Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Etiquetas:   Reportaje   -   Sección:  

Ondas con sabor a musical

Teresa Berengueras y Rafa Esteve-Casanova
Teresa Berengueras
@berealsina
martes, 10 de noviembre de 2009, 04:33 h (CET)
Un año más los más que cincuentenarios premios Ondas han llegado a Barcelona, aquella historia que comenzó Radio Barcelona, hoy Cadena Ser, hace la friolera de cincuenta y seis años cuando algunos todavía no habían nacido y otros éramos unos niños de guardería sigue reuniendo en la capital catalana a una parte de lo más prestigioso del mundo de la radio, la televisión y la publicidad. Cada año cuando se anuncian los ganadores suele producirse un cierto revuelo en ese mundillo en el que a todos los profesionales les apetece llevarse a casa el ya famoso caballo alado que unos pondrán en el espacio más preciado de su más estimada estantería, otros, tal vez, encima del televisor aunque hoy con los “plasmas” se hace difícil y otros en el desván de los olvidos, pero todos recordarán durante lo que les quede de vida ese instante maravilloso en el que pisaron las tablas del escenario del Gran Teatre del Liceu para tomar en sus manos al alado equino y durante un corto minuto pudieron agradecer a padres, madres, tíos, esposas e hijos todo lo que la familia se esforzó por llevarles hasta los caminos de la gloria, es lo que toca hacer en estos casos aunque la pareja de presentadores se esfuerce en empujar al premiado para que abrevie la larga lista de agradecimientos mientras desde el control elevan el tono de la música avisando sutilmente al premiado de que su minuto de gloria escénica finaliza.




La familia de los Ondas 2.009.


CONFRATERNIZACIÓN EN EL PALACETE ALBÉNIZ
Cada año uno de los actos más atractivos informativamente para los medios es la reunión matutina con todos los premiados que tiene lugar en el Palacete Albéniz, allí, en plena montaña de Montjuich, y con la ciudad de Barcelona a los pies, premiados y representantes de todos los ámbitos de la prensa tenemos un tiempo, largo y sin agobios, para charlar, confraternizar e intentar sonsacar a los galardonados aquellas cosas que nunca suelen decir y que, en la mayoría de casos suelen seguir callando.

Mientras una pléyade de camareros va sirviendo bebidas se forman grupos alrededor de los que por la noche recogerán su premio. Con el primero que tropezamos es con Fito, de Fito y los Fitipaldi contento con el premio “me lo he tomado muy bien, para mi ha sido un premio inesperado”, el cantante siempre tocado con su gorra de visera y sus especiales patillas nos habla de su banda y de la gira que esta misma semana inician en Santander, gira en la que van a darlo todo ya que se entregan siempre totalmente a su trabajo con el que disfrutan a tope, Fito cree que nunca se puede discutir la decisión de un jurado a la hora de otorgar un premio, aunque también piensa que las decisiones siempre son objeto de opiniones diferentes. Seguimos con el mundo de la música y nos acercamos a Macaco que ha visto premiado su disco “Puerto Presente” del que, nos dice, va a salir una edición especial en la que se recogerán algunos de sus escritos así como diversos aforismos inspirados en la vida y el mundo de la música, Macaco, tocado con su habitual cinta ancha recogiéndole el cabello, aprovecha la ocasión para reclamar a las cadenas televisivas, especialmente a las públicas, una mayor presencia de programas musicales.




Usum Yoo y Wyoming.




María Castro con Barcelona a sus piés.




La presentadora Paula Vázquez.




Jorge Javier Vázquez
en los Jardines de Albéniz.


Los compañeros gráficos seguían buscando el mejor encuadre para las fotos, especialmente, con las féminas, y las protagonistas de dos series que llevan tiempo levantando el furor de los fans en la pequeña pantallas mostraban su mejor sonrisa a la hora de posar. Nos acercamos a Blanca Romero de “Física o química” una de las series favoritas del público más joven y que ha sido objeto de crítica por parte de la sociedad más carca y tradicional, “en la serie se refleja una realidad que está presente en el día a día de la juventud, hablamos como ellos y está representado todo el mundo, desde el macarra al drogata pasando por lo que podríamos llamar joven “normal”. Dejamos a Blanca con su gabardina fashion y nos acercamos hasta María Castro, la “mala más mala” de la actual televisión, la simpática y guapa pelirroja, vestida de azul nos atiende con una sonrisa que no tiene nada que ver con el malévolo rictus que presenta en “Sin tetas no hay paraíso”, intentamos sonsacarle alguna novedad de la trama de la serie pero nos dice que sigamos cada semana la misma donde al final “veremos si triunfa el amor o es la maldad la que gana”. Una Paula Vázquez delgada pero totalmente recuperada de los achaques que le produjo su paso por la “isla” rodeada de micrófonos explica cómo comenzó en el mundo televisivo bailando en el programa “Un, dos, tres” aclarando que “soy una nulidad bailando”, “me veo muy bien en el programa pero no tengo tiempo libre” y expresa su deseo de “dedicar el premio a la gente del equipo del programa, ya que son 24 horas cada día trabajando con ellos”

Wyoming andaba por los jardines del Albéniz acompañado de Usum Yoon, la coreana de su programa que se patea toda España en busca de la noticia más original, a pesar de la ironía de este médico metido a personaje del mundo televisivo sus respuestas son serias, se mostraba orgulloso de todo el equipo del Intermedio “ellos curran y nosotros nos llevamos la mayor parte del presupuesto”, el programa esta hecho para informar, divertir y criticar según el presentador y “para ver las cosas desde otro punto de vista”, con su tic irónico habitual Wyoming afirmaba refiriéndose a su premio que “por fin se ha hecho justicia” y al recordarle sus principios cuando iba junto con el Reverendo tocando y cantando de bar en bar afirmó que cuando deje la televisión “pasaré mi senectud volviendo a tocar en los bares junto con Carlos Vega”, a su lado el hermano del desaparecido Antonio Vega, luciendo melena canosa recogida en una coleta, asentía a la propuesta del presentador que afirmaba que su actual oficio de “exclusivamente presentador” es totalmente subordinado y que ve muy poca televisión. Unos metros más allá estaba Michel Robinson, cuyo programa en Canal Plus compartía el premio con el Intermedio. El exfutbolista estaba contento, era la segunda vez que iba a recoger el alado caballo, “ este segundo Ondas es para mí mucho más gratificante que el que me dieron hace unos años, tal vez es cuestión de la edad que te hace valorar más las cosas”, cuando hablamos el tema candente en el mundillo futbolístico era el posible cambio del régimen tributario para los “señoritos” del balón “como ciudadano me parece una medida perfecta aunque considero que no es buena para el fútbol” , en aquellos momentos se planteaba incluso la posibilidad de una huelga por parte de los clubs de fútbol y Robinson no parecía estar de acuerdo en que llegara a tomarse esta medida.

Sin duda la expectación estaba centrada en Jorge Javier Vázquez ese hombre dinámico, “l’enfant terrible” de la televisión actual, que reconoció ser un ser muy vulnerable: “y a veces me asusta que se crean que estoy convencido, y no, todo lo contrario”, afirmó, “estoy lleno de dudas”. Los colegas le esperábamos en esa cita porque todos sabíamos que con JJ cabe hablar de todo, sin tapujos y dobleces, lo hizo largamente y montamos un nutrido corrillo en donde en algún momento podía parecer una réplica en el Albéniz del “Sálvame” de Telecinco, Jorge Javier aseguró que las palabras “telebasura” y “frikies” han quedado ya obsoletas: “ya no son de ahora, porque en TV todo pasa muy rápido, hay que estar atento a esto y muy especialmente los críticos, que para ellos parece que no pase el tiempo” Dijo también que cuando se acabó el Tomate dejó Madrid, se instaló en Barcelona y empezó a ir a clases de canto: “Y en aquel momento ignoraba si alguna vez me volverían a llamar y además yo sentía que necesitaba un respiro y también la TV de mi”. Guardó en secreto (algo tenía que dejarse en los bolsillos para más adelante) si va a no va a dar las uvas en Telecinco: “Os lo digo de verdad no me han dicho nada, y todavía no tengo claro si me hace ilusión tomarme las uvas en directo, por un lado pienso que sí, que puede ser divertido, una experiencia más pero también me gustaría tener unas vacaciones estas Navidades y si diera las uvas no podría descansar”. Le dijimos que Belén Esteban ya lo había confirmado: “Pues yo, de verdad, no sé nada de nada” Respecto a su futuro laboral y si es cierto que quiere presentar un telediario afirmó riéndose: “Si, lo presentaré dentro de tres años cuando acabé “Sálvame” porque “Sálvame” durará tres años” y al ser preguntado si su compañera de mesa va a ser Belén Esteban fue contundente: “¿Por qué no?”

Luego se hizo la tradicional foto de familia donde todos los premiados posaron con las autoridades. El poder político representado por el alcalde Jordi Hereu y el poder económico de Polanco, quién junto con Augusto Delkader nos confirmó que los rumores sobre el cierre o venta de EL PAÍS no eran ciertos, y el Conde de Godó se daban la mano ante las escalinatas del Palacete Albéniz. Ellos entraron a comer un menú donde los canelones eran los reyes de la mesa y nosotros nos quedamos tomando copas y un excelente catering servido por Carles Gaig donde reinó un magnífico arroz de “ceps” aprovechando que estamos en la temporada en que los hongos brotan en los bosques.

NOCHE DE LICEO Y ALFOMBRA ROJA
Y llegó la noche más esperada por los premiados. Frente a las puertas del Liceo una multitud esperaba la llegada de los famosos, focos, alfombra roja y gritos cada vez que una cara conocida aparecía. Dentro el coliseo barcelonés lucía sus mejores galas y en el palco de honor José Montilla presidía el acto que comenzó con toda puntualidad, antes habíamos tenido tiempo de ver y saludar a algunos de los premiados que esperaban ansiosos el momento de pisar el escenario del teatro y tomar entre sus manos el codiciado caballito. El primero en aparecer en el escenario fue Arturo Valls, que sorprendió a muchos por su vis cómica y sus dotes como bailarín y cantante junto con parte del elenco del musical Spamalot que a lo largo de la gala nos mostrarían una pequeña muestra del espectáculo que estas semanas representan en Madrid después de su estreno antes del pasado verano en Barcelona. Valls aconsejó a los premiados no olvidar esa noche a los “gallardonados, es decir a los que no van a recibir ningún premio” y nos habló de la crisis que había llevado a los organizadores a pensar en “cambiar el caballo con alas por un burro en patinete”. Después de estas notas de humor salieron a escena Àngels Barceló y Carles Francino, dos de las estrellas de la cuadra de Prisa, y comenzó el reparto de premios siendo los primeros en aparecer los responsables del programa “Si amanece nos vamos”, el tiempo que los premiados tenían para saludar al público era corto para que la gala no se alargará más allá de las dos horas y la mayoría dedicaron el premio a sus equipos de trabajo y a esos familiares a los que les roban horas de convivencia por culpa del trabajo, la mayoría pronunciaron algunas palabras en catalán en el momento de los agradecimientos y algunos reivindicaron su trabajo como Rafael Sánchez conductor de “Al sur de la semana” que remarcó que la radio de fin de semana habla de algo más que de fútbol y goles, Macaco que dedicó su premio a los músicos callejeros entre los que dijo hay verdaderas figuras o Michel Robinson que aconsejó a Florentino dejar de buscar galácticos pues ya los tiene a todos él trabajando en su equipo.

La expectación de la noche estaba puesta en la figura de Jorge Javier Vázquez quien sobre el escenario del Liceo fue investido caballero de la Orden de la Tabla de los Ondas por un rey Arturo de opereta mientras Francino y Barceló hacían mutis por el foro y desaparecían del escenario, todavía no sabemos el porqué puesto que ellos fueron durante toda la noche los encargados de entregar los premios. No queremos pensar que falsos perjuicios les hicieron dejar el escenario ante la presencia de Jorge Javier Vázquez, más bien debían encontrarse sedientos y abandonaron la escena en busca de un vaso de reconfortante agua. El presentador de “Sálvame”, que junto con Wyoming fue quien recibió más aplausos, se mostraba emocionado y en catalán declaró su amor por Badalona, su ciudad natal, afirmó que el programa que presenta es tal vez “un programa erróneo, probablemente estúpido y muy loco, pero consigue entretener” y como en su programa de tanto en tanto canta se despidió mirando la estatuilla del caballo mientras le cantaba la canción de Serrat que dice: “fue sin querer/es caprichoso el azar/no te busqué/ y me viniste a buscar”. Las actuaciones musicales, una canción por intérprete, corrieron a cargo de Leona Lewis, Pasión Vega, Norah Jones y Millow. Y llegó el final del acto con Arturo Valls y el elenco de Spamalot cantado ese himno a la esperanza llamado “Busca el lado bueno de la vida” mientras desde lo mas alto del teatro llovían corazones y círculos dorados sobre las cabezas del público que comenzaba a abandonar sus localidades, unos camino de casa y otros, entre ellos nosotros, hacia el foyer del Liceo donde se sirvió un cóctel-cena en el que abundaron las caras conocidas. En la barra, mientras buscábamos una copa de cava, tropezamos con Isaac Andic, propietario de Mango, que había hecho una parada en la gira sabática que está dando alrededor del mundo, también andaba por allí el President Montilla de nuevo con los jerifaltes de PRISA, pero con quien más tiempo departimos acodados en la barra en busca de bebida fue con Macaco y con Emilio Gutiérrez Caba que había sido premiado junto sus colegas por la serie sobre el 23-F, no habían privilegios a la hora de comer y beber, todos hicimos cola en busca de algo que nos calmara la sed. A la salida, ya con la madrugada tocando a la puerta, todavía quedaban “mirones” apostados en la Rambla en busca de caras conocidas con las que poder fotografiarse.

Noticias relacionadas

Los hoteles ibis de Valencia ofrecen a sus clientes la posibilidad de decidir el precio a pagar por su estancia

Del 2 al 6 de marzo lanzan la promoción “Nosotros ponemos la calidad, el precio lo pones tú”

La hostelería, como el vino, mejora con el tiempo

Después de la mejor temporada turística de la historia el sector sigue mejorando su competitividad
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris