Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Artículo opinión   -   Sección:   Opinión

Fernando Lugo o el fracaso político de las ONG

Luís Agüero Wagner
Redacción
martes, 17 de noviembre de 2009, 02:53 h (CET)
"Después de un fracaso, los planes mejor elaborados parecen absurdos". Fiodor Dostoievski.

Según Janet Schayan, la tercera parte de los alemanes “invierte tiempo, ideas, simpatía y dinero en beneficio público”. Muchas veces esta inversión se canaliza a través de alguna ONG o Fundación, por lo general con proyectos y oficinas en países del Tercer Mundo como Paraguay.

Algunas fundaciones políticas alemanas como la Friedrich Ebert Stiftung, fuerte socio global de los socialdemócratas, o Transparencia Internacional - fundada por el alemán Peter Eigen en 1993- son bastante conocidas en el mundillo polítiquero paraguayo.

Una de las operaciones desarrolladas por la Fundación Friedrich Ebert demuestra el alto grado de efectividad que pueden alcanzar. En 1974, después de 50 años en el poder, el régimen fascista de Portugal (país miembro de la OTAN ) fue derrocado, y un puñado de oficiales militares comunistas y de izquierda se hicieron cargo del gobierno. En ese momento, el número de socialdemócratas portugueses no podían armar un equipo de basketball, y vivían todos en París sin ninguna base popular en Portugal. Gracias a no menos de diez millones de dólares provenientes de la Fundación Friedrich Ebert, además de otros fondos de la CIA , los socialdemócratas regresaron a Portugal, y de forma similar a los grupos que apoyaron recientemente al obispo Fernando Lugo, se crearon partidos de la noche a la mañana, crecieron como hongos y en pocos años la socialdemocracia gobernaba Portugal. La izquierda, en plena confusión, se vio relegada a un segundo plano.

La filial paraguaya de Transparencia Internacional, por su lado, acabó deshonrando su propia denominación poco después de la victoria electoral de Lugo. A raíz de un conflicto con el BID, se sumó a la lista de grupos denunciados por corrupción, perdió su membresía y ya no pudo seguir utilizando el nombre de Transparencia Internacional. La principal referente del ente, Pilar Callizo, se vio obligada a dimitir tras el escándalo, para poco después volver a incrustarse en otra organización.

MALVERSADORES CONSUMADOS
Muchas veces la cooperación de fundaciones o ONG, sin que los aportantes lo sepan, termina en Paraguay convertido en papel: voluminosos biblioratos diagnosticando la situación de los indígenas, de la pobreza, del medio ambiente y otras problemáticas paraguayas y globales, sin que ello implique que mejore la coyuntura en dichos aspectos. En realidad, el objetivo de los receptores de donaciones no es tal.

Como lo expresó humorísticamente el escritor paraguayo Helio Vera, en Paraguay una ONG constituye una asociación privada, generalmente creada para combatir la creciente desocupación de sociólogos y politólogos, gracias a remesas de fondos de universidades o fundaciones de Europa o Estados Unidos. A cambio, les entrega proyectos para combatir la pobreza, esfuerzo generalmente coronado con el éxito: la prosperidad de los proyectistas.

Un buen ejemplo lo constituyen los seguidores del obispo Fernando Lugo, quienes recibiendo fuertes donaciones de la embajada norteamericana lograron aparecer en la prensa internacional como los líderes de la izquierda chavista en Paraguay.
Sobresalieron dos grupos durante el proselitismo de Lugo: Tekojoja-Gestión Local, y Pmas-Casa de la Juventud, ambos fuertemente identificados con USAID, NED y otras herramientas de penetración imperialista, que lograron aparecer como izquierdistas sobre todo por haber monopolizado el respaldo de la prensa, también vinculada en forma casi total a la embajada norteamericana.

Los referentes de estos grupos, seguidores de Fernando Lugo en Paraguay, y hoy influyentes miembros de su gobierno, no se consideran contradictorios al ser promocionados como adscriptos al “socialismo del siglo XXI” que propugna el líder bolivariano Hugo Chávez y al mismo tiempo estar conectados como por un tubo con los dólares imperialistas.

Desde su fundación en 1947, la CIA había estado involucrada en la financiación y manipulación secretas de organizaciones de voluntarios no gubernamentales.
En 2003, el mismo agente de la CIA arrepentido que acusó a Epifanio Méndez (tío del obispo Fernando Lugo Méndez) de ser agente de Langley, Philip Agee, describió cómo la CIA ha utilizado en el pasado a organizaciones no gubernamentales (ONG) para alcanzar sus objetivos políticos antidemocráticos en todo el mundo. Fue a partir de la administración Reagan que surgió un nuevo programa de alcance mundial destinado a financiar y desarrollar las organizaciones no gubernamentales y voluntarias –lo que hoy se llama con frecuencia “sociedad civil”— en el contexto de las políticas neoliberales impulsadas por Washington. La CIA y la US Agency for International Development (USAID ó AID) tendrían un protagonismo central en este programa, y a ellas se añadió en 1983 The National Endowment for Democracy (NED).

ORGANIZACIONES GUBERNAMENTALES
Otra paradoja que se constata observando la gestión de las Organizaciones No Gubernamentales en Paraguay es que en realidad se trata de organizaciones gubernamentales. Siendo por definición entidades que se supone deben obtener fondos en el ámbito privado o en fuentes internacionales para complementar el esfuerzo del estado, para ahorrar tiempo se dedica a exprimirle a éste.
La mayoría de los seguidores de Lugo no sólo ha conectado sus ONG al presupuesto público, también han obtenido licencia para gestionar ilegalmente sus propias radios “comunitarias”. Para colmo, han recibido fuertes sumas en concepto de publicidad estatal, algo expresamente prohibido por la Ley.

ESTRUENDOSO FRACASO POLÍTICO
Si algo han demostrado las ONG que asaltaron el poder en Paraguay el 20 de abril del año pasado, es su absoluta incapacidad de gestión como administradores del estado. La creciente impopularidad de Fernando Lugo lo demuestra: un 75 por ciento de la población rechaza su gestión al frente del ejecutivo, según la encuesta más reciente.

La asistencia de organismos del estado como la Secretaría de Emergencias ha disminuido, señalaron pobladores del Chaco Paraguayo, tanto en calidad como cantidad a partir de la llegada de los genios de las ONG al poder.

Evidentemente, eran mejores criticando políticos que encarnándolos.

En función de gobierno, han demostrado una incapacidad de negociación política tan grande que según fuentes parlamentarias, la destitución de Lugo por la vía constitucional y democrática es considerada un hecho.

A propósito de la votación que llevó a la presidencia a Lugo, ya lo advirtió Sófocles: Vale más fracasar honradamente que triunfar debido a un fraude.

Noticias relacionadas

La plaga del divorcio

El divorcio se le considera un ejercicio de libertad cuando en realidad es un camino hacia la destrucción moral

Tortura y poder

Está claro que la tortura no puede ser objeto de justificación, ni siquiera la aparentemente civilizada

Absurdo pensar que Casado pueda reflotar al PP para mayo

“Nuestra recompensa se encuentra en el esfuerzo y no en el resultado. Un esfuerzo total es una victoria completa.” Mahatma Gandhi

¿Está más cerca la República en España?

¿Por qué triunfó la Moción de censura contra Rajoy?

Ábalos, Organización y Fomento

¿Ferrocarril en Extremadura? No me siento responsable
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris