Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   The Washington Post Writers Group   -   Sección:   Opinión

El inminente desenlace de la Sanidad

E. J. Dionne
E. J. Dionne
jueves, 5 de noviembre de 2009, 02:27 h (CET)
WASHINGTON – El próximo enfrentamiento de la sanidad ya ha dado comienzo. Es la batalla por definir el proyecto de ley que aprobará el Presidente Obama eventualmente signo como victoria de consumidores, contribuyentes y el bien común.

Se podría decir que esta opinión es prematura. La legislación aún no ha sido aprobada por la Cámara o el Senado, hay diferencias entre los dos órganos, y algunos moderados aún tienen dudas.

Pero salvo un sorprendente comportamiento contraproducente por parte de los Demócratas, un proyecto de ley decente llegará a manos de Obama. Él y su partido serán entonces titulares de la reforma más profunda de la red de seguridad social estadounidense desde la aprobación de Medicare en la década de los 60 y, posiblemente, de la seguridad social en los años 30.

Ambos partidos lo saben. Es por eso que gran parte de la retórica que se escuchará durante las próximas semanas no estará relacionada con aprobar un proyecto o no. Estará diseñada para modelar la forma en que los votantes que decidirán las elecciones de 2010 - y, en última instancia, el destino de la propia reforma sanitaria - van a percibir el nuevo sistema.

Los Republicanos se esfuerzan por reducir al mínimo los beneficios que se derivarán de la reforma y se erigen para afirmar que todo lo malo que suceda a la atención sanitaria en los próximos años es culpa de Obama. Será un poco como esos taxistas de Nueva York durante finales de la década de los 60 y principios de los 70 que despreciaban tanto al alcalde John V. Lindsay que estaban dispuestos a echarle la culpa hasta del mal tiempo.

Y como la mayoría de los cambios no se hacen efectivos hasta el año 2013, los próximos años serán un momento de incertidumbres e incógnitas. Los ciudadanos generalmente quieren saber lo que sacan ellos, y qué obtendrán (BEG ITAL)ahora mismo(END ITAL).

Es por eso que el documento más importante de los Demócratas de la Cámara difundido la pasada semana al presentar su proyecto era una lista de 14 prestaciones que serán creadas con efecto inmediato.

Estas reformas incluyen la prohibición de los límites vitalicios a la cobertura impuestos por las aseguradoras y el final de las "cláusulas de rescisión" en las que se amparan las aseguradoras para anular bruscamente las pólizas de los pacientes después de presentar reclamaciones. Una de las reformas más populares del proyecto de ley - prohibir a las aseguradoras la negación de cobertura a aquellos con enfermedades anteriores a la firma de la póliza -- no entra en vigor hasta más tarde. Así que el proyecto de la Cámara crea un grupo provisional de alto riesgo para ayudar a aquellos que necesitan cobertura en el ínterin.

También hay beneficios concretos para los afiliados a Medicare, incluyendo una reducción inmediata del precio de las medicinas, y una disposición muy popular que permitirá a los pacientes conservar a sus hijos dentro de los planes familiares hasta los 26 años.

Especialmente importantes son las nuevas inversiones en centros de salud y los esfuerzos por elevar la cifra de médicos de familia. Mientras millones de personas tienen acceso a una atención decente, el sistema tendrá que proporcionar más médicos, enfermeras e instalaciones donde tratarlos.

"La gente se entusiasmará con 2013," decía el Representante George Miller, presidente del Comité de Educación y Trabajo de la Cámara, que comparte la jurisdicción del proyecto de ley sanitaria. "Pero hay suficientes beneficios entre ahora y entonces para mantenerlos comprometidos y mantenerlos dispuestos".

La palabra clave aquí es "entusiasmado" y la tarea central de los partidarios de la reforma sanitaria es elevar el debate a la cuestión central en juego: ¿Se va a unir Estados Unidos a todas las demás democracias ricas que proporcionan atención médica a casi todo el mundo? ¿O vamos a desperdiciar la oportunidad?

Miller se centra en la ansiedad innecesaria que la garantía de una sanidad pública ahorrará a la familia media. "Ahora mismo, cuando usted pierde su trabajo, también pierde su seguro, su posibilidad de enviar a su hijo a la universidad, y a veces su casa," dice. Saber que la atención sanitaria va a estar siempre ahí no soluciona todos esos problemas pero elimina una pesada carga.

Si bien las negociaciones entre las dos cámaras serán difíciles, mi intuición me dice que podrían ser menos encarnizadas de lo que algunos pronostican.

Por ejemplo, las dos cámaras podrían dirimir sus diferencias en la financiación incluyendo una versión descafeinada de los planes del Senado de subir los impuestos a las rentas altas mientras se reduce el impuesto de la Cámara a los millonarios. Parte de los controles del gasto del Senado podrían añadirse mientras se conserva el enfoque más generoso en la cobertura que tiene la Cámara. Y un plan público sobrevivirá porque es la opción que entiende y quiere la mayoría de los estadounidenses.

Por encima de todo, los negociadores deben saber que si hacen que el trámite parezca un infierno, socavarán la confianza de la opinión pública en el resultado. A partir de ahora, no están simplemente promulgando una ley. Están lanzando un producto.

Noticias relacionadas

Qué explicaría la visita de Xi Jinping a Panamá

Panamá no constituye ejemplo de gran o mediana potencia

¿A quién voto en las próximas elecciones andaluzas?

Los socialistas han gobernado en Andalucía desde 1982 sin interrupción y no hemos salido del vagón de cola

Macron y Mohammed 6 en tren de alta velocidad

Mientras otros países del Magreb se resisten a la modernidad, Marruecos se suma a la carrera espacial y viaja en trenes de alta velocidad

¿Hacia un Brexit traumático?

La irrupción de fuerzas centrífugas consiguió la victoria inesperada

Interior del Ministro de Interior

​Desayuno de Europa Press con el ministro de Interior Grande-Marlaska en el hotel Hesperia de Madrid. Llegué con adelanto y atendí el WhatsApp: “¡Vaya espectáculo!.
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris