Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Cristianismo originario   -   Sección:   Opinión

El agua, un limpiador natural del cuerpo

María José Navarro
Vida Universal
martes, 27 de octubre de 2009, 00:54 h (CET)
En una gota de agua natural se encuentran innumerables seres vivos. También esta fuerza vital contribuye al equilibrio de la vida en todo el sistema solar. Estas innumerables formas de vida en las gotas de agua no sólo contribuyen a la purificación de los ríos, lagos y mares, sino que con ello también el organismo del hombre, el cuerpo humano, es limpiado por el agua, que lleva en sí miles de animalitos microscópicos que están previstos para esto. A esta forma de vida se les puede llamar los limpiadores naturales del cuerpo físico.

El agua natural de la Tierra no se ha dado sólo para la limpieza y el regadío del suelo, sino que también al cuerpo humano, a sus células, a la sangre y a los órganos. Los innumerables seres vivos en el agua, los microbios, ayudan a la limpieza y depuración de los intestinos humanos y de los animales y reconstituye la flora intestinal. El agua curativa está destinada para todos los elementos básicos del cuerpo. Sin embargo, la relación del hombre con la naturaleza y con el manantial de la vida, que es el agua, está perturbada.

Si las fuentes de la tierra, el agua, están contaminadas, si ya no están en condiciones de darle al hombre sustancias sanas y reconstituyentes, entonces también el ser humano enferma. Si los animalitos del agua, los microbios, han sido exterminados por medio de sustancias químicas, de contaminación atómica y cosas parecidas, entonces el agua es un líquido sin vida, que si bien todavía le sirve al hombre para lavarse exteriormente, ya no puede restablecer, ni fortalecer, ni vivificar sus órganos; y las causas de esto conducen a malestares, enfermedades y reveses del destino.

Ya es hora de que el hombre reconozca que somos un cuerpo natural nacido de la Tierra y que mientras sigamos maltratando y contaminando, cegados por la avaricia y los intereses, nuestro hermosísimo planeta nos agredimos a nosotros mismos.

Noticias relacionadas

Borrell en retirada o táctica del PSOE

Pátina de sensatez capaz de equilibrar unos nombramientos en su momento tomados como extravagancias

Plagscan desmiente a la Moncloa y R.Mª.Mateo censura la TV1

Un gobierno enfocado únicamente a conseguir mantenerse en el poder

Inexorable Fin de la Farsa del “Sahara Occidental”

En 1975 un pueblo desarmado derrotó al último aliado de Hitler y Mussolini que seguía delirando tres décadas después de la disolución del Eje

Respeto a la Presidencia del Gobierno

'Avanzamos' como eslogan de bienvenida

Y vuelta a las andadas

Golpean el hierro en frío
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris