Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   -   Sección:   Opinión

¿De verdad salimos de la recesión? ¡ZP dice que sí!

Miguel Massanet
Miguel Massanet
lunes, 9 de noviembre de 2009, 09:57 h (CET)
¿Se han preguntado alguna vez en qué datos económicos se basa el señor Rodríguez Zapatero cuando nos dice que “España está en la fase final de salida de la recesión”? Es evidente que, el voluntarismo de nuestro Presidente para intentar que los españoles creamos en el espejismo de una pronta recuperación económica de España, sobrepasa con creces su percepción lógica de los problemas por los que estamos pasando los ciudadanos; de forma que, en su mente, llega a formarse una imagen sesgada, en la que se confunden, en una simbiosis morbosa, el deseo, con la cruda e inamovible realidad.

Ha llegado a tal punto de ensoberbecimiento, que se niega a admitir cualquier noticia, información o referencia sobre la situación real de nuestra economía, tachando a aquellos que le quieren hacerle ver la evidencia de los hechos, como de falsarios, pesimistas y eso cuando no los califica de “enemigos de la patria”. Pone en cuarentena la opinión del Banco de España que calcula una caída, para este año, del PIB de un 4’1%l. Sólo está obsesionado por un dato: el desempleo. Pero no se crean ustedes que es por un sentimiento de compasión hacia los parados, o por el dinero que tendrá que provisionar para pagar los subsidios o los 420 euro mensuales que le van a costar al Estado las ayudas a los parados, que ya han agotado sus prestaciones ( más de 1.500.000); no señores, a él el endeudarse no le preocupa, siempre que consiga que, antes de las próximas elecciones generales de marzo del 2012, España haya conseguido repuntar de la crisis y él y los suyos hayan logrado mantenerse en el poder. Sabe que su talón de Aquiles, que el peligro de una rebelión masiva contra su política, no le vendrá de la sufrida clase media, que “todo lo aguanta”, si no de una masa obrera descontenta, desengañada, empobrecida y sin perspectivas de futuro, que se decida a prescindir de los Sindicatos –vendidos al Ejecutivo para garantizarse las millonarias subvenciones que reciben del Estado – y se apodere de la calle para pedirle al Gobierno que solucione de una vez sus problemas.

El señor ZP, como su colega americano, señor Obama, optaron, para empezar su particular la lucha contra la crisis, por inyectar miles de millones a las entidades bancarias, recibiendo de ellas, a cambio, “valores basura” o “activos tóxicos”; un mal cambio, sin duda, que para la FED americana le ha representado importantes pérdidas de valor y la consecuente bajada del dólar americano. Como un economista americano indicó “es como si, en lugar de quitarle la botella de whisky al borracho para que deje de beber, se le sustituye el suministro inyectándole la bebida espirituosa en las venas, confiando en que así llegue a mejorar en su vicio”. Los resultados de aquella medida que, en un principio, estaba encaminada a promocionar el que las entidades bancarias abrieran créditos con los que ayudar a las empresas en apuros de liquidez; al fin, se quedó en un mal cambio para el Estado (activos tóxicos por dinero contante y sonante), pero ha sido un magnífico negocio para aquellas entidades que, juntamente con las cajas, fueron las culpables de que engrosara la famosa “burbuja inmobiliaria”. Ahora la FED se está dando cuenta de que la ayuda ha sido insuficiente, que las entidades bancarias no les pueden devolver las subvenciones temporales que recibieron y, por si faltara algo para terminar de oscurecer el panorama que se les presenta, ha quebrado CIT, lo que constituye la segunda mayor bancarrota desde la de Leheman Brothers, pero ya se anuncia que otras entidades financieras amenazan con seguir su ejemplo. Es por ello que el Tesoro de los EE.UU ya ha puesto freno a sus ayudas y ha anunciado que el Gobierno deberá retirar las garantías implícitas de salvar a las entidades financieras con problemas en sus balances.

Lo que resulta mas tétrico es que ZP siempre ha confiado en que su “amigo” americano le iba a sacar las castañas del fuego; que, de una forma u otra, le iba a sacar del atasco en el que ha metido a España, al endeudarla por encima de sus posibilidades y al continuar gastando el doble de lo que ingresa y no, por supuesto, para ayudar a las empresas a que puedan reforzarse o a realizar una reforma en profundidad, como se le ha venido pidiendo desde las patronales hasta las instituciones financieras de toda Europa, de las arcaicas estructuras laborales de nuestro país; sino para continuar despilfarrando el dinero en inversiones absurdas en obras innecesarias, bajo el pretexto de dar empleo a los parados sin que, ninguno de estos planes multimillonarios, haya tenido el efecto buscado, ya que el paro, como se ha demostrado durante el mes de octubre pasado, continúa imparable registrándose incrementos mensuales de cien mil nuevos desocupados.

Como Obama, Zapatero se empieza a dar cuenta que su keynesianismo a ultranza ya no da los frutos esperados y que, apelando a subsidiar a los pobres no se les da herramientas para trabajar, que es la única forma de crear riqueza en un país. En EE.UU ya se están dando cuenta de que los “bonitos discursos” del presidente de color, no están fundamentados en resultados palpables; que su reforma sanitaria no es tan fácil de implantar y que, sus medicinas para erradicar la pobreza y reducir el impulso del capitalismo de mercado, sonaban muy bien pero, la realidad viene demostrando que eran meras pompas de jabón que, al menor soplo de la evidencia del libre funcionamiento de los mercados, explotan y se quedan en nada. Virginia y New Jersey han dado el primer aviso, nadie se extrañe de que, como ha sucedido en New York, el tiempo vaya poniendo la demagogia de Obama en el sitio que le corresponde.

Bruselas, alejada de la estupidez empecinada del Gobierno y libre del cerco mediático que, todavía, protege a ZP de sus errores, nos viene cantando las verdades, verdades que escuecen y que hacen ronchas en la piel de nuestro Ejecutivo, puesto en manos de una señora Salgado, que ha decepcionado, y bajo la dirección del propio ZP, que ya no decepciona a nadie, porque no hay ciudadano que no sepa que nuestro Presidente con trabajo sabe distinguir una letra de cambio del Catón. Contrariamente a los pronósticos de ZP, la Comisión Europea no ve los espejismos que nos pinta nuestro Presidente y nos augura que, en el 2009, nuestra economía caerá un 3’7%; el paro, en el 2009, llegará al 17’9% de la población activa, al 20% en el 2010 y al 20’5% en el 2011; el déficit público se disparará al 11’2% el corriente año y se mantendrá en el 10% en el 2010 (debido a la caída de ingresos fiscales, aumento de las prestaciones por desempleo y medidas anticrisis). Por su parte, la deuda pública pasará del 39’7%, en el 2008, al 74% en el 2011. No dejan de advertirnos de que, la previsión del aumento de impuestos para el 2010, tal y como ya se había previsto, puede llegar a disminuir, aún más, la demanda y el consumo privado. En fin, un horizonte que en nada se parece a la visión optimista de nuestro Presidente, que ya ve cerca el repunte de nuestra economía y sostiene que vamos a salir del hoyo al mismo tiempo que el resto de naciones europeas aunque, en su ceguera, no se entera de que ya, muchas de ellas, Alemania, Francia, Portugal y muchas otras ya están asomando fuera de la crisis cuando nosotros, los españoles, estamos batiendo records de apnea, permaneciendo sumergidos en los abismos de la depresión y de la deflación. Claro que ustedes son libres de pensar lo contrario.

Noticias relacionadas

El huracán Florence expone la dura realidad de la desigualdad en Estados Unidos

El huracán de categoría 4 avanzó a una velocidad de varios kilómetros por hora inundando las Carolinas estadounidenses

La Cataluña imaginaria y autosuficiente de los separatistas catalanes

“La autosuficiencia es incompatible con el diálogo. Los hombres que carecen de humildad o aquellos que la pierden, no pueden aproximarse al pueblo” Paulo Freire

Dos debates, dos Españas

La crispación general y el estilo bronco, zafio y chulesco del diputado Rufián representaba el nivel de descrédito que ha alcanzado el debate parlamentario

La distopía del Máster Casado

Sánchez en situación apurada

Casado exculpado por el fiscal
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris