Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Carta al director  

La carta que nunca te escribiré

Nuria Rubio (Madrid)
Redacción
miércoles, 11 de noviembre de 2009, 00:11 h (CET)
Me siento frente al ordenador con la imperiosa necesidad de escribirte. Entre tú y yo, se alza un muro infranqueable de palabras silenciosas, nunca pronunciadas. ¿Cuánto tiempo hace que no hablamos frente a frente?. Toda una eternidad. Nos hemos acostumbrado a esta forma de comunicarnos, sin apenas darnos cuenta.

No te niego mi debilidad por el género epistolar o, en su defecto, por este otro género - nacido al abrigo de las Nuevas Tecnologías- llamado correo electrónico. Antes te escribía cartas en momentos puntuales, cuando se imponía la distancia física entre nosotros. Te enviaba sobres abultados, que contenían dos o tres folios; en ellos, te contaba todo lo que acontecía en mi vida con una minuciosidad quizá un tanto exagerada. Era mi manera de sentirte cerca. En la actualidad, te envío múltiples e-mails, por lo general breves; en ellos, también te relato mis peripecias vitales, tanto las importantes como aquéllas que no pasan de ser pequeñas anécdotas. Sigue siendo mi manera de sentirte cerca. La de ahora es, paradójicamente, una lejanía cercana; residimos en la misma ciudad, pero -por una razón u otra- no disponemos ni de una triste hora para tomarnos un café con tranquilidad y charlar.

En alguna ocasión, amparándome en la excusa de algún viaje, he pensado en volver a escribirte a la antigua usanza: papel manuscrito, sobre y sello; pero esto no ha pasado de ser un fugaz pensamiento. Si me hubiera decidido a hacerlo, habrías dicho de mí -con argumentos más que suficientes- que peco de nostálgica en demasía. Así que, me he resignado a guardar en un cajón imaginario esa carta imposible que nunca te escribiré y a pasear mis dedos por el teclado del portátil en un intento de dar coherencia a cualquier tipo de novedad acontecida en mi día a día; he dejado atrás el vago recuerdo del acto de depositar mis cartas en un buzón, confiando en la buena disposición de un anónimo cartero, y he convertido en cotidiano el gesto de hacer tuyas mis palabras vía e-mail.

Como te decía, me siento frente al ordenador impelida por el deseo de comunicarme contigo. Al principiar esta acción tan habitual, acude de inmediato a mi mente el nombre de R. Samuel Tomlinson; no en vano, el pasado 23 de Octubre recibía el Premio Príncipe de Asturias de Investigación Científica y Técnica por su significativa contribución en el avance de las Nuevas Tecnologías (en 1971 envió el primer mensaje desde una computadora, utilizando el símbolo de la arroba). Convertida hoy en icono digital, la arroba (@) -que en unos minutos verás, una vez más, integrada en nuestras respectivas direcciones de correo electrónico- se representa ante mis ojos como el singular lazo que nos une, como el vínculo que posibilita que mi texto llegue a tí no sólo supliendo la función de la carta de antaño, sino también alcanzando una inmediatez casi pareja a la de la comunicación verbal, esa comunicación de tú a tú que el actual ritmo de vida parece arrebatarnos. Querido amigo, en este mundo falto de minutos y sobrado de soledades, se torna inevitable aferrarse a este diálogo callado "pronunciado" al son del teclado de nuestros PC.

Noticias relacionadas

​Vuelve el debate del aborto

Josefa Romo Galito

Alemania: cámaras en los mataderos activadas por el móvil de los inspectores

Domingo Martínez Madrid, Baños de Valdearados (Burgos)

​Nos daba los primeros avisos

JD Mez Madrid, Olot (Gerona)

​Ser Iglesia que como María sabe decir “Aquí estoy”

Jesús Martínez Madrid, Salt (Gerona)

​Para prevenir las “Manadas”

Xus D. Madrid, Palamós
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris