Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
16º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Violencia Género   Machismo  

Si no eres para mí, no eres para nadie

Esta vez fue una mujer quien pronunció dichas mortíferas palabras
Violeta Sánchez Pintado
sábado, 20 de agosto de 2016, 10:30 h (CET)
Buscamos continuamente la erradicación de la violencia de género mostrando ante la misma la más grande de las repulsas. Campañas televisivas, manifestaciones, actividades de concienciación en centros educativos... Siempre enfocadas a la protección de las mujeres, esas que cada año se convierten en víctimas físicas, psicológicas e incluso mortales por centenares en nuestro país. Y esos son sólo los casos denunciados.

¿Pero qué pasa con los hombres? ¿Cuántos casos se denuncian? ¿Significa pues que no existe violencia del género femenino al masculino, o que la sociedad no los ha preparado para denunciar su realidad?

Lo más probable es que el hombre apuñalado en las Islas Canarias hubiera sufrido ya alguna situación alarmante con su pareja. Cuando los celos son los causantes de extrema violencia, éstos suelen contar ya con una trayectoria anterior y, en estos casos, la agresividad deja de ser cosa de hombres. El ser humano es racional por definición, pero en ciertas ocasiones nuestros instintos más primarios afloran y nos convierten en bestias.

El día en que toda persona sea consciente de la importancia del respeto por la vida ajena y que comprenda que nadie tiene el derecho de arrebatársela, la humanidad avanzará un nuevo eslabón en la escala evolutiva. Y sin embargo, siendo una premisa tan sencilla, queda tanto por hacer que parece una utopía que jamás se cumplirá.

No hay que preparar a las mujeres para que eviten ser víctimas ni a los hombres para que eviten ser maltratadores una vez entran en la pubertad. Hay que educar a cada individuo desde que nace en el respeto por la libertad y por la vida.
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

​Caraduras y sinvergüenzas: la insoportable banalidad de la hipocresía

Detengamos las mentiras de los que solo piensan en términos cuantitativos de más o menos

Estupidez del sometimiento

Las decisiones frívolas de los gestores, convierten en estúpidos los sometimientos, aún con la gravedad del momento

¡Maldita falta de transparencia!

Hay que salvar las televisiones privadas para que no hablen mal de su pésima gestión, pero no miran las morgues abarrotadas de ciudadanos y ciudadanas que fallecieron por su negligencia

La vida después del virus

Aunque el presente pueda lucir sombrío, no siempre los tiempos difíciles representan malos augurios y la historia de las pandemias lo demuestra

​¡Maldita falta de transparencia!

¿Entienden ahora los injustos 15 millones que el gobierno ha dado a las televisiones privadas?
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris