Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Opiniones de un paisano  

A vueltas con la memoria histórica

Mario López
Mario López
viernes, 30 de octubre de 2009, 02:05 h (CET)
Ahora, con la muerte de Sabino Fernández Campo y la publicación del libro “Suárez y el Rey” del periodista Abel Hernández, se ha vuelto a suscitar en diferentes medios la discusión sobre la oportunidad de la Ley de Memoria Histórica. Desde la derecha y algunos antiguos militantes de izquierdas se vuelve a insistir en los mismos argumentos: la nueva ley reabre heridas ya cerradas y divide a los españoles; la Transición fue un ejercicio de generosidad de los dos bandos en conflicto y la amnistía de 1977 supuso el acto definitivo de reconciliación con el que queda perdonado cualquier crimen político cometido hasta esa fecha. También, se añade, durante los sucesivos gobiernos de Felipe González y José María Aznar se llevaron a cabo varias iniciativas a favor de los republicanos perseguidos durante la dictadura.

Entonces, ¿por qué se critica la Ley de Memoria Histórica, si no deja de ser una iniciativa más en el camino de restituir derechos y dignidades ilegítimamente vulnerados? La ley de Memoria Histórica no abre una causa general contra el franquismo, sino las fosas de unos seres humanos enterrados en la ignominia. Pues, a lo que parece y según los detractores de la ley, todo los españoles teníamos que estar ya totalmente satisfechos con todo lo hecho hasta la llegada de Rodríguez Zapatero a la Moncloa. Según los defensores del olvido, en la raíz de la ley se encuentra el interés político de Rodríguez Zapatero por granjearse el favor de una izquierda radical para poder seguir gobernando. Pues nada más lejos de la realidad, como ha quedado acreditado con el hecho incontrovertible de que los presupuestos no han sido pactados con ninguna izquierda radical sino, más bien, en contra de ella. A mi modo de ver, tanto el PP como el sector del PSOE más próximo a Suresnes, han decidido sabotear cualquier iniciativa política restauradora de nuestra convivencia que proceda del gobierno de Rodríguez Zapatero. No le reconocen ninguna legitimidad para gobernar sobre estos asuntos. Y se olvidan de que la Ley de Memoria Histórica no es una iniciativa de ningún gobierno sino de las asociaciones de memoria histórica integradas por ciudadanos anónimos, represaliados o familiares de represaliados, que todavía no han recibido ningún tipo de resarcimiento por parte de nuestra democracia. Que durante la Transición y los sucesivos gobiernos de Felipe González y José María Aznar se hayan hecho muchas cosas a favor de la reconciliación de los españoles y en la construcción de una convivencia más justa y respetable no significa que no queden muchas otras cosas por hacer. Que muchos españoles hayan renunciado generosamente a sus reivindicaciones en aras de la reconciliación es algo que les hace honorables pero que no puede restar, de ninguna de las maneras, la más mínima legitimidad a aquellos que aún demandan de la sociedad una justa compensación por el daño sufrido en defensa de la democracia. Y, por encima de todo, siempre prevalecerá el inalienable derecho del pueblo soberano a revisar todo cuanto se haya hecho en el pasado y se presuma contaminado por factores contrarios a los que deben animar las decisiones en un auténtico y sano clima democrático.

Noticias relacionadas

Tan solo unas horas antes (II)

​En materia cultural, ¿promoveremos una cultura a favor del arte del teatro, el cine, el circo y los espectáculos musicales de todos los estilos y géneros?

Vértigos limítrofes

Por la muerte, por las desventuras, por las innumerables ignorancias, circulamos en las mismas fronteras del abismo. La retórica o la dialéctica no logran despegarnos de dichos horizontes

Aprender inglés pero amar el español

Aplaudo que se quiera aprender inglés pero me apena que no se ame de corazón el español, su lengua, su vocabulario, su literatura

Nunca antes la izquierda tan unida

Elecciones Generales

Segundo round

“Pero sin duda, el gran perdedor fue el hiperbólico Sánchez”
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris