Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   The Washington Post Writers Group   -   Sección:   Opinión

El Partido Republicano pregunta: ¿Quién es "nosotros"?

E. J. Dionne
E. J. Dionne
sábado, 24 de octubre de 2009, 06:58 h (CET)
WASHINGTON - ¿Hay espacio en el Partido Republicano para los moderados auténticos? A decir verdad, el Partido Republicano no puede decidirse. Más precisamente, está profundamente dividido en torno a si debe permitir divisiones en el seno del partido.

Es por eso que el enfrentamiento en un único distrito electoral ubicado en el extremo norte de Nueva York atrae la atención de la nación. Los conservadores están decididos a utilizar la carrera para demostrar que no hay lugar en el partido para los herejes, los disidentes o los independientes.

El Presidente Obama propició el enfrentamiento al nominar como su secretario a John McHugh, ex representante del distrito. Tal vez Obama sea tan endemoniadamente inteligente como sus paranoicos detractores creen que es.

Cuando los Republicanos locales eligieron a una moderada, la asambleísta Dede Scozzafava, como su candidata a los comicios del 3 de noviembre, muchos en la derecha se rebelaron. Están respaldando a un conservador de segunda, Doug Hoffman, que muy bien podría empujar a Scozzafava al segundo puesto. Por el momento, al menos, las encuestas muestran que Bill Owens, el candidato Demócrata, ha pasado al primer puesto gracias a la división.

Esto demuestra lo extremos que se han vuelto algunos Republicanos a tal punto que el expresidente de la Cámara Newt Gingrich está en el lado moderado de esta guerra civil contra su viejo rival, Dick Armey, que sirvió bajo Gingrich como secretario de la mayoría.

Gingrich, que apoya a Scozzafava, siempre ha entendido que nunca hubiera llegado a ser presidente de la Cámara sin cierta ayuda de los Republicanos moderados. Armey prefiere la pureza ideológica y, al igual que sus colegas del movimiento de rebelión contra la política fiscal, apoya a Hoffman.

La batalla de los Republicanos entre Plattsburgh y Oswego subraya el dato poco destacado de la política estadounidense en el 2009: mientras los Demócratas son un partido de coalición que aúna a los moderados y a la extrema izquierda, los Republicanos amenazan con convertirse en un partido de derechas, y sólo de derechas. Eso significa que (como estamos viendo en el debate de la reforma sanitaria) muchos de los grandes debates están teniendo lugar exclusivamente en el seno del Partido Demócrata.

Los Demócratas lograron su mayoría en el Congreso uniendo y cerrando filas en sus electores (George W. Bush fue de gran ayuda) y ganándose a los moderados y los independientes, a base de presentar a menudo candidatos moderados en los distritos conservadores. Estos candidatos estaban en general a la izquierda de los Republicanos en cuestiones económicas, pero a la derecha de, digamos, Berkeley y Cambridge.

Mientras tanto, los electores indecisos que habían poblado el terreno Republicano moderado, sobre todo en las zonas suburbanas del medio oeste y el noreste, se decantaron constantemente por los Demócratas, desactivando el dominio cada vez mayor de los conservadores del Sur en el partido de Lincoln.

Esos votantes expulsaron a Republicanos moderados sólidos - entre ellos Connie Morella en Maryland; Jim Leach en Iowa; y Chris Shays en Connecticut - no porque no les gustaran estos defensores de la vía intermedia, sino porque los tres terminaron siendo percibidos como catalizadores de la mayoría de derechas en el Congreso.

Si usted aborda a los conservadores por separado, con frecuencia reconocen todo esto. Con vistas a los comicios del Senado, los secretarios de los partidos ya han celebrado la llegada de candidatos moderados, sobre todo en las elecciones por los escaños que antes estaban ocupados por el presidente y vicepresidente de los Estados Unidos.

Los Republicanos tienen bastantes posibilidades de ganar en Delaware porque el Representante Mike Castle, que tiende hacia el centro, ha decidido aspirar al antiguo escaño de Joe Biden. En Illinois, el Representante Mark Kirk, pese a cierta oposición de la derecha, ofrece a los Republicanos buenas probabilidades de hacerse con el cargo del que salió Obama para seguir otros intereses.

Pero esta estrategia no funcionará si los conservadores acérrimos insisten en que en medio de la crisis no hay espacio para nadie en el partido que esté a la izquierda de Dick Armey. "Ganamos cuando somos nosotros", decía Armey en el blog de derechas Red State, explicando su apoyo a Hoffman. Es una declaración reveladora. El "nosotros" que Armey tiene en mente no es lo bastante grande para abarcar a gente como Castle o Kirk, y ya no hablemos de las cantidades ingentes de urbanitas moderados que antes se sentían cómodos en el Partido Republicano de George HW Bush.

De hecho, el "nosotros" se está convirtiendo en un grupo pequeño y cómodo. La encuesta The Washington Post-ABC News llevada a cabo esta semana concluía que apenas el 20% de los adultos se identificaba como Republicano, la cifra menor registrada en la encuesta Post-ABC desde 1983. Sólo el 19 por ciento tenía confianza en que los Republicanos del Congreso "tomen las decisiones adecuadas para el futuro del país". Hasta los Demócratas del Congreso obtenían un 34% en esa pregunta, y Obama alcanzaba el 49%.

Con el apoyo a Scozzafava en aparente colapso, Hoffman tiene posibilidades de ganar el mes que viene. Los derechistas estarán encantados, pero la noticia será una mala noticia para el Partido Republicano. Se les mantendrá en una senda que Newt Gingrich sabe que es insostenible, incluso si Dick Armey no se da cuenta.

Noticias relacionadas

Donde se habla de encuestas sorpresivas y de otros temas

“Todo el estudio de los políticos se emplea en cubrirle el rostro a la mentira para que parezca verdad, disimulando el engaño y disfrazando los designios.” Diego de Saavedra Fajardo

Wittgenstein

​Una de las afirmaciones hechas por las personas que apoyaron la "I Carrera contra el suicidio" se refería a que quieren que este tipo de muerte deje de ser un tabú y que pase a ser estudiado con detalle para poder evitar fallecimientos por esta causa.

Cada día se suicidan diez personas en España

Carrera a favor de la prevención de las muertes por suicidio

Depredadores sexuales

Las mujeres siempre encontrarán en su camino felinos agazapados dispuestos a destruirlas en sus garras sedientas de sexo

Bélgica, condenada por vulnerar derechos humanos

A. Sanz, Lleida
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris