Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Etiquetas:   Desde un córner   -   Sección:  

Thompson se juega la vida

Antonio Pérez Gómez
Antonio Pérez Gómez
viernes, 6 de noviembre de 2009, 03:30 h (CET)
Mañana sábado juegan Inglaterra y Australia un partido que tiene algunos ingredientes que hacen del choque algo aún más épico de lo habitual. Sobre todo dos retornos espectaculares en el quince de la rosa: el de Johnny Wilkinson y el de Steve Thompson, dos héroes de la copa del mundo de 2003.

El retorno del rubio Wilkinson, tras un calvario de lesiones, va a ser lo más destacado desde le punto de vista puramente del juego. Un pateador de lujo, recordman de puntos conseguidos en la historia de los mundiales con 243 puntos, el único en haber marcado en dos finales del mundial de rugby, y que en 2003 explotó ante el mundo y ante el mismo con una actuación sobresaliente en la edición de la Copa del mundo disputada en Australia.

Pero junto a él va a estar otro héroe de aquella histórica cita: un increíble S. Thompson. El primera línea Steve “Shrek” Thompson, como le llaman, es caballero británico de la orden ecuestre por sus méritos deportivos.
En enero de 2007, cuando jugaba con su equipo de toda la vida, el Northampton, sufrió una grave lesión vertebral. El diagnóstico de los médicos era demoledor y no ofrecía dudas. En caso de volver a jugar un partido de rugby correría el riesgo de quedar paralizado de barbilla hacia abajo o incluso de morir si un impacto volvía a dañar sus machacadas cervicales.
Thompson se tuvo que retirar y, como buen inglés, buscó solaz en el fondo de las pintas de cerveza de su pub habitual. Ganó muchísimo peso y se abandonó a la tarea de compadecerse de si mismo.

Pero esa fase le duró poquísimo. Cuando comprendió que no podía vivir sin rugby, buscó segundas y aún terceras opiniones. No fueron mucho mejores, pero a finales de ese 2007, su tenacidad le hizo conseguir fichar por un equipo de segunda fila francés, el Brive, en principio para hacer de técnico asesor, tras suscribir de su propio bolsillo un seguro que le ha costado 500.000 libras.

Como estaba cantado, la figura de asesor era un primer paso para “Shrek” Thompson. Al poco empezó a jugar más y más hasta que se hizo un hueco en el césped. Y lo mejor viene ahora. La plaga de lesiones de la selección nacional inglesa de cada al partido de mañana ha hecho que el seleccionador se haya acordado de él, no sin polémica en la isla. Thompson, primera línea de choque, no juega en su placido equipo francés. Juega mañana contra un paquete de delanteros autralianos que asusta ver tan sólo su físico.

De modo que mañana habrá un hombre sobre el tapete del campo que, literalmente, se juega la vida por defender a su país, por defender a su deporte y por defenderse a sí mismo de la autocompasión, la complacencia y la molicie. Grande el rugby. Grande Thompson. Grande la vida y sus segundas oportunidades.

Noticias relacionadas

El lado golpista del Frente Guasu

Los seguidores del cura papá Fernando Lugo acusan de golpistas a varios entes, empresas y medios con los cuales siguen vinculados

Telecinco condenada por el Tribunal Supremo por realizar publicidad encubierta

Clemente Ferrer

Empecemos a soñar con Madrid 2020

Los votantes del COI tienen un sentimiento de deuda con la candidatura española

Se acabó la Liga escocesa

Habrá que acostumbrarse a ver como el dueto Madrid-Barcelona, nuevamente, lucha por ganar la próxima Liga, mientras que los demás juegan y pelean por la “otra liga”

¿Cristiano o Messi? Y tú ¿De quién eres?

María Xosé Martínez
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris