Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Carta al director  

El auténtico desarrollo proviene “de compartir bienes y recursos”

Enric Barrull (Gerona)
Redacción
sábado, 31 de octubre de 2009, 21:35 h (CET)
Con motivo de la celebración del Día Mundial de la Alimentación he pensado en este tema pues me preocupa que más de 1.000 millones de hombres pasen hambre. Entre lo que he leído ha sido la última encíclica del Benedicto XVI, de ella he sacado algunas conclusiones que me parece importantes.

En un esfuerzo de síntesis, siguiendo siempre al Papa en su última encíclica en la que dice: “la verdad es la luz que da sentido y valor a la caridad”, y que esta luz “es simultáneamente la de la razón y de la fe, por medio de la cual la inteligencia llega a la verdad, natural y sobrenatural de la caridad, percibiendo su significado de entrega, acogida y comunión”. “Sólo con la luz de la caridad, iluminada por la luz de la razón y de la fe, es posible conseguir objetivos de desarrollo con un carácter más humano y humanizador”. ¡Que lejos está esto del individualismo egoísta fruto del relativismo! El auténtico desarrollo proviene “de compartir bienes y recursos”, dice el Papa, cosa que no se asegura sólo con el progreso técnico y con meras relaciones de convivencia, sino con la fuerza del amor “que abre la conciencia del ser humano a relaciones recíprocas de libertad y de responsabilidad” continúa. En la misma encíclica se detiene en dos criterios orientadores de la acción moral que se derivan del principio “caridad en la verdad” –título de la Encíclica-: la justicia y el bien común. Advierte que en una sociedad en vías de globalización, “el bien común y el esfuerzo por él han de abarcar necesariamente a toda la familia humana, es decir, a la comunidad de los pueblos y naciones”. Ni tiene soluciones técnicas ni pretende ofrecerlas. Pero la Iglesia –como hace con esta Encíclica el Papa- tiene una misión de verdad que cumplir para una sociedad a medida del hombre, de su dignidad, de su vocación.

Noticias relacionadas

Monumento al abuelo desconocido

Hemos visto abuelos que han sido el fiel guardián de sus nietos, horas y horas del día dedicadas a ellos, sin descanso ni pausa

120 años del arriado de la bandera española en La Habana

La ceremonia que simbolizó la renuncia de España sobre Cuba

Bersuit Vergarabat y el museo de grandes decepciones

Proyectos artísticos como Bersuit Vergarabat ayudan a transitar por este mundo aciago

Los taxistas, Ávalos (Fomento) y el control de los alquileres

“En el mejor de los casos, la consecuencia de fijar un precio máximo a un artículo determinado será provocar su escasez.” Henry Hazlitt

Foro de Davos y globalización

Es positivo que se reúnan muchos jefes de gobierno de todo el mundo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris