Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Políticamente incorrecta   -   Sección:   Opinión

Gallardón: la maté porque era mía. Aguirre: de eso nada, era mía. Rajoy: ¿el qué? ¿A quién?

Almudena Negro
Almudena Negro
@almudenanegro
viernes, 30 de octubre de 2009, 02:06 h (CET)
Increíble por soez y barriobajera la penúltima pataleta organizada por boca de Manuel Cobo y desde el periódico-amigo “El País” por Alberto Ruiz-Gallardón contra Esperanza Aguirre. Dos enemigos políticos que a los que alguna vez fuimos, sí, en pasado, votantes del PP nos tienen hartos de sus continuas peleas. Batallas en las cuales la utilización de personas, instituciones o medios de comunicación es habitual. A ver si se enteran de una vez todos estos señores que peor que la corrupción, en todas partes cuecen habas y lo sabemos, llevamos algunos las peleas de gallitos por un “quítate tú que me pongo yo”; luchas descarnadas por el poder, la pasta y la influencia. Y todo esto mientras los españolitos nos matamos a trabajar y a ver cómo llegamos a fin de mes.

Del señor Cobo qué decir después de lo denunciado Santi Abascal quien ha narrado cómo el vicealcalde madrileño puso hace un par de años todo tipo de trabas, dignas del mejor ZP y el “a mí también me mataron a mi abuelo”, al monumento a las víctimas de la barbarie terrorista erigida por suscripción popular por la Fundación DENAES. Ni quería que estuviera en la conocida “plaza de la Dignidad”, donde ETA reventó de un bombazo a una decena de Guardias Civiles; ni quería que se mencionara la palabra España, y, en el colmo de la vileza, se permitió, según relata el joven vasco, afirmar que si hay que poner monumentos a las víctimas del terrorismo nacional-socialista vasco, habría que ponérselas también “a las mujeres maltratadas”. Lo suyo, señor Cobo no es “de vómito”. Es vomitivo.

Sucede que la brutal arremetida gallardonita amenaza, y tal vez ese sea el motivo, con llevarse por delante a la cúpula del Partido Popular y consolidar en el gobierno al nefasto y sectario Rodríguez Zapatero. Porque lo que ha hecho el señor alcalde es adosarle a Mariano Rajoy una bomba en los bajos de la gaviota. A un Mariano Rajoy que juega, siguiendo arriólicos consejos, a hacerse el muerto al tiempo que desde su entorno se filtra que están planteándose, amagando sin dar en lo que constituye otro error más de quien pretende supuestamente liderar el centro-derecha e incluso a España, poner una gestora en el PP de Madrid. No lo hará. Le gusta la Alianza Popular de las baronías, las luchas cainitas y los reinos de Taifas. Sólo falta Ruiz-Gallardón colocado como en su día junto al centrista Manuel Fraga, de Secretario General para que la involución del centro-derecha y la destrucción de la refundación acometida por José María Aznar y su gente en los 90, que permitió al PP acceder al gobierno, sea completa.

En Ferraz deben estar con agujetas de tanto retorcerse de la risa. Adiós al “caso Faisán”, adiós a la crisis económica, adiós a la complicidad de ZP y Moratinos con cuanto tirano mora en el planeta. La oposición dedicada a hacer oposición a la oposición. ¿Es que no ven que van a conseguir perder la Comunidad de Madrid (tengo para mí que el ayuntamiento ya está perdido gracias a la extorsión en forma de impuesto)? ¿Es que en el ombliguista y funcionarial PP no se dan cuenta de la oportunidad que están dejando pasar?

Quizá quien mejor se percate de la oportunidad de oro que tienen los de Rajoy sea precisamente el eterno aspirante a codazos, Alberto Ruiz-Gallardón, cada día más quemado de cara no sólo a la militancia sino a un electorado despierto ya del sueño de Madrid 2016 y mosqueadísimo ante el saqueo permanente al que tiene sometidos a los madrileños. Y tal vez de ahí, de la caída brutal de popularidad y de la posibilidad de perder la mayoría absoluta en la próxima confrontación electoral si el PSOE presentara a alguien mínimamente aseadito y poco sospechoso de ser un socialista radical, el penúltimo intento de voladura del centro-derecha español.

De fondo, dicen, las ganas de Aguirre de quitarse de en medio, después del despido obligado y fulminante (o no tanto, que su gente sigue haciendo y deshaciendo a su antojo en el Canal de Isabel II) de Ildefonso De Miguel, recolocado y a la espera de tiempos mejores en “Intereconomía”, a un Ignacio González cuyas “manos derechas” empiezan a ser demasiado conocidas en los mentideros políticos y no políticos. Gürtel podría estar demasiado cerca. Al fin y al cabo, aunque no se quiera recordar, fue el jefe político del imputado Alberto López Viejo. Quitárselo de en medio colocándolo al frente de Caja Madrid, cuarta entidad financiera del país y de quien dependen vía créditos numerosas empresas, entre otras la propia PRISA (¿a que así se explican muchas cosas?). Caso de llegar, que no creo, si gestionara la entidad con la misma falta de profesionalidad y nepotismo que él y su gente ha gestionado Quiero TV, perdón, la empresa de aguas madrileña, la ruina estaría garantizada. Claro que los de Rajoy y Gallardón no quieren colocar en la Caja a un gestor. También ellos apuestan por un político. En este caso, Rodrigo Rato, hasta hace nada, y ellos dicen que así sigue siendo, amigo de Esperanza Aguirre. Ciertamente retirado de primera línea desde hace seis años, pero político de raza.

Y, mientras, los ciudadanos asistimos, entre escandalizados y cabreados, al poco edificante espectáculo de quienes, sin que se les caiga la cara de vergüenza y sin parar de mentarnos y prometer que es por nuestro bien, quieren hacerse con el control de otro centro de poder y dinero. Como afirma el Presidente de Castilla-León: “hasta los…”. Mi voto, que diría aquél, para las carpas del Retiro.

Noticias relacionadas

Verdades que no podían contarse

La historia aparece llena de metepatas y renuncios, y allí está Villarejo para grabarla

Más medidas contra la violencia de género

Que en un par de días haya cuatro asesinatos por violencia machista indica que se debe proteger más a las mujeres y a los menores

Un PSOE perplejo al ser combatido con sus mismas armas

“Mateo 7:2 -Porque con el juicio con que juzguéis, seréis juzgados; y con la medida con que midáis, se os medirá”. (Santa Biblia)

Hacerse mayor

Soy partidario de que cuando nos refiramos a las personas longevas no se le denominen viejas

Plagios y titulitis

Un autor es reconocido con un premio literario por el que verá editado su libro, hete aquí que el título coincide con un verso de otra poeta
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris