Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   -   Sección:   Opinión

El pim-pam-pum de Willy el pirata

Miguel Massanet
Miguel Massanet
domingo, 25 de octubre de 2009, 09:07 h (CET)
Ee posible que alguien intente, todavía, defender el régimen judicial español y, puede ser que los haya que, incluso, se puedan creer que el Gobierno del señor Zapatero y la señora Chacón saben como salir de este inmenso lío en el que están metidos a consecuencia de su endémico pánico a tomar decisiones valientes o, si me apuran, en implicarse en tomar las decisiones que un niño de ocho años no dudaría en hacerlas suyas. Porque, no me dirán ustedes que, este vodevil que se traen con el famoso secuestro del Alakrana, no tiene su parte de morbo y mucho de incapacidad, por parte del ministerio de Defensa, para implicarse de lleno y actuar para acabar, de una ve, con la preocupación, incertidumbre y angustia de las familias de los tripulantes de la embarcación.

En un anterior artículo recriminaba, a nuestras autoridades, la equivocación que cometieron con otro pesquero español, el Playa de Bakio (año 2008) que, en similares circunstancias, faenando en aguas somalíes, fue secuestrado por una partida de piratas. La falta de valentía del Ejecutivo, su fragilidad ante una situación donde era preciso dar un escarmiento y el tener, como tiene siempre este Gobierno que estamos padeciendo, la vista fijada en sus posibilidades electorales; les hizo inclinarse por pagar la cantidad exigida por los maleantes y luego, cuando la transacción se hubo realizado, dejaron que los piratas huyeran sin hacer el más mínimo gesto para intentar detenerlos. Es obvio que nadie desea cargarse con la responsabilidad de la muerte de una persona, de un rehén de los piratas, y ello hace que las decisiones se deban tomar con la máxima prudencia; pero un gobernante está, precisamente, para esto, para tomar decisiones y, además, para tener la suficiente valentía de sopesar, en cada momento, qué es lo que debe hacerse, no sólo para solucionar la situación del momento, sino para prever las consecuencias que una mala medida pueden comportar para el país.

En aquella ocasión el secuestro duró una semana y, a la vista está, la decisión de pagar el rescate tomada por el gobierno del señor Zapatero, al paso del tiempo, se ha demostrado como un gran error que, seguramente, se hubiera podido evitar si el Ejecutivo, en lugar de pretender cubrirse las espaldas evitando posibles bajas entre los secuestrados, hubiera escuchado las recomendaciones que, desde las naves de guerra que rodeaban a los piratas, se le hicieron respecto a una acción con comandos para intentar liberar a los secuestrados y, de paso, enseñarles que, con los españoles, no se debía jugar a tan peligroso juego. Ahora tenemos al frente del ministerio de Defensa, a una ministra pacifista, timorata y poco avezada en acciones militares y en operaciones de comandos, que no ha sabido valorar las posibilidades y los riesgos de una acción de rescate, bien coordinada, planeada minuciosamente y contando con el cansancio de unos sujetos que se ven sometidos a la presión de estar en una tensión constante.

Lo verdaderamente sorprendente es que ya vayamos por los quince días del secuestro del Alakrana y parece que, al menos desde el punto de vista informativo, se ha corrido un tupido velo sobre el affaire, seguramente para intentar ocultar a la ciudadanía las dudas, las ofertas y contraofertas de rescate que los negociadores del Gobierno, a espaldas de los españoles, están ofreciendo y recibiendo del equipo de piratas que, sin duda, están teniendo la satisfacción de que están negociando con un gobierno débil y propicio a ceder a sus pretensiones; sabiendo que, cuanto más tiempo transcurra, el nerviosismo del señor ZP y los suyos irá en aumento y la posibilidad de obtener un rescate más sustancial va en aumento. Lo que ocurre es que, esta situación, difícilmente se va a poder prolongar más, debido a que los familiares de los marinos secuestrados ya están empezando a darse cuenta de que se les está pasando con paños calientes y que, en realidad, ni la señora ministra, Chacón, ni el Gobierno de la nación tiene claras cuales son las cartas con las que juegan y, menos aún, aquellas de las que disponen los secuestradores que, por mucho que nos duela admitirlo, tienen en jaque a España entera.

Pero si, en aguas de Somalia, la situación es de TBO, en España todavía resulta más sainetesca. El hecho de que se capturara a dos de los piratas, cuando regresaban a su punto de destino en un esquife, en lugar de poder considerarse como una baza a favor de España; a lo único que ha contribuido es a demostrar la incompetencia de nuestra Justicia, que se encuentra sumida en un mar de confusiones, como ha reconocido el ministro de Justicia, señor Caamaño ( este ministro mitinero, que confunde su cargo y responsabilidades como miembro del gobierno, con sus tendencias particulares, creyendo que puede compartirlas como si nada moviéndose como un activista cualquiera en el seno de una manifestación de protesta); a consecuencia de la incapacidad de nuestros técnicos forenses de determinar la edad del pirata Abdu Willy. Recuerdo que, si no son capaces de dar con un método más fiable para determinar su mayoria de edad, en virtud del principio “in dubio pro reo” deberán someterlo a un tribunal de menores, lo que puede disminuir su condena y, con un poco de suerte, es posible que, en unos años, el tal Willy acaba ostentando la nacionalidad española lo que, me imagino, no creo que le desagrade demasiado.

Realmente, señores, una situación penosa, incomprensible y que demuestra hasta donde la incompetencia del Gobierno, su falta de reflejos ante situaciones incómodas y la evidente falta de preparación de la mayoría de las personas que están en el Ejecutivo del señor Zapatero, –donde la necesidad de cubrir el lote que el feminismo le exigió, le ha conducido a producir, a la causa feminista, el mayor revés de su historia. Ha quedado demostrado que, para según que cometidos, la famosa Ley de Igualdad, ha cuajado en un verdadero patinazo, debido a que, comenzando por la antigua ministra de Fomento, señora Álvarez, y siguiendo por la ministra Aído, la Leire Pajín y la inefable y ambiciosa, señora Chacón; todas ellas han sido claros ejemplos de personas poco aptas, evidentemente incompetentes y obviamente incapaces de cumplir los cometidos para los que fueron asignadas –. Pero lo que resulta inconcebible es que, se mantenga en stand by un tema de una repercusión, no sólo nacional, que también, sino de carácter internacional porque, qué duda cabe que todas las cancillerías de las diversas naciones, del bloque occidental, están pendientes de cómo se va a solucionar este incidente que, de acabar en un cambalacheo rufianesco, puede sentar un precedente muy peligroso para los pesqueros que faenan en aquella parte del mundo.

Como siempre, la señora ministra Chacón está buscando árnica en la UE, a la que acuden cuando están en apuros, pero de la que se prescinde cuando, los consejos que se nos dan en materia de la crisis y de la economía, no resultan del gusto de nuestro señor Rodríguez Zapatero. Sin duda, me temo que antes de lo que se espera, nuestro Presidente, van a tener que aceptar las normas comunitarias. Esperemos que su presidencia le haga reflexionar. Pero el rescate del Alakrana ¡no puede esperar más!

Noticias relacionadas

El Satélite Mohammed 6 B levanta vuelo

La nación marroquí sigue su firme camino hacia la modernidad asimilando los avances tecnológicos del mundo

Sánchez a tumba abierta intentando darle el vuelco a España

La influencia de Pablo Iglesias y la necesidad de dar apoyo a los soberanistas, le impulsan a entrar a saco con el modelo de Estado de España

Celestina o “el Tinder” prerrenacentista

Una remozada “Celestina” resucita en la magnífica adaptación de la productora Un Pingüino

Donde se habla de encuestas sorpresivas y de otros temas

“Todo el estudio de los políticos se emplea en cubrirle el rostro a la mentira para que parezca verdad, disimulando el engaño y disfrazando los designios.” Diego de Saavedra Fajardo

Wittgenstein

​Una de las afirmaciones hechas por las personas que apoyaron la "I Carrera contra el suicidio" se refería a que quieren que este tipo de muerte deje de ser un tabú y que pase a ser estudiado con detalle para poder evitar fallecimientos por esta causa.
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris