Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Políticamente incorrecta   -   Sección:   Opinión

De Villalbilla a Génova 13

Almudena Negro
Almudena Negro
@almudenanegro
viernes, 6 de noviembre de 2009, 03:22 h (CET)
Escribía yo la semana pasada sobre la peor de las corrupciones posibles, que es la corrupción moral. Exponente de ello la reacción de ciertas personas después de que dos niñas fueran víctimas durante un viaje en el autobús del colegio de agresiones sexuales por parte de compañeros, algunos, gracias a los políticos de todos los partidos que sufrimos, inimputables y que se irán de rositas con la lección aprendida: abusar de compañeras sale gratis hasta los 14. Después, el precio tampoco es que sea muy alto. Reacciones increíbles de personas que a buen seguro se creen intachables y que pasaban desde la minimización del hecho punible por la negación de lo evidente hasta la alucinante y alucinada afirmación de que denunciar el delito perjudica al instituto. Cobardía moral e indecencia intelectual.

Pues bien, esta semana tenemos otro claro ejemplo de la decadencia de nuestra sociedad.

Hace unos días un tal Manuel Cobo, sólo conocido por servir al ambicioso socialista Alberto Ruiz-Gallardón y hacer el ridículo cuando se presenta a congresos en el seno del PP, arremetía de forma soez y barriobajera contra la presidenta de la Comunidad de Madrid, a la cual no sólo injuriaba gravísimamente, sino que incluso le imputaba delitos o, cuanto menos, irregularidades en su gestión. El Comité de Garantías lo ha suspendido cautelar, que no definitivamente, de militancia. Gallardón, por supuesto, ni acata ni respeta nada que no sean sus antojos y, así, un señor suspendido de militancia en el PP es el portavoz municipal… del PP. Al menos el señor Cobo al menos ha tenido el derecho de audiencia que a Ricardo Costa, no sé a qué espera éste para llevar su suspensión y cese a los tribunales ordinarios de Justicia (al fin y al cabo negar el trámite de audiencia al interesado es la misma aberración que ponerse a escuchas conversaciones cliente-abogado), el PP de Rajoy le ha negado.

Pues bien, resulta que en Génova se celebró un Comité Ejecutivo que a mí, no lo pude evitar, me recordó al “proceso de paz” puesto en marcha por la dirección del centro en que las dos menores sufrieron abusos. En Villalbilla fueron convocados los padres de las víctimas y los padres de los presuntos delincuentes sexuales. En Génova 13 Mariano Rajoy convocó al injuriador y a la injuriada. Y encima amparando, con su cómplice silencio, el linchamiento de la víctima. Vergonzoso. Como patéticas las afirmaciones publicadas en prensa de Manuel Cobo de que siente miedo por sus hijos y por los hijos de todo el mundo. Qué quieren que les diga, a mí me parece acertadísima la decisión de Aguirre de no acudir al aquelarre que le tenían preparado. Y me resulta especialmente bochornosa la forma de proceder de María Dolores de Cospedal quien, acaso por zafarse del acoso al que la tienen sometida Mato, Gallardón y Arenas, arremetió horas después contra la víctima, menos mal que quien opinara fuera de Génova iba a ser expedientado, porque no se prestó al linchamiento. Sí, así actúa Cospedal, quien estuvo callada cuando la semana pasada Francisco Camps los plantó en el Comité Ejecutivo y que ahora no para de largar contra su ex jefa, a quien le debe casi todo.

Una guerra fratricida y posiblemente irreversible ha estallado en este PP de baronías y taifas, tan del gusto de Fraga y tan distante del PP de José María Aznar. Y el resultado es incierto. Habrá que esperar acontecimientos.

Noticias relacionadas

La plaga del divorcio

El divorcio se le considera un ejercicio de libertad cuando en realidad es un camino hacia la destrucción moral

Tortura y poder

Está claro que la tortura no puede ser objeto de justificación, ni siquiera la aparentemente civilizada

Absurdo pensar que Casado pueda reflotar al PP para mayo

“Nuestra recompensa se encuentra en el esfuerzo y no en el resultado. Un esfuerzo total es una victoria completa.” Mahatma Gandhi

¿Está más cerca la República en España?

¿Por qué triunfó la Moción de censura contra Rajoy?

Ábalos, Organización y Fomento

¿Ferrocarril en Extremadura? No me siento responsable
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris