Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Hablemos sin tapujos  

¿Derechos forales?, ¿Derechos feudales?, pero, ¿en qué siglo estamos?

Miguel Massanet
Miguel Massanet
miércoles, 21 de octubre de 2009, 06:00 h (CET)
Señores, estamos ya en el siglo XXI y da la sensación, una sensación que nos causa la impresión de que algo no acaba de funcionar bien en España, de que perduran en nuestro país determinadas costumbres, por así llamarlas, que se mantienen en nuestra tierra desde los albores de la Edad Media y, puesto que, el derecho de pernada, por ejemplo ( al menos oficialmente) ha sido abolido de nuestra patria y los señores de la nobleza, que antaño gozaban de tan placentera oportunidad, hoy en día bastante tienen en esforzarse por conseguir que sus haberes les alcancen para llegar a fin de mes; así también, otros derechos igualmente anacrónicos y puede que, incluso, menos excéntricos pero más actuales, continúan vigentes en algunas partes de nuestra geografía patria, en detrimento ( en otro caso no importaría)de los derechos de otras comunidades que, también, están insertas en nuestra geografía patria, pero que, no se sabe por qué clase de discriminación absurda, se encuentran en situación de inferioridad respecto a aquellas.

Es algo difícil de entender que, en tiempos de naves espaciales, de igualdad de derechos entre varones y hembras, de adelantos científicos impensables en tiempos de nuestros padres y de medicamentos que consiguen que la humanidad goce de mejor calidad de vida y se prolongue la media de los años de vida de los habitantes del Globo; todavía puedan existir, dentro de un mismo país, situaciones de privilegio para un grupo de personas determinadas, basados en obsoletos acuerdos entre antiguos reinos o en fueros, franquicias, regalías o cualesquiera otras prerrogativas por las que aquellas tengan menos obligaciones fiscales y queden exentas del pago de muchas otras; cuando los habitantes de otras comunidades, también afincadas dentro del Estado español, deben apechugar sin excusas que valgan, con el pago de dichas cargas y tributos. No podemos entender que, cuando la Constitución de 1978 establece la igualdad entre todos los españoles y no admite distinciones de trato por causa de nacimiento, raza, sexo etc.; sigan existiendo evidentes situaciones injustas basadas en antiguos derechos forales que, en la actualidad, no tienen razón alguna para que continúen existiendo.

Lo peor de esta anómala situación es que, cuando se trata de defender derechos de tipo económico, queda patente la hipocresía de los partidos políticos que, por raro que pueda parecer, dejan a un lado sus diferencias ideológicas para presentar un frente común ante los que, utilizando la lógica, la justicia, y el derecho a la igualdad de todos los españoles, se empeñan, inútilmente por desgracia, en acabar con una situación tan injusta e insolidaria. Vean ustedes la vergüenza de tres parlamentarios del PP que se ausentaron del hemiciclo para no votar, con el resto de los parlamentarios de su partido, en contra de la consolidación y blindaje del Concierto Vasco. Observen ustedes, como en el PP del País Vasco, el señor Basagoiti, que se pasa el día argumentando lo peligroso que resulta para los políticos nacionalistas el ejercer, como tales, en dicho territorio; no tiene inconveniente en manifestarse en contra de su propio partido para defender, a capa y espada, los “derechos” forales en los que se apoyan para pagar menos impuestos que en el resto de España.

Como no podía ser de otra manera, el Gobierno utiliza cada vez que se encuentra en un apuro en el Parlamento, el sistema de rendirse al chantaje de los partidos minoritarios, en este caso el PNV y la Coalición Canaria, para conseguir los apoyos precisos que le ayuden a sacar adelante los Presupuestos Generales del Estado para el año 2010. Lo que sucede es que todo el mundo es consciente, y el PNV y la Coalición Canaria también, de que tales presupuestos no son más que una de las nuevas cacicadas del señor Rodríguez Zapatero ayudado, en este caso, por la señora Salgado; para imponer, una vez más, a la ciudadanía un sistema erróneo basado en un aumento de la carga fiscal, especialmente desafortunada para la clase media y los obreros, manteniendo la teoría de que, ante todo, se debe cumplir con todas las promesas electorales de índole social, sin tener en cuenta que endeudándose más, sin que haya reacción económica y las empresas recobren su pulso normal, no hay medio alguno que sirva para enfrentarse a esta recesión que, a causa de las equivocaciones de nuestro Ejecutivo, se está prolongando más que en el resto de países europeos, en los que ya se empiezan a advertir señales de estarse superando la parte peor de la crisis.

La singularidad de que siempre salen favorecidas, en estos lances, las comunidades que tiene pretensiones separatistas o independentistas, que son las que consiguen con sus amenazas y presiones, doblegar al Ejecutivo para sacar tajada sustanciosa de su actitud díscola, su postura intransigente y su evidente bravuconería; que lleva a quienes las gobiernan a enfrentarse temerariamente y sin la menor prudencia a las leyes españolas y a la propia Constitución; seguros de que el gobierno timorato del señor ZP, no va a tomar ninguna medida de las que la Constitución dispone para acallar a todos aquellos que pretenden excederse en sus funciones y que intentan, alevosamente, conseguir para sus regiones la independencia de la nación española. Lo verdaderamente alarmante de esta deriva a la que nos conducen las patochadas del señor Zapatero, es que, cada vez nos conducen, sin que nadie parezca darse cuenta de ello, a una situación laboral más complicada porque, si no se produce un repunte de nuestra producción, si no hay un aumento de la demanda, interna y externa, si no ponemos freno al endeudamiento que estamos contrayendo y que, parece ser, nuestro Ejecutivo no está por esta labor; es obvio que no vamos a salir de este bache económico en el que nos encontramos ni dentro de cinco años; y, además dejando una deuda inmensa a las próximas generaciones.

Pero, mientras se pone el cebo a los ciudadanos y picamos en él, se hablan de otros temas como el caso Gürtel o del caso Faisán o del encausamiento del juez Garzón o de otros miles de pequeños temas de corrupción o de crímenes pasionales, que sirven de distracción a la ciudadanía pero que no son, ni de lejos, el problema mayor al que deberíamos enfrentarnos y, de paso le sirve a nuestro Gobierno para esquivar, de momento, las consecuencias con las que, a medio plazo, se va a tener que enfrentar si desoye las llamadas que desde Bruselas, el BCE y el resto de instituciones reguladoras de la economía se le están haciendo. De momento, y por si nos faltaban más problemas, el ministerio de Hacienda ya advierte de que, con los aumentos de impuestos que se han previsto en los PGE, no habrá suficiente para cubrir el enorme déficit público (se habla de 100.000 millones de euros) al que el Estado va a tener que hacer frente en el 2010. Dicho ministerio ya ha pedido que se aumente más la carga impositiva a los ciudadanos para, así, cubrir parte del endeudamiento que se prevé se va a producir, especialmente a causa del aumento del desempleo que es posible que nos conduzca a un porcentaje de paro de alrededor de un 20%. Como los del 2009 estos presupuestos previstos para el 2010 ya nacerán obsoletos e inservibles antes, incluso, de que se hayan aprobado en las Cortes Generales. Y, así vamos y así nos va, señores, ¡de cabeza a bajo!

Noticias relacionadas

Chomsky y el sueño americano

Chomsky es uno de los grandes filósofos en activo con análisis muy precisos sobre la realidad económica y social

La sombra de la corrupción

Todos sabemos que muchos interinos entraron de forma digital y llevan años trabajando en la administración

Políticos sin ética

Ética sin virtud es un cero a la izquierda

Afecciones del alma

La partitocracia se ha revelado como un problema para la democrática convivencia

Bienvenidas las iniciativas globales

Somos hijos del tiempo, pero también de la acción conjunta. ¡Aprendamos a organizarnos!
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris