Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   EUROPA LEAGUE / FASE DE GRUPOS (3ª JORNADA)   -   Sección:   Fútbol

El Lazio complica el futuro europeo del Villarreal (2-1)

Decidió un gol de Rocchi en el minuto 92
Redacción
jueves, 22 de octubre de 2009, 20:07 h (CET)
El Villarreal, tras caer derrotado por 2-1 ante el Lazio, ve amenazado su futuro en Europa. Los de Valverde no jugaron un mal partido, que fue parejo en cuanto a ocasiones, pero ganó el que más acierto rematador tuvo

FICHA TÉCNICA
2- S.S. Lazio: Bizarri (2); Lichtsteiner (2), Radu (1), Cribari (1), Kolarov (2); Foggia (2), Baronio (1), Dabo (1), Matuzalem (1); Zárate (3), Julio Cruz (2).
1- Villarreal C.F.: Diego López(2); Ángel (2), Gonzalo (1), Marcano (1), Capdevila (1); Cani (1), Marcos Senna (1), Eguren (2), Pirès (1); Nilmar(1), Rossi (1)
Cambios : En el S.S. Lazio Diakitè (2) por Dabo (min.46), Mauri (1) por Julio Cruz (min.71), Rocchi (3) por Foggia (min.76) y en el Villarreal C.F. Cazorla (1) por Cani (min.74), Llorente (1) por Rossi (min.77), Jonathan Pereira (1) por Nilmar (min.81)
Goles: 1-0 Zárate min.19, 1-1 Eguren min.40, 2-1 Rocchi min.92
Árbitro: Ivan Bebek (Croacia) (3). Expulsó a Matuzalem por doble amarilla (43´y 68´). Sacó la amarilla en los locales a Kolarov (38´), Lichtsteiner (45´) y Foggia (63´). Amonestó en los visitantes a Nilmar (15´) y Gonzalo (49´) y Marcano (83´).
Incidencias: Partido correspondiente a la tercera jornada de la fase de grupos de la UEFA Europa League. 16.000 espectadores en el Estadio Olímpico de Roma. Terreno de juego húmedo, pero en perfectas condiciones.

DATOS DESTACABLES
Lo mejor: Mauro Zárate
El delantero argentino del Lazio fue una pesadilla para la defensa del Villarreal, sobretodo en la segunda parte. Su velocidad y calidad fue contrarrestada con un decisivo gol, que pudo ser otro si el palo no lo hubiera evitado
Lo peor: Mala suerte y falta de acierto rematador del Villarreal
El Villarreal hizo méritos para haber ganado el partido, pero le condenó lo que le está arrastrando a está mala situación, que no es otra cosa que el desacierto rematador.
El dato: Sigue sin ganar en Italia
El Villarreal sigue sin poder traerse un triunfo de sus seis visitas a Italia. Contando la de hoy, suma cuatro derrotas y tres derrotas en territorio transalpino.
Manuel Monfort / Siglo XXI

Otra noche para olvidar y ya van unas cuantas esta temporada. El Villarreal fue fiel a lo que son sus partidos de esta temporada: no juega mal, suele dominar, pero perdona demasiado. Luego, el ir engordando esta mala racha es lo que está provocando la ya conocida y fatal ansiedad, que por consiguiente se está comiendo anímicamente al vestuario.

Hoy en Roma se vio a un Villarreal que no dio una mala imagen. En la primera parte fue el amo y señor, pero tuvo que conformarse con irse a los vestuarios con un 1-1. En la segunda parte el Lazio se estiró e incluso con un hombre menos, por expulsión de Matuzalem, pudo equilibrar la balanza. El partido se volvió loco y la locura favoreció al conjunto local que se vio agraciado con un gol en el minuto 92.

La retaguardia del Villarreal seguro que tendrá pesadillas con Mauro Zárate. El delantero argentino enseñó todo su repertorio, marcó un gol y pudo marcar varios más, además que con su velocidad y desborde rompió a la defensa amarilla. Aparte del mencionado delantero argentino hay que destacar también la picardía de Julio Cruz, la seguridad de Bizarri, el misil lejano de Kolarov y la omnipresencia de Rocchi.

Por su parte, en el submarino amarillo quedó claro que sus delanteros siguen negados de cara al gol. Tan sólo hay que ver la ocasión que desperdició Nilmar en el minuto 6 y la que tuvo Llorente al final. Sin embargo, destacó el papel de Eguren, no sólo por el gol, sino por lo combativo y participativo que se mostró en el juego, pero el sólo no puede contra todos.

Valverde dejó de inicio a Godín fuera de la lista. Su lugar en la defensa fue ocupado por un Marcano. Mismamente, Cazorla, con problemas físicos se quedó en la caseta, por lo que Valverde apostó por Cani y Pirès en los costados. Por su parte, Ballardini, dibujo inicialmente un 4-4-2 con la novedad de Bizarri en la portería y Julio Cruz en la delantera, sustituyendo respectivamente a los habituales Muslera y Rocchi.

El Villarreal no materializó su dominio y el Lazio no perdonó
Lo cierto es que el Villarreal empezó muy bien, controlando, mandando y acercándose con mucho peligro a la portería “biancocelesti”. Hicieron todo lo que tienen que hacer para adelantarse en el marcador, pero nuevamente se manifestó la ya conocida dificultad para materializar las ocasiones y eso que tuvo de buenas, sobretodo una clarísima de Nilmar.

El brasileño, tras recibir un pase en profundidad milimétrico desde el centro del campo, se plantó cara a cara ante Bizarri y cuando lo sencillo era romperla al fondo de las mallas, erró incomprensiblemente su mano a mano mandándola fuera.

El Villarreal estaba siendo muy superior y merecía el gol, pero quien se adelantó, con la primera que tuvo, fue el Lazio. El varapalo para el Villarreal nació de un contragolpe sufragado en las botas de Dabo, que trazó un perfecto servicio lejano orientado hacia el costado derecho donde recibió desmarcado Julio Cruz. El veterano delantero argentino, tras zafase de Marcano con un recorte, vio a Zárate sólo en el segundo palo y este último no perdonó en el uno contra uno ante Diego López.

El cuerpo técnico del Villarreal no daba crédito a lo sucedido, pero en el fútbol ya se sabe que pese a que uno sea superior si luego no se materializan las ocasiones pasa lo que pasa. Evidentemente, que el gol del Lazio hizo daño, pero pese a todo los jugadores amarillos no le perdieron la cara al partido y siguieron llevando la iniciativa, aunque era un dominio carente de frescura y movilidad.

Eguren dio oxígeno a los suyos
Cuando peor estaban las cosas, el fútbol devolvió lo que le había quitado al Villarreal. Una jugada combinativa llegó a las botas de Capdevila, que sólo en la línea de fondo del carril izquierdo, se sacó un gran centro al corazón del área que fue cabeceado de forma inapelable por Eguren poniéndola lejos del alcance de Bizarri. Un gol que puso la esperanza.

En la segunda parte, Ballardini reaccionó y sacó a un central, Diakitè, por un mediocentro, Dabo. De esta manera pudo jugar con tres centrales, cambiando del 4-4-2 al 3-4-3, apostando por dos carrileros largos, dos mediocentros y tres delanteros. Este cambió táctico le dio resultado al entrenador italiano, ya que en la segunda mitad se vio a un Lazio mucho mejor, con las líneas más arriba y presionando mucho más arriba.

Mejoría del Lazio y segunda mitad más abierta
En la segunda parte el partido estuvo más abierto. El Villarreal continuó haciendo su fútbol, sin embargo, la diferencia estuvo en la mejoría del Lazio, lo que propició que hubieran más ocasiones que en la primera parte. Zárate avisó de la peligrosidad iniciando una contra desde su campo hasta plantarse en la frontal y zafarse de un rechace para quedarse sólo ante Diego López, pero el madera evitó el tanto del argentino.

El Villarreal tocaba mejor que el Lazio, sin embargo le faltaba más intensidad arriba. Un cabezazo de Eguren y un derechazo cruzado de Nilmar avisaron de que el submarino amarillo aún no estaba hundido. Además, que la expulsión de Matuzalem por doble tarjeta amarilla dejó al Lazio don diez y lo que parecía que iba a favorecer a los de Valverde, resultó que le vino mejor al conjunto de Roma ya que a partir de ahí jugó aún mejor. Cosas raras del fútbol.

El Lazio, consumado por la dificultad de jugar con uno menos, se fue hacia arriba y a punto estuvo de marcar el segundo en una acción que nació con una internada de Zárate por la derecha, que tras hacerle un traje a Capdevila, llegó a la línea de fondo para poner el pase de la muerte para un Julio Cruz que no supo materializar bien su cabezazo.

Rocchi decidió en la locura de los últimos minutos
En los últimos minutos Ballardini dio entrada a Rocchi, cambio que resultó decisivo en el posterior devenir del partido. Nada más entrar ya avisó de su peligrosidad, pero fue Kolarov el que amenazó con un pepinazo desde treinta metros que propició la estirada de Diego López. También Zárate hizo una de las suyas al aprovechar un regalo de Eguren que de no ser por la sensacional intervención de Diego López hubiera subido al marcador.

El crono ya señalaba los instantes finales cuando el Villarreal volvió a la carga con dos clarísimas ocasiones. Un mano a mano de Senna desbaratado por Bizarri y un remate mandado a las nubes por un Llorente que estaba sólo en la frontal. Sin embargo, para decepción del Submarino el que marcó fue Rocchi, al aprovechar en el minuto 92 un buen centro de Kolarov desde la izquierda. Ya no hubo tiempo para la reacción. Con este resultado el Lazio se pone con seis puntos, tres por encima de un submarino amarillo al que Europa también se le ha puesto mal. Ahora, toca pensar en el Málaga en lo que será una final por salir de los puestos fatídicos. Valverde está cada vez más en la cuerda floja.

Noticias relacionadas

España se complica la vida en Zagreb

Los de Luis Enrique caen ante Croacia en el último minuto y deberán esperar un empate en Wembley

'Otra' Croacia guarda la llave de la Final Four

La selección española busca asaltar Zagreb para poder pelear por el título de la Liga de Naciones y no depender de nadie

Borja Mayoral lidera la remontada de la Sub-21

Mayoral suma 14 goles en 23 partidos con la selección Sub-21

Valverde: "La influencia de Cruyff sigue siendo muy grande en el día a día"

"Ahora hablamos todos de tener la pelota, pero la primera pretemproada fue terrible"

El Wanda Metropolitano estrenará césped para recibir al Barça

Los jugadores reclamaban el cambio tras varias lesiones
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris