Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Contar por no callar   -   Sección:   Opinión

Todos a la cárcel

Rafa Esteve-Casanova
Rafa Esteve-Casanova
@rafaesteve
domingo, 1 de noviembre de 2009, 09:51 h (CET)
El martes por la mañana el oasis político catalán sintió un terremoto con epicentro en Santa Coloma y ramificaciones en los alrededores de lo que fue la Generalitat de los tiempos de Jordi Pujol. El juez Garzón cabalgaba de nuevo y la guardia civil, esposas en ristre, ofrecía cómodo alojamiento en el cuartelillo a conocidos nombres de la política catalana, Macià Alavedra y Lluís Prenafeta eran detenidos junto con los militantes del PSC Bartomeu Muñoz, alcalde de Santa Coloma, y su concejal de urbanismo Manuel Dobarco, a todos ellos les acompañaba en esta particular “cuerda de presos” Luís García, más conocido como “Luigi”, que fue diputado autonómico por el PSC y a quien su mismo partido expulsó hace tiempo por conductas semejantes a las que ahora le han llevado a la Audiencia Nacional, luego se añadirían constructores y algún que otro gestor municipal. Rafael Azcona no hubiera podido escribir un guión mejor que el que algunos miembros de la clase política están haciendo con sus vidas y cambalaches.

Desde Catalunya se miraba hacia Madrid, Valencia y Mallorca pensando que aquí no pasaban las cosas que habían llevado el nombre de estas ciudades a las primeras páginas de la prensa y a las cabeceras de los telediarios un día si y otro también. Todavía resonaban en la sede del Partido Popular en la calle Génova las declaraciones del Vicealcalde de Madrid el día anterior en el periódico El País cuando el “juez de jueces” atacaba de nuevo y ponía a temblar a una parte de la clase política española poniendo en la picota a nombres tan míticos en la política catalana como los de Alavedra, Prenafeta y Muñoz actual Vicepresidente de la Diputación de Barcelona. Esta vez no estábamos ante simples militantes desconocidos, uno de los detenidos tiene mando en plaza en la Diputación barcelonesa y los otros dos han sido durante años las manos derecha e izquierda de Jordi Pujol aunque ahora desde CiU se les tilde de simples militantes sin responsabilidades.

Los nombres de estos dos ahora simples militantes de CiU ya salieron hace tiempo también en las crónicas de tribunales de la prensa, Macià Alavedra que ostentó con el pujolismo diversas Consellerías tuvo que abandonar la de Economía y Finanzas cuando se le relacionó con el juez Lluis Pascual Estivill y con Javier de la Rosa por un caso de extorsión y soborno. De él se dijo que era “el hombre de los negocios” de Jordi Pujol, y eso es lo que hizo al dejar su cargo político, seguir en el mundo de los negocios como “conseguidor”, al fin y al cabo para algo tenían que servirle sus múltiples relaciones con el entorno del poder. Lluís Prenafeta tuvo hasta caso con su nombre en las paginas de tribunales, el llamado “Caso Prenafeta” del que salió limpio de polvo y paja aunque tocado políticamente, y claro tuvo que ganarse la vida haciendo lo único que sabía hacer: negociar para el mejor postor. Su relación con Jordi Pujol fue intensa, en su empresa Tipel trabajaron un cuñado del President, uno de sus hijos y durante un tiempo el director comercial de internacional era un joven llamado Artur Mas. Tal vez debido a todo esto desde ClU y con la boca pequeña tan sólo se les ha suspendido temporalmente de militancia.

Pero en el puño y la rosa catalanes las aguas también bajan revueltas, el alcalde de Santa Coloma y Vicepresidente de la Diputación de Barcelona tampoco es un militante cualquiera y se hace difícil de entender que en la cúpula de la calle Nicaragua, sede del PSC, ignoraran las idas y venidas de su afiliado cuando en el pueblo era voz populi lo que ahora ha sacado a la luz la investigación del juez Garzón. Bartomeu Muñoz, hijo de quien fuera alcalde franquista de Santa Coloma durante más de quince años, no se dignaba ni tan siquiera vivir en la población cuyo Ayuntamiento presidía, tenía a menos vivir junto a sus convecinos y habitaba en un piso señorial frente al Turó Park, una de las zonas elitistas de Barcelona, y en el PSC estaban en la inopia o tal vez miraban hacia otro lado.

Ahora todos están en la cárcel, esposados recogían las azules bolsas de basura en las que iban sus pertenencias y en furgones de la Guardia Civil salían hacia un nuevo destino: la prisión incondicional dictada por el juez Garzón. Seguramente todavía seguirán saliendo más nombres y más ramificaciones de este asunto que se destapó en un paraíso fiscal cuando Garzón investigaba en el BBVA Privanza donde al parecer iban a parar parte de los millones de euros que esta camarilla de presuntos delincuentes afanaba a los contribuyentes. Los políticos hablan de cambiar las leyes para evitar casos como estos y tal vez sea llegada también la hora de legislar el trasiego de dinero que se produce entre presuntos delincuentes y oficinas bancarias de bancos españoles en paraísos fiscales ya que sin ellas muchos de estos delitos monetarios no serían posibles. Así que, todos a la cárcel y que aparten sus sucias manos de la política a la que están manchando con su innoble manera de proceder.

Noticias relacionadas

La plaga del divorcio

El divorcio se le considera un ejercicio de libertad cuando en realidad es un camino hacia la destrucción moral

Tortura y poder

Está claro que la tortura no puede ser objeto de justificación, ni siquiera la aparentemente civilizada

Absurdo pensar que Casado pueda reflotar al PP para mayo

“Nuestra recompensa se encuentra en el esfuerzo y no en el resultado. Un esfuerzo total es una victoria completa.” Mahatma Gandhi

¿Está más cerca la República en España?

¿Por qué triunfó la Moción de censura contra Rajoy?

Ábalos, Organización y Fomento

¿Ferrocarril en Extremadura? No me siento responsable
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris