Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   The Washington Post Writers Group   -   Sección:   Opinión

Elevar el umbral de endeudamiento

David S. Broder
David S. Broder
jueves, 22 de octubre de 2009, 08:28 h (CET)
WASHINGTON - Durante las próximas semanas, probablemente tan pronto como se hayan celebrado las votaciones de la reforma sanitaria, el Senado se enfrentará al penoso proceso de elevar una vez más el límite estatutario de la deuda nacional, igual que ya ha hecho la Cámara.

Nunca es divertido para el partido en el poder, pero este año será más difícil que nunca para los Demócratas. El resumen final del ejercicio fiscal que acaba de concluir, dado a conocer la pasada semana, contabiliza un déficit récord de 1,4 billones de dólares, un descubierto que es el mayor desde el final de la Segunda Guerra Mundial, cuando se medía con respecto al tamaño de la economía total.

Los Republicanos están a punto de lanzarse en picado. El líder Republicano en el Senado Mitch McConnell acusaba a los Demócratas de "actuar igual que una adolescente que se está dando un homenaje con la tarjeta de crédito de sus padres sin tener en cuenta quién va a pagar la factura."

Los Demócratas, a su vez, culpaban a la administración de George W. Bush de iniciar el gasto deficitario y decían que a ellos no les quedaba otra opción que tirar de números rojos para paliar el colapso económico potencial que habían heredado.

El único beneficio apenas posible de este predecible baño de sangre partidista y gratuito es la oportunidad que podría ofrecer de obtener apoyos al prolongado esfuerzo bipartidista de obligar al Congreso a tomar las medidas concretas difíciles para situar a la nación en un rumbo fiscal más seguro.

Esa posibilidad era puesta de relieve la pasada semana cuando el Senador Demócrata de Indiana Evan Bayh se dirigía al secretario de la mayoría en el Senado Harry Reid para plantear que el incremento del umbral de gasto se vincule a la aprobación de la legislación bipartidista que establece una comisión de reducción del déficit cuyas recomendaciones habrían de ser implantadas o rechazadas rápidamente por la Cámara y el Senado en bloque.

Esa idea ha sido defendida por los Senadores Kent Conrad, de Dakota del Norte, y Judd Gregg, de New Hampshire, presidente Demócrata y secretario Republicano respectivamente del Comité Presupuestario, pero nunca ha contado con el apoyo suficiente ni siquiera para superar el trámite dentro de esa Comisión. Un proyecto de ley bipartidista similar ha sido bloqueado en la Cámara de Representantes por la presidenta Nancy Pelosi y los presidentes de las comisiones clave.

A pesar de las inclemencias, Conrad me decía que piensa que una enmienda en el Senado al proyecto del umbral de endeudamiento que establece dicha comisión podría lograr el apoyo de la mayoría. Gregg tiene influencias entre los Republicanos y tanto Conrad como Bayh están seguros de que hay más colegas Demócratas que están acusando la presión de los estados que representan para que frenen el déficit galopante.

Pero tienen las probabilidades en contra. Debido a que dicha comisión es probable que proponga tanto recortes en prestaciones populares como subidas fiscales en cuanto el país salga de la presente recesión, los miembros que pasan por las urnas el próximo noviembre, incluyendo a Reid y a Pelosi, preferirán evitar cualquier debate de medidas así.

Durante el año pasado, incluyendo una entrevista pre-investidura con The Washington Post, el Presidente Barack Obama ha prometido en repetidas ocasiones combatir el problema del déficit, después de garantizar la recuperación, y no "pasar la patata" a su sucesor.

Pero de las reuniones mantenidas este mes con el presidente, Conrad y Bayh salieron convencidos de que Obama quiere esperar hasta el año que viene para incluir en su agenda la reducción del déficit. Bayh decía que el presidente "comprende que el rumbo (fiscal) actual es insostenible. Creo que va a dejarlo claro en los presupuestos del año que viene y puede que en el discurso del Estado de la Nación." Pero no antes.

Ese parece ser ciertamente el rumbo fácil de la prudencia política. Sin embargo, Conrad y Bayh piensan que es muy arriesgado. El gasto masivo en los proyectos que Obama ha aprobado y propuesto ya ha conducido a una acusada caída en las encuestas. En la encuesta de esta semana Washington Post-ABC News se demuestra, al pedir a los votantes que pongan nota a los resultados de Obama en siete asuntos diferentes, que su nivel más bajo -- aprobación del 45% -- se produce en la gestión del déficit presupuestario.

"La gente entiende que estamos robando a las generaciones futuras", dice Bayh. "Estamos preparando el terreno a otro momento Perot", en referencia a la campaña de 1992, cuando el candidato independiente Ross Perot obtuvo el 19% del voto popular, imposibilitando que el titular George H.W. Bush ganara un segundo mandato.

Bayh dijo que sería "muy reticente" a votar a favor de elevar el límite de la deuda, en ausencia de "pruebas tangibles, no una promesa efímera, de que vamos a rebajar el déficit". Pero a menos que las señales que salen de Obama cambien, una efímera promesa puede ser todo lo que los votantes tengan este año.

Noticias relacionadas

Inexorable Fin de la Farsa del “Sahara Occidental”

En 1975 un pueblo desarmado derrotó al último aliado de Hitler y Mussolini que seguía delirando tres décadas después de la disolución del Eje

Respeto a la Presidencia del Gobierno

'Avanzamos' como eslogan de bienvenida

Y vuelta a las andadas

Golpean el hierro en frío

La inclusión como camino: hacia una construcción de la “diversidad inteligente”

La fórmula debe ser la inclusión como camino del desarrollo

El acto de leer

Dignifica y al dignificar permite que las personas vuelen
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris