Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   -   Sección:   Opinión

Los jinetes del Apocalipsis cabalgan en España

Miguel Massanet
Miguel Massanet
martes, 27 de octubre de 2009, 00:55 h (CET)
Estamos, al día de hoy, en lo que podríamos definir como una situación de éxtasis de la incongruencia, de esquizofrenia de las instituciones y de estupidez generalizada de la ciudadanía; cuyo melting de efectos nos conduce, ineluctablemente, a la degradación de la sociedad y a la desintegración de los valores seculares de nuestro país; que parece condenado, desde que cayó bajo la égida socialista, a sumergirse en un estado de inconsciencia y desvarío; de la mano de unos gobernantes que no se sabe si han perdido la aguja de navegar o si, impulsados por secretos impulsos sectarios y proyectos revolucionarios, están decididos a establecer en nuestra nación un nuevo paraíso soviético; pero eso sí, conducido por una generación de políticos incapaces, amorales y, por supuesto, seguidores de las utopías más absurdas, olvidándose de que, contra el progreso, la civilización, y el desarrollo de la economía, no se puede luchar con discursos vacuos de sentido, repletos de demagogia y carentes del realismo que debe presidir siempre las actuaciones de un buen gobernante.

Es algo evidente, que la botella se puede presentar como medio llena o medio vacía, según sea la forma de interpretar una misma situación. En el caso del desempleo, por ejemplo, el Gobierno puede sacar pecho, poco por cierto, porque el paro ha descendido en 14.100 persona respecto al segundo trimestre, según la encuesta de la EPA (4.123.300 personas paradas), pero se deja en el tintero que la destrucción laboral sigue imparable, debido a que el número de ocupados descendió en 78.000 personas respecto al segundo trimestre. Hasta la apaga fuegos del Gobierno, la señora De la Vega, ha sido incapaz de esbozar una de sus extrañas sonrisas de satisfacción cuando ha dado la noticia de que, el porcentaje de parados, ha quedado en un 17`93% de la población activa. Y es que, el plan E –que tenía que rebajar el desempleo en 300.000 personas, en el que se despilfarraron, en obras inútiles, 8.000 millones de euros –; en virtud del cual, según el Gobierno, se esperaba reflotar el empleo; no he tenido el efecto deseado y continuamos generando destrucción de empleos y cierres de empresas en una proporción harto preocupante. Por otra parte, como ya es costumbre del Gobierno, los datos que se nos da por el INE tampoco coinciden con los que obran en manos de la CE, puesto que desde Bruselas rectifican la información que se nos ha dado, de tal manera que las referencias de Eurostat señalaban, al cierre del pasado mes de agosto, que la tasa de paro en España era del 18’9% con un total de 4.362.5764 parados.

Por otra parte, los Sindicatos, los grandes cómplices de Zapatero en esta política de subvenciones que se ha implantado en España, en lugar de reclamar ayudas para las empresas (créditos para sufragar sus inversiones) y concienciar a los trabajadores de la necesidad de implicarse activamente en contribuir, con medidas de austeridad, moderación salarial y aumentos de la productividad, a la viabilidad de las mismas; han preferido hacer oídos sordos al sentido común y decantarse hacia la política gubernamental, conscientes de que lo que están haciendo es perjudicial para sus representados, pero asegurándose la fidelidad del Gobierno y el continuar percibiendo, a cargo del Erario público, las cuantiosas ayudas que se les asignan en las partidas de los PGE, lo que les permiten aumentar sus ya cuantiosas reservas y, como no, sostener sin trabajar a miles de liberados que han encontrado el medio de darse la gran vida sin dar golpe. El grado de empecinamiento, sectarismo y obcecación de los líderes de los dos sindicatos mayoritarios, CC.OO y UGT, ha llegado hasta el extremo de que están amenazando con una huelga general contra las empresas, pero, ¡admírense ustedes! a favor ¡del Gobierno! Piensen la actitud que hubieran adoptado en caso de que quien hubiera gobernado hubiera sido el PP. Como decía Ganivet, todos los españoles deberían llevar en el bolsillo una carta que dijese: “Este español está autorizado para hacer lo que le dé la gana” Para estos señores, que no saben distinguir entre especulación financiera y economía productiva; que no diferencian entre los pillos de turno, de éstos que tanto abundan entre los amigos de ZP que fueron quienes le impulsaron a que, en lugar de dar créditos por importe de 50.000 millones de euros a las empresas industriales, a las de servicios y las medianas y pequeñas, que constituyen el 90% de nuestro tejido industrial; se los otorgase a banqueros y cajas de ahorros, a aquellos que, con sus especulaciones, tanto contribuyeron a la famosa “burbuja” y que fueron los que, con sus actos fraudulentos, impulsaron la llegada de la gran recesión que actualmente estamos padeciendo.

No, señores, los Sindicatos no quieren acordarse de que sus eternos enemigos, los banqueros, que fueron los únicos beneficiados por Rodríguez Zapatero, en detrimento de aquellas industrias que precisaban liquidez a causa de las restricciones de créditos que les aplicaron los bancos. Los banqueros supieron engañar al Gobierno, prometiéndole que suavizarían su política crediticia para que, cuando tuvieron asegurada la ayuda del Estado, en lugar de dar más préstamos, se dedicaran a poner orden en sus propios balances. Por cierto, y harían bien los sindicatos en ocuparse de ello; no está claro que las cuentas de los bancos estén tan saneadas como se nos quiere hacer creer. Desde Bruselas, además de desconfiar de los PGE, presentados por la señora Delgado al Congreso; también tienen sus dudas a cerca de la fiabilidad de los balances bancarios, especialmente en cuanto a sus activos inmobiliarios, exageradamente aumentados debido a los morosos que no pagaron sus hipotecas. Su valoración parece mantenerse en valores de antes de la crisis y no a los precios actuales de mercado, con lo que se viene produciendo un importante desajuste entre los balances oficiales y los reales. Es, pues, muy posible, que en un tiempo deban aflorar pérdidas cuantiosas. Aquí sería muy conveniente que, el Banco de España, explicara cómo controla estas anomalías y cómo es posible que se paguen cuantiosos dividendos cuando, quizá los balances de la entidad que los paga contengan pérdidas ocultas.

Pero continuamos obcecados en lo que ZP define como: su política social de “sostenibilidad”, un espejismo interesado con el que pretende mantenernos en Babia. Un nuevo despilfarro de 5.000 millones de euros para un segundo plan E, ¿cuántos ya van?, orientado, como el anterior, a obras absurdas, a supuestas mejoras ambientales, energías renovables etc. Chavez lo define como “proyectos de desarrollo sostenible en los municipios cuyas obras estarán en ejecución a partir del 1 de enero del 2010” ¿Obras sostenibles?, ¿Qué es lo que entiende el señor Chávez como obras sostenibles? Como en el primer plan E, muchas de las obras no se hicieron contratando a parados y, cuando concluyeron, los trabajadores regresaron al paro; sólo duraron lo que los 8.000 millones dieron de sí. La segunda parte lleva camino de reeditar lo ocurrido en la primera. No se han creado empresas productivas, ni se ha bajado el paro, ni los ayuntamientos han cancelado sus deudas a terceros, nada de nada. Ahora los españoles deberemos apechugar con un endeudamiento de 5.000 millones más que añadir a la enorme sangría que representa la Deuda Pública, sólo para volver a las mismas equivocaciones y despilfarros. Pero los señores de los sindicatos no ven nada de esto. Ellos a lo suyo, a desbarrar, a crear inestabilidad laboral y a contribuir a la destrucción de España, que es para lo que, verdaderamente, sirven. ¡O tempora, o mores!

Noticias relacionadas

Una muralla para aislar el desierto del Sahara

Intelectuales de todo el mundo analizarán en Marruecos el problema de la inmigración que causa insomnio y desacuerdos en Europa

El discurso de la payasada

Cuatro artículos que me han ayudado a encontrar la mía

Heráclito

Es un filósofo presocrático que ha especulado acerca del mundo y de la realidad humana

Trapisondas políticas, separatismo, comunismo bolivariano

Una mayoría ciudadana irritada

Prejuicios contra las personas

Es una malévola tendencia, favorecemos los prejuicios y protestamos contra sus penosas consecuencias
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris