Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   The Washington Post Writers Group   -   Sección:   Opinión

Obama no se puede olvidar de los jóvenes

E. J. Dionne
E. J. Dionne
jueves, 22 de octubre de 2009, 08:30 h (CET)
WASHINGTON - ¿Abandonarán los jóvenes y esperanzados el terreno político en favor de los electores adultos que están enfadados? Esa es la crisis silenciosa a la que se enfrentan el Presidente Obama y los Demócratas. Si no se corrige, podría convertirse en un obstáculo formidable para ellos en las elecciones legislativas del año próximo.

Por otra parte, el mal humor que se ha apoderado de la política de la nación no puede sino alejar a los más jóvenes. Esto significa que la decisión de los líderes Republicanos del Congreso de presentar un frente sólido de oposición a Obama podría ser muy funcional para un partido que prefiere ver a los votantes más jóvenes y progresistas pasar por alto la jornada electoral.

Celinda Lake, una experta Demócrata en encuestas, ofrecía una fórmula sencilla: "Cuando los votantes Republicanos y los votantes mayores se enfadan, votan", decía. "Cuando los votantes más jóvenes se enfadan, se quedan en casa".

Thomas Bates, vicepresidente de participación cívica de Rock the Vote, un grupo que moviliza a los jóvenes estadounidenses, comparte los temores de Lake. "Para las personas movilizadas en 2008, fue una época de esperanza y optimismo", dice. "Y cuando se llega al meollo de la gobernación, el ambiente en el proceso de legislar se ha vuelto venenoso. Eso convierte el compromiso político en algo muy poco atractivo."

Más de lo que se aprecia a menudo, la revolución electoral que llevó al poder a los Demócratas fue impulsada por una generación más joven con una visión filosófica distintiva. Dicho en plata: si los estadounidenses de sólo 45 años en adelante hubieran votado en 2008, Barack Obama no sería presidente.

Obama se llevó el 66 por ciento de los votos de los votantes menores de 30 años, de acuerdo con las encuestas a pie de urna, y derrotó a John McCain 52 por ciento frente a 46 por ciento en la franja de votantes de entre 30 y 44 años. Pero los votantes de 45 a 64 años se decantaron de forma uniforme (50-49 por Obama), y los votantes mayores de 65 años votaron a McCain 53 a 45 por ciento, dando a McCain una ventaja neta en el conjunto de los mayores de 45. Los votantes menores de 30 años fue el único grupo de edad en el que los denominados izquierdistas superaron a los conservadores.

Y perdidos entre las habituales quejas de cómo los jóvenes no votan, los votantes menores de 30 años representaron un porcentaje un poco (BEG ITAL)mayor(END ITAL) de la participación electoral en 2008 que los votantes mayores de 65 años. En 2008, en realidad el relevo pasó a una nueva generación.

¿Pero volverán a pasar el relevo los jóvenes en 2010? Esa perspectiva petrifica a los Demócratas, ya preocupados por la menor participación de los jóvenes en las carreras a la gobernación de Virginia y Nueva Jersey.

Lake viene examinando los datos de las municipales de este año y no le gusta lo que ve: "un nivel extraordinariamente bajo de participación de los votantes que votaron a Obama", una referencia a los nuevos participantes inspirados por Obama el año pasado.

Examinó algunos de los jóvenes desertores electorales en sus propios estudios para ver por qué se estaban alejando de la política. Ella cita las respuestas de tres de ellos como reveladoras: "Uno de ellos dijo: ‘Estoy cansado de la política, necesito un descanso.’ El segundo decía: ‘¿Cuándo se vuelve a presentar Obama?’ El tercero dijo: ‘No me gusta lo que está haciendo ninguno de ellos en Washington, oponiéndose a la agenda de Obama.’

Lake está preocupada de que Obama y su equipo hayan rehusado dar a sus seguidores una "interpretación" de la lucha en Washington, y considera que su impacto sobre los menos de 30 años, en el mejor de los casos, es sólo "intermitente". Las batallas en Washington podrían movilizar en lugar de desactivar a los partidarios de Obama, dijo, si se entiende que el presidente se resiste a las fuerzas que intentan bloquear los cambios que prometió en la campaña. "Si vas a hacer las cosas, la discordia no importa," dijo.

Linda Divall, una encuestadora Republicano, también considera el malestar entre los jóvenes como un factor "que está perjudicando a los Demócratas ahora", y decía que el creciente desempleo, que ha tenido un efecto particularmente nefasto entre los jóvenes, podría debilitar su lealtad a Obama "si creen que no ha hecho nada para cambiar la situación del paro."

Pero para Bates, de Rock the Vote, el mayor problema podría presentarse si los Demócratas dejan de intentar movilizar a las jóvenes hasta las próximas presidenciales. "Es como una fiesta para la que envías una invitación a la gente, la gente aparece - y luego te enfadas con la gente que no fue, incluso si no les enviaste invitación", dice.

Fred Yang, otro asesor Demócrata, dice que su partido tiene que darse cuenta de que no va a ganar "sólo por movilizar a los habituales, hay que ampliar el grupo de electores". La vieja política de ignorar a los jóvenes ya no es simplemente una opción.

Noticias relacionadas

Inexorable Fin de la Farsa del “Sahara Occidental”

En 1975 un pueblo desarmado derrotó al último aliado de Hitler y Mussolini que seguía delirando tres décadas después de la disolución del Eje

Respeto a la Presidencia del Gobierno

'Avanzamos' como eslogan de bienvenida

Y vuelta a las andadas

Golpean el hierro en frío

La inclusión como camino: hacia una construcción de la “diversidad inteligente”

La fórmula debe ser la inclusión como camino del desarrollo

El acto de leer

Dignifica y al dignificar permite que las personas vuelen
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris