Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Opiniones de un paisano   -   Sección:   Opinión

Antivirus y democracia

Mario López
Mario López
lunes, 2 de noviembre de 2009, 06:24 h (CET)
El comportamiento del común de los antivirus informáticos me ha dado mucho que pensar y me ha llevado a realizar un análisis comparativo entre el sistema de protección del ordenador con el sistema de protección de nuestra llamada democracia. El antivirus testea constantemente el sistema para prevenir el asalto de algún intruso o la presencia de algún archivo maligno. Puertos USB, correos electrónicos, páginas WEB, unidades de almacenamiento. Nada escapa a su vigilancia.

Y en cuanto detecta algún virus, espía o troyano da la voz de alerta, muestra a los objetos deleznables en un letrero de diálogo y plantea al usuario las siguientes disyuntivas: ignorar, trasladar al baúl o borrar. Por regla general, lo primero que elegimos es borrar el archivo infectado, pero no siempre el antivirus opina como tú y, en ocasiones, te impide ejecutar la sentencia de muerte. En ese caso, la siguiente operación que realizas es trasladar el objeto maligno al baúl de Karina. Solamente cuando tienes la certeza de que el objeto causante de la alarma es benigno (en contra de lo que le pudiera parecer al experto antivirus), decides ignorarlo y no haces nada. Bueno, pues si analizamos el sistema de protección del que disponemos los ciudadanos para defendernos de sujetos deleznables tendremos que admitir que nuestro ordenador está mucho mejor protegido que nosotros mismos. Nuestro particular antivirus vigila cuando buenamente puede o quiere. Da la voz de alarma dependiendo de la identidad del sujeto y delega en un tribunal la decisión de ignorar, trasladar al baúl o eliminar al malhechor (de hecho esta última opción ya no está disponible en nuestra última versión del Código Penal). A los ciudadanos, todo lo más, nos asiste el derecho a despotricar en la barra del bar. Después de años observando la extraordinaria eficacia de los antivirus informáticos, he llegado a la conclusión de que lo mejor sería que nuestra sociedad activara todos los controles necesarios para garantizar una vigilancia continua y eficaz del sistema y, así, poder detectar la presencia de un sujeto deleznable. Siempre. Una vez identificado el malhechor, lo mejor sería decidir qué hacer con él en función del peligro objetivo que su actividad supone para el conjunto de la sociedad. Si el sujeto es simplemente un gamberro, un cantamañanas, o un carterista del tres al cuarto, se le puede ignorar después de someterlo a la vergüenza pública de mostrar su rostro en las portadas de todos los periódicos y en las cabeceras de todos los informativos de televisión. Si se trata de un criminal que ha agredido gravemente a un particular o a un conjunto reducido de personas, se le traslada al baúl del penal. Y si la actividad del delincuente supone una grave agresión para el conjunto de la sociedad, se le elimina. Estoy en contra de la pena de muerte pero, en buena lógica informática, podría admitirla para los casos de genocidio, especulación financiera, especulación inmobiliaria, ERE, atentado contra la sanidad pública, corrupción, cohecho y prevaricación.

Noticias relacionadas

Gobernantes y gobernados

De la adicción a los sobornos, a la adhesión de los enfrentamientos: ¡Váyanse al destierro ya los guerrilleros!

Borrell en retirada o táctica del PSOE

Pátina de sensatez capaz de equilibrar unos nombramientos en su momento tomados como extravagancias

Plagscan desmiente a la Moncloa y R.Mª.Mateo censura la TV1

Un gobierno enfocado únicamente a conseguir mantenerse en el poder

Inexorable Fin de la Farsa del “Sahara Occidental”

En 1975 un pueblo desarmado derrotó al último aliado de Hitler y Mussolini que seguía delirando tres décadas después de la disolución del Eje

Respeto a la Presidencia del Gobierno

'Avanzamos' como eslogan de bienvenida
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris