Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Corrupción

Manuel Villena (Granada)
Redacción
miércoles, 4 de noviembre de 2009, 04:01 h (CET)
Nadie osa dudar que la corrupción campa a sus anchas a lo largo y ancho de España. Las causas de este desmadre de corruptelas son varias. La ley es sumamente benevolente con este delito. Recuerdo, allá por marzo del 2008, el caso de los Albertos. Éstos fueron condenados por el Tribunal Supremo , entre otras cosas a devolver una importantísima cantidad. El Tribunal Constitucional, en esta ocasión raudo y veloz, encontró lugar y tiempo para revocar la sentencia condenatoria ahorrándole a los imputados el pago de la cantidad presuntamente estafada.

Otro caso muy llamativo lo protagonizó el Sr. Roca (caso Marbella). Este señor podía "conmutar una multa de 2´4 millones de € por un mes de cárcel." ¿Alguien conoce un negocio más rentable?

En otras ocasiones la Ley contempla la prescripción del delito. Así hemos visto en varias ocasiones como los autores de importantísimas estafas, tras un lujoso retiro caribeño, regresan como héroes a disfrutar del fruto de su "sacrificado trabajo"

Por último citar el colmo de la desfachatez: la publicidad y promoción de la corrupción. En este aspecto las televisiones han jugado hasta ahora un importantísimo y denigrante papel, pues han premiado a los corruptos con astronómicas cifras por contar, con pelos y señales y sin el menor atisbo de vergüenza, ante las cámaras, sus rentabilísimas fechorías.

La ley debe cambiarse y que contemple el arrepentimiento y rehabilitación del culpable. Que más rehabilitación y muestra de verdadero arrepentimiento que la restitución de lo estafado más los intereses correspondientes. Si así fuera la tentación del corrupto sería prevenida con la profunda reflexión.

Noticias relacionadas

El día de…

Nos faltan días en el año para dedicarlos a las distintas conmemoraciones y recordatorios

Como hamsters en jaula

​Hermanos: estaréis de acuerdo conmigo de que los acontecimientos políticos están pasando a una velocidad de vértigo

La revolución del afecto como primer efecto conciliador

Nuestro agobiante desconsuelo sólo se cura con un infinito consuelo, el del amor de amar amor correspondido, pues siempre es preferible quererse que ahorcarse

¿Qué se trae P. Sánchez con Cataluña?

Se dice que hay ocasiones en la que los árboles no nos dejan ver el bosque

¿Nuestros gobernantes nos sirven o les servimos?

Buscar la justicia, la paz y la concordia no estoy seguro de que sea al principal objetivo de los gobernantes
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris