Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Contar por no callar   -   Sección:   Opinión

Hacienda contra los señoritos del balón

Rafa Esteve-Casanova
Rafa Esteve-Casanova
@rafaesteve
domingo, 8 de noviembre de 2009, 09:19 h (CET)
Una enmienda a la Ley de Presupuestos para el próximo año ha levantado una enorme polvareda en el mundo del fútbol. En la actual coyuntura económica cuando son muchos miles las familias que no llegan a fin de mes y otros muchos hogares los que tienen a todos sus miembros en edad laboral apuntados en las listas de demandantes de empleo el Gobierno está obligado a tomar medidas contra aquellos que más tienen y ganan. Es el concepto de solidaridad y la vieja máxima de la izquierda, pedir más a quien más tiene y dar más a quien más lo necesita, pero los señoritos del mundillo futbolero no lo han entendido de esta manera y han puesto el grito en el cielo ante un futuro que les hará pagar más impuestos a Hacienda debido a los altos estipendios que reciben por sus fichajes.

Durante la etapa de gobierno de José María Aznar se implantó una ley que permite a los extranjeros que residan y trabajen en España y que tengan unos ingresos elevados cotizar por los mismo en su declaración de renta al tipo reducido del 24 %. La disposición legislativa no se hizo exclusivamente para los futbolistas, el espíritu de la misma era que vinieran a trabajar en España científicos de renombre mundial así como profesionales del mundo de las finanzas con un reconocido prestigio internacional. Pero inmediatamente los mandamases del fútbol profesional vieron en esta ley una puerta abierta para sin vulnerar la legislación poder ofrecer a las figuras peloteras un acicate para que jugaran en los más poderosos equipos de la Liga de Fútbol Profesional española, tanto fue así que a esta ley se la conoció desde sus comienzos como “Ley Beckham” ya que sirvió como señuelo para que el conocido futbolista inglés fichara por el Real Madrid.

La verdad es que durante estos días no se ha escuchado la voz de ningún futbolista profesional posesionándose en contra de que la Ley de Presupuestos recoja en su texto esta variación en el tipo de impuestos que hará que a partir del próximo año los futuros fichajes tributen al 43 % sobre sus ingresos, más bien ha ocurrido al contrario ya que Raúl y Casillas han mostrado su apoyo a la disposición, al fin y al cabo deben estar hartos de ver cada año cómo por sus ingresos, generalmente inferiores a los de la figuras extranjeras, tienen que tributar mucho más. El exfutbolista Michael Robinson hace unos días, durante la entrega de los premios Ondas en Barcelona, me aseguró que estaba totalmente de acuerdo con esta disposición del Gobierno.

Quien ha expresado su protesta ha sido la patronal de los futbolistas, han sido los equipos poderosos económicamente quienes por medio de la Liga de Fútbol Profesional han elevado sus quejas ante la opinión pública e incluso han amagado con una huelga que espero no secunden los futbolistas. Y todo porque a los que sudan la camiseta en el campo no les afecta para nada esta disposición ya que, generalmente, tienen contratos “blindados” con los clubs en los que pactan, con la aquiescencia de estos, que sus ingresos serán libres de impuestos, es decir que las cantidades a pagar a Hacienda corren a cargo de su empleador, en este caso los clubs de “campanillas” que contratan sus servicios. Y ahí les duele a los patronos del balónpie, es su propio bolsillo el que verá mermados sus ingresos con esta subida del 24 al 43 por ciento en los tipos impositivos.

En una primera reunión extraordinaria la patronal futbolera ha dado marcha atrás y no ha hablado ya de una posible convocatoria de huelga, el anuncio de la misma fue una jugada de farol ante la administración para poder sentarse a negociar otras prebendas entre las que está, cómo no, el obtener más dinero en su negocio. Ahora pedirán, entre otras cosas, que desaparezcan los partidos televisados en abierto, quien quiera fútbol que pase por caja, además de intentar que desde el Ministerio correspondiente les transfieran más dinero desde las quinielas. La huelga en el fútbol estaría mal vista tanto por el público que cada domingo acude a los estadios a aplaudir, disfrutar o sufrir con el equipo de sus amores como por los futbolistas de los clubs modestos o los mismo jugadores españoles que no entienden el porqué sus compañeros, generalmente con fichas más elevadas, tienen que seguir con unos privilegios que ellos no tienen. Tal vez deberían ser los seguidores del deporte balompédico los que se pusieran en huelga y no acudieran a los estadios, entonces los presidentes de los clubs poderosos, esos que gastan tantos millones por tener en su álbum los “cromos” más preciados del universo futbolístico se dejarían de baladronadas y entenderían que los tiempos de crisis son para todos, aunque a ellos generalmente no les afecten.

Noticias relacionadas

Una muralla para aislar el desierto del Sahara

Intelectuales de todo el mundo analizarán en Marruecos el problema de la inmigración que causa insomnio y desacuerdos en Europa

El discurso de la payasada

Cuatro artículos que me han ayudado a encontrar la mía

Heráclito

Es un filósofo presocrático que ha especulado acerca del mundo y de la realidad humana

Trapisondas políticas, separatismo, comunismo bolivariano

Una mayoría ciudadana irritada

Prejuicios contra las personas

Es una malévola tendencia, favorecemos los prejuicios y protestamos contra sus penosas consecuencias
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris