Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   -   Sección:   Opinión

El cáncer de la política catalana

Miguel Massanet
Miguel Massanet
sábado, 14 de noviembre de 2009, 04:54 h (CET)
Creo, sinceramente, que la clase política está dando un espectáculo realmente penoso. Se decía que, en la antigua Roma, se celebraban las famosas Bacanales en las que, aparte de cometerse desmanes de gula y libertinaje sexual, se practicaban toda clase de tropelías, crímenes y conspiraciones de índole política; lo que dio lugar a que fueran ,n el año 186 a.C., por un decreto del Senado romano. No creo que, en cuanto al concepto que hoy tiene la ciudadanía de quienes nos gobiernan, hubiera una gran diferencia entre aquellos tribunos y senadores romanos entregados a las Bacanales y los actuales políticos que, más modernos y adelantados, prefieren entregarse al saqueo sistemático de los caudales públicos. Es evidente que, el descubrimiento de la llamada “Operación Pretoria” (un término muy relacionado con la palabra romana preaetor; o sea, el que va a la cabeza, el jefe), ha desmontado, de raíz, la presunción de que el Tripartito catalán estaba inmune a esta pandemia, tan generalizada entre la clase política, consistente en sacar provecho de sus influencias, especialmente en cuanto tiene relación con el sector del ladrillo, aunque tampoco desprecian meter la cuchara en otros pucheros cuando se tercia.

Por ello, cuando el señor Montilla, asustado por los deletéreos efectos de los desmanes de uno de los suyos, el alcalde de Santa Coloma, que ha sido acusado de lo que se ha dado por denominar “corrupción”, ha sentido que, el tornillo que tiene enroscado donde ustedes se pueden imaginar, que lo retiene a su correspondiente poltrona, se ha empezado a poner al rojo vivo y ha comenzado a sentir el calor insoportable del peligro de tener que abandonarla mucho antes de lo que hubiera deseado; se ha levantado, como impulsado por un muelle, para iniciar una campaña en la que ha pretendido presentarse como el valedor, el Amadís de Gaula, el hombre íntegro que se alza contra el vicio y la corrupción; iniciando una alocada carrera para evitar ser confundido con aquellos que se llenan el talego a costa del Erario público. Quizá, el President, no se dé cuenta de que, en el pecado se lleva la penitencia, y que puede resultar sospechosa esta rapidez en quererse desmarcar de los posibles salpicones de la trama de Santa Coloma. Verán, no es por nada, pero se estaban ocultando demasiadas cosas, tanto en el Ayuntamiento de Barcelona, como en el famoso Tripartit que, si debemos ser sinceros, huelen que apestan. Ya me dirán ustedes lo que les parece que se hayan gastados millones de euros para facilitarles informes a los señores del Ayuntamiento, por los que se han pagado verdaderas fortunas a personas ajenas a la entidad, cuando los mismos estudios se hubieran podido realizar por los funcionarios de la entidad municipal. Por otra parte, se han descubierto, en la investigación que se ha llevado a cabo, que una gran mayoría de los informes realizados no tenían la menor utilidad y, si la tenían, no se correspondía con el precio pagado por ellos. Claro que se tenía que apoyar a los que se les debían favores y favorecer a aquellos que habían trabajado para los partidos que se reparten la tarta municipal, con honradas excepciones, por supuesto.

Nos cuesta creer que, el señor Montilla, no sepa lo que hace el señor Carod Rovira, dilapidando cientos de millones abriendo embajadas en países extranjeros (millones que se nos sacan a los ciudadanos mediante impuestos, multas, sanciones etc.); tampoco entendemos que se subvencione al CAC (Consejo del Audiovisual Catalán) con una dotación de11 millones de euros para el 2010 y que, de ellos, 6 sean para retribuir al personal de esta especie de Inquisición en que se ha convertido dicha organización. Una especie de GESTAPO con la misión de atropellar e incordiar a cualquiera al que se le ocurra hacer una fiesta o poner la radio.¡Si se les deja recaudar por su cuenta, los ciudadanos no tenemos por qué pagarles para que lo hagan! Y puestos a tirar del hilo sería conveniente que alguien nos explicara ¿a qué ha venido que se le hayan entregado, al señor Paul Ehrlich, defensor del control de la población, la elevada cifra de 100.000 euros ( de nuestros impuestos, por supuesto), cuando todas sus predicciones han estado equivocadas ( predijo que en el año 2.000, 65 millones de americanos iban a “perecer por inanición”) Es evidente que se le podría aplicar aquello de “los muertos que vos matáis gozan de buena salud”. En todo caso,, una cantidad que mejor hubiera estado empleada en crear comedores para los indigentes españoles ( a algunos se les pudiera llamar “pobres vergonzantes”)que, a diferencia de los que predijo Ehrlich, para los ciudadanos americanos, aquí, en Catalunya, sí los hay debido a los efectos de una crisis cuya duración se la podemos agradecer, sin duda, a sus primos hermanos los del PSOE.

Pero estoy convencido de que, puesto que queremos erradicar cualquier asomo de irregularidades en las administraciones públicas, sería conveniente que, el propio señor Montilla, nos explicara el por qué su señora esposa, doña Anna Hernández Bonancia, percibe más de 100.000 euros, más 33.000 euros en dietas y, por qué ocupa la friolera de de 14 cargos en empresas públicas y privadas. Un simple cálculo mental nos podrá decir el tiempo que puede dedicar a cada una de ellas. Sería conveniente que, puestos a clarificar la situación de cada uno, el propio señor Montilla nos mostrara su declaración de Renta y la de su señora; al mismo tiempo que aclarara si, en esta anómala cantidad de empresas en las que tiene cargos su señora esposa, trabaja de gratis o si percibe otras retribuciones aparte de dietas. Porque, señor Montilla, ya sabe aquello de la mujer del César… No se puede lanzar la red fuera de casa para atrapar corrupciones ajenas, sin que, en la casa propia, brille todo como los chorros del oro; en caso contrario, los ciudadanos a los que el afán recaudatorio de la Generalitat va oprimiendo, cada vez más, sin consideración alguna a la difícil situación económica por la que están pasando ( recordemos el oprobioso impuesto de Sucesiones, uno de los más altos de toda España) pudieran pensar que las izquierdas, que el Tripartit que nos gobierna y el Ayuntamiento que busca recaudar a toda costa; empezando por los automovilistas, a los que fríe a multas y siguiendo por el IBI, Basuras, etc; están convirtiendo a Catalunya en una segunda edición de lo que fue la Unión Soviética. En efecto, cada vez las prohibiciones son más; la presión impositiva mayor; la intención de coartar las libertades va en aumento; las posibilidades de usar el castellano se reducen; es imposible estudiar en español; se pretende acosar a la Iglesia con impuestos y los gastos públicos crecen sin parar; hasta, en el colmo de la sinrazón, se han contratado, en el Parlament, dos traductores para que traduzcan, para sus señorías, del castellano al catalán y viceversa. Despilfarro, prepotencia, clientelismo, corrupción y desprecio por la Constitución, así podemos definir el cáncer que hoy corroe a Catalunya. Pero ZP y su Gobierno ni lo ven, ni lo oyen ni se enteran. ¡Vaya por Dios!

Noticias relacionadas

La plaga del divorcio

El divorcio se le considera un ejercicio de libertad cuando en realidad es un camino hacia la destrucción moral

Tortura y poder

Está claro que la tortura no puede ser objeto de justificación, ni siquiera la aparentemente civilizada

Absurdo pensar que Casado pueda reflotar al PP para mayo

“Nuestra recompensa se encuentra en el esfuerzo y no en el resultado. Un esfuerzo total es una victoria completa.” Mahatma Gandhi

¿Está más cerca la República en España?

¿Por qué triunfó la Moción de censura contra Rajoy?

Ábalos, Organización y Fomento

¿Ferrocarril en Extremadura? No me siento responsable
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris