Barcelona.

Noticias relacionadas

Conociendo a ... José María Gasalla

"El ser humano no está hecho para estar equivocandose constantemente. "

Rajoy asegura que se responderá “con total firmeza” al desafío independentista

“Nadie va a liquidar la democracia”

«Pretendo que la gente identifique una novela mía por el estilo»

Borja Cabada, ganador X Premio Logroño de Novela Joven 2016

"Sorprende la capacidad de los egipcios para hacer cosas que hoy nos parecen imposibles"

Entrevista a Antonio Cabanas

"Me emociono mucho cuando escribo. Amo lo que hago"

 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris