Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Etiquetas:   Cine   -   Sección:  

'Bridget Jones: Sobrevivir ', Beeban Kidron

Tania Serrulla
Redacción
lunes, 27 de diciembre de 2004, 06:47 h (CET)
Una divertidsima y rechonchita Rene Zellweger vuelve a meterse en la piel y la revoltosa vida de la periodista Bridget Jones para demostrar a todo el mundo que ya no es la misma de antes y que sus pretensiones sobre los hombres van ms all de las trampas de los guaperas de turno para acostarse con ella.

Una divertidsima y rechonchita Rene Zellweger vuelve a meterse en la piel y la revoltosa vida de la periodista Bridget Jones para demostrar a todo el mundo que ya no es la misma de antes y que sus pretensiones sobre los hombres van ms all de las trampas de los guaperas de turno para acostarse con ella.

La comedia, con guios a los culebrones de barrio, comienza hacia la mitad de la relaci n entre Bridget y Mark el abogado. Pero no es oro todo lo que reluce y los asuntos amorosos de la nueva pareja no marchan del todo bien. La incursin de la secretaria de Mark en la relaci n, las aspiraciones matrimoniales de nuestra amiguita y la reaparicin repentina e inoportuna del presuntuoso Daniel Cleaver provocan una confusi n de polos en la ajetreada vida de Bridget, haciendo preguntarnos si caer en sus redes de mujeriego nato e intransigente o no.

As , tras una serie de circunstancias anecdticas y disparatadas propias de novela americana sobre hombres y mujeres y sus confusiones de sexos muy al estilo de las protagonistas agudas y perseverantes de Sexo en Nueva York, Brdiget se embarca en una de las tareas m s difciles de su conciencia sentimentalista e inmadura: recuperar el amor de Mark, a n cuando parece estar liado con su secretaria, mientras Daniel se le mete por los ojos y la engaa otra vez -.

Uno es ejecutivo, guapo, trabajador, responsable y perfeccionista pero algo pedante; el otro es la seduccin, atractivo, divertido, orgulloso y conquistador pero un fraude absoluto que enga a a todo lo que lleve faldas con una mnima capacidad para enamorarse. Aqu entra en juego nuestra protagonista.

Tan divertida como la anterior, aunque en algunas secuencias pierde ritmo y espontaneidad escnica, el gui n es bastante flojo y Colin Firth poco expresivo en las escenas en que tiene que demostrar el carisma seductor que enamor al p blico en la precuela, en este sentido, Hugh Grant tiene el cielo y el sueldo ganado. Tiene gags graciosos y la cmara atrapa a una Zellweger sencillamente genial en situaciones que ni ella misma estar a dispuesta sino fuera por el personaje. Los cambios de humor constantes y las imprevisibles escenas ocurrentes de irnica familia feliz hacen honor a eso de nunca segundas partes fueron buenas. Lo mejor, el comienzo, lo peor, el supuesto lesbianismo ã“”Ö sobrante - de la secretaria de Mark; en definitiva, una comedia romntica sobre la periodista m s patosa de la historia que intenta arreglar su vida sentimental en un perfecto final feliz con el rostro de la megapopular estrella operada Zellweger para fans de la primera con explosivo arranque, promocin acertada y una producci n a prueba de bomba, taquillazo seguro.

La historia tiene gancho mucho y redunda en la miserable vida de la tpica solterona americana de clase media, alta los padres - con un trabajo de periodista barata acosada por su jefe que aspira a casarse y tener hijos en una sociedad cada vez m s machista y sexista que rechaza el honor de la mujer en la lucha constante y sonante de sexos en la que, por descontado, gracias a sus irresistibles y eficaces armas de mujer, deja huella; gracias Bridget, eres un verdadero ejemplo a seguir.

Noticias relacionadas
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris