Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Opiniones de un paisano  

Los últimos disparates de Francisco Camps

Mario López
Mario López
viernes, 13 de noviembre de 2009, 03:14 h (CET)
Las últimas acusaciones de Francisco Camps al portavoz de la oposición de quererle dar el paseillo me retrotraen a los trágicos sucesos de julio de 1936, el asesinato del teniente Castillo y el posterior de Calvo Sotelo, que precipitaron el inicio de la Guerra Civil. Desde luego no ayudan a mejorar la imagen, ya bastante maltrecha, del presidente de la Generalitat valenciana.

Dicen muy poco de su sentido de responsabilidad. Es evidente que, por fortuna, estamos a años luz de la situación que se vivía en este país en julio de 1936, con lo que aún queda más grotesca la salida de tono de Camps. Yo creo que el conjunto de la población está empezando a estar hasta las narices de este señoriíto histriónico tan aficionado a la hipérbole.

Noticias relacionadas

La Gloria de Nanawa, ochenta y seis años después

Hace ochenta y seis años, un soldado de nombre e historia prohibida cambió el curso de la última guerra sudamericana

¿Qué nos habrá ocultado Sánchez de sus pactos secretos?

Desde Bélgica creen que podrán tumbar al Estado español manejando a sus peones de la Generalitat catalán

El mundo feliz

El libro de Luisgé Martín plantea en sus páginas un enfoque virtual de la realidad humana

La gran tarea

La Junta de Andalucía va a ser gobernada por el pacto que ha llevado a cabo el PP con Ciudadanos y con Vox

Navidad antigua

La Navidad actual no tiene nada que ver con la original
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris