Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Reales de vellón   -   Sección:   Opinión

Adoctrinamiento sin límites

Sergio Brosa
Sergio Brosa
lunes, 16 de noviembre de 2009, 04:56 h (CET)
El Govern de Catalunya, en su reunión del pasado 3 de noviembre de 2009, entre otros tomó el acuerdo siguiente: Conceder una subvención de 600.000 euros al Consorci Local i Comarcal de Comunicació (CLCC) para financiar diversas actividades, como la contratación del servicio de contenidos audiovisuales en catalán a través de las redes IP o la contratación de contenidos audiovisuales en catalán para ser distribuidos vía IP a las televisiones de proximidad.

El 23 de octubre de 1998 nace el CLCC, una entidad con personalidad jurídica propia, impulsada por las Diputaciones de Girona, Lleida y Tarragona e integrada por diversos ayuntamientos y Consejos Comarcales de todas partes del territorio, como dice en su propia Web.

El CLCC se plantea como objetivo principal convertirse en uno de los elementos dinamizadores clave del espacio comunicativo catalán de proximidad, al que aporta servicios para crear y optimizar estructuras informativas de producción, de implantación de nuevas tecnologías, de comercialización, de formación y de análisis. Todo con una idea común: potenciar y difundir la catalanidad y la lengua catalana en todo su dominio lingüístico (SIC).

El 8 de enero de 1999, el CLCC crea Intracatalònia, S.A. y con ella su principal proyecto: la Agencia Catalana de Noticias (ACN). Se trata de una de las primeras iniciativas europeas, pionera en España que utiliza Internet para servir noticias de texto, imágenes y documentos sonoros. Pero además se trata de la primera agencia de noticias en catalán.

La evolución accionarial de Intracatalònia explica su progreso: el 5 de octubre de 2000 entran en la sociedad las empresas Inversiones Hemisferio (Grupo Planeta) y Invercartera (Caixa de Catalunya); el 30 de julio de 2002 TVC Multimedia (Corporació Catalana de Radio y Televisión; la TV y radio públicos) adquiere el 51% de las acciones, repartiéndose el resto de socios el 49% restante. Y en mayo de 2005 la Junta General de Accionistas acuerda una reducción de capital y una posterior ampliación a la que solamente acude TVC Multimedia. O sea, la típica operación acordeón como forma de ajustar las pérdidas al capital para no entrar en proceso legal disolución.

En los Presupuestos Generales de la Generalitat de Catalunya para 2009, TVC Multimedia aparece con un Patrimonio Total Neto estimado a 31 de diciembre de 2008 de 6,9 millones de euros y se prevé que este capítulo a finales de 2009 arroje una cifra de 6,5 millones. El Resultado del Ejercicio a la hora de confeccionar los presupuestos de 2009 se preveía de 329.588,00 negativos y los de final de 2009 de 1,1 millones de euros negativos también.

Todo parece indicar y el acuerdo de gobierno lo ratifica que las cifras de explotación son mucho peores de las prevista, razón por la que el Govern concede a CLCC, una subvención de 600.000 euros para que lleguen a final de año de forma menos horrorosa de la prevista.

Pero a qué se dedica la CLCC si no es al adoctrinamiento de la catalanidad como afirma en su misión, a base de producir y difundir noticias y material audiovisual para las televisiones y radios de proximidad; o sea, las de los pueblos, cuyas emisoras no disponen de recursos humanos, económicos ni financieros para acceder a la actualidad informativa que proveen las agencias de noticias. Así, se perfecciona la idea común de la unidad de información y adoctrinamiento en definitiva. Todo se filtra y confecciona a través del monocromo tamizador de la información, en la lengua común, el catalán, haciendo abstracción de la cooficialidad del castellano.

Y así va el país que cuando en el seno de su Parlament recibe a una delegación de Nicaragua, ha de contratar traductores de catalán a nicaragüense y viceversa, en lugar de aplicar el sentido común y la cooficialidad del castellano que es lo que hablan los nicas. Y el presidente del Parlament, Ernest Benach, del que no se conoce si dispone ya del CEP (Certificado de Estudios Primarios) artífice del desaguisado traductor, se escandaliza por esos “1.000 puñeteros euros” que costó la traducción simultánea. El mismo Benach que se tuneaba el coche oficial con el dinero de los contribuyentes. Da que pensar que personajes así gobiernen un país.

En resumidas cuentas que en plena crisis y con una partida en los Presupuestos de la Generalitat para 2009 de 857,2 millones de euros para “la sociedad de la información y conocimiento y telecomunicaciones”, haya que añadir una subvención de otros 600.000 directamente al CLCC para que siga su labor de adoctrinamiento de proximidad, nos parece simplemente otro despropósito que propicia mayor desafección de la política y alimenta el clamor popular por una ley electoral auténticamente democrática, moderna y audaz, de la que hoy Catalunya carece, por lo que se rige por la española, pues a los aviesos objetivos de los partidos políticos catalanes ya les está bien.

Noticias relacionadas

Borrell en retirada o táctica del PSOE

Pátina de sensatez capaz de equilibrar unos nombramientos en su momento tomados como extravagancias

Plagscan desmiente a la Moncloa y R.Mª.Mateo censura la TV1

Un gobierno enfocado únicamente a conseguir mantenerse en el poder

Inexorable Fin de la Farsa del “Sahara Occidental”

En 1975 un pueblo desarmado derrotó al último aliado de Hitler y Mussolini que seguía delirando tres décadas después de la disolución del Eje

Respeto a la Presidencia del Gobierno

'Avanzamos' como eslogan de bienvenida

Y vuelta a las andadas

Golpean el hierro en frío
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris