Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Carta al director  

Vida, muerte

Lorenzo de Ara
Redacción
jueves, 22 de octubre de 2009, 22:50 h (CET)
En Madrid, más de dos millones de personas dijeron sí a la vida. En el País Vasco, otras personas, miles, dijeron sí a la muerte. Así es nuestra España. Atormentada. Siempre dividida. En permanente zozobra.

En Madrid, los amantes de la vida, los que defienden la integridad del más inocente, salieron a la calle en paz, dando la cara para que un genocidio no se consuma.

En Madrid, capital de una España quejumbrosa, más de dos millones de almas se manifestaron para que el aborto no se convierta en un derecho, para que este gobierno radical de izquierdas, alejado de la normalidad e inmerso en un mesianismo peligroso, se entere de que matar a un inocente es un crimen, una inmoralidad inaceptable.

En Madrid la vida, a pleno sol, sin miedos, valientes todos, unidos por el amor a la vida, por la verdadera vida.

En las tierras del norte, los nacionalistas se unieron para defender lo indefendible. Mostraron su peor cara y escenificaron el odio a España, a la democracia, a la vida.

Todos ellos se valen de la debilidad del sistema para gritar consignas y amenazas. Y nos les ocurrirá nada. Siempre hay un intersticio por donde se pueden escapar de la sombra.

Al inocente lo matan, lo descuartizan. Una píldora y todo se acaba. El niño no nacido se preguntará por qué. Y lo cierto es que la respuesta es clara, sencilla, aplastante: la democracia lo quiere así. La democracia del más fuerte, la democracia de los partidos políticos, la democracia de los reinos de taifas , la democracia de los pacifistas que defienden el derecho a la muerte, el derecho a la vida, ¿qué vida?

Noticias relacionadas

Esto se nos va de las manos

Sánchez ‘Cum Fraude’ ha heredado todo lo malo de Rodríguez Zapatero, ocupándose y preocupándose de cuestiones que poco o nada interesan a los españoles, sobre todo de cara al futuro

España Bahamonde, una, pequeña y encarceladora

​España, quienes la conducen -fascistas-, y gran parte de su pueblo -tristemente- querían machacar el aliento de quienes buscan ser "otra cosa" que españoles.

El color del cristal

¿Soluciones? -Soltar a los presos políticos. -Mantener a los políticos presos.

Independentismo sentenciado

Realmente lo que está pasando en Cataluña con el independentismo es esperpéntico. Se niega el valor de las leyes democráticas aprobadas y se insiste en la confrontación a toda costa

¿Sin propósito de no delinquir, cabe el tercer grado penitenciario?

“La ignorancia de las masas es la principal fuerza de los gobernantes” Carlos Malato
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris