Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Cuestión de pelotas   -   Sección:  

Cambio de ciclo

Eduardo Patiño
Eduardo Patiño
lunes, 2 de noviembre de 2009, 06:36 h (CET)
Por fin, se acabó. El campeonato del mundo de Fórmula Uno 2009, uno de los más aburridos y esperpénticos que se recuerdan, ya es historia. Y con él, se pone punto y final a la segunda etapa de Fernando Alonso como piloto de Renault. Siempre se dijo que segundas partes nunca fueron buenas, y en este caso, era evidente que la relación entre ambos era lo más parecido a un matrimonio de conveniencia. Alonso, porque su marcha de McLaren le dejaba en tierra de nadie, a la espera de que quedara un volante vacante en Ferrari, y Renault, porque sabían que el regreso de Fernando era la única salvación posible para un equipo totalmente a la deriva.

Y es que, a pesar de la gran inversión y esfuerzo realizado, hay cosas muy difíciles de cambiar de un año para otro. En 2008 se alegaron errores de cálculo con el simulador y, pese a las enormes dificultades, la temporada quedó maquillada por las dos victorias conseguidas y el quinto puesto en el mundial de pilotos, pero el 2009 tiró por la borda todas las esperanzas y se convirtió en una auténtica pesadilla desde las primeras carreras. Cierto es que el campeonato ha sido una lotería marcada por las diferentes interpretaciones en el reglamento, especialmente con el famoso difusor -que ha dado un vuelco radical a la clasificación-, pero los problemas internos, incluidos el escándalo de Singapur y la consiguiente marcha de Briatore, han dejado cierto sabor a fracaso en la retina de todos.

Pese a sentir cierta predilección por la escudería francesa, una marca con la que nos hemos sentido identificados durante mucho tiempo y que ha permitido a un español convertirse en bicampeón del mundo, me alegro de que esta etapa haya llegado a su fin. A todos nos hubiera gustado que esta relación de amor-odio hubiera tenido un final diferente, no ya feliz, pero por lo menos decente. Al final no ha podido ser y el decimocuarto puesto de Abu Dhabi es el fiel reflejo de lo sucedido durante la temporada. El ovetense abandona la fábrica gala con un podio en su haber, en la que es su segunda peor campaña desde que llegó a la F-1, solamente superada por el año de aprendizaje en Minardi.

Fin de una etapa y principio de otra. Hasta siempre Renault, hola Ferrari. Desde hoy, a pensar en rojo.

Noticias relacionadas

El lado golpista del Frente Guasu

Los seguidores del cura papá Fernando Lugo acusan de golpistas a varios entes, empresas y medios con los cuales siguen vinculados

Telecinco condenada por el Tribunal Supremo por realizar publicidad encubierta

Clemente Ferrer

Empecemos a soñar con Madrid 2020

Los votantes del COI tienen un sentimiento de deuda con la candidatura española

Se acabó la Liga escocesa

Habrá que acostumbrarse a ver como el dueto Madrid-Barcelona, nuevamente, lucha por ganar la próxima Liga, mientras que los demás juegan y pelean por la “otra liga”

¿Cristiano o Messi? Y tú ¿De quién eres?

María Xosé Martínez
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris