Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Momento de reflexión   -   Sección:   Opinión

Educar responsablemente

Octavi Pereña
Octavi Pereña
miércoles, 21 de octubre de 2009, 06:16 h (CET)
Para hacer publicidad de su empresa Mike Wood utiliza imágenes de niños impresas en cartulina y que exhibe en la calle. Poco se podía imaginar Wood que la publicidad que hacía de su empresa tendría unos efectos inesperados. Los conductores, viendo las imágenes creían que eran niños reales y reducían la velocidad. Ahora, Mike vende las imágenes a padres que desean ponerlas en sus calles para proteger a los hijos de conductores imprudentes.

Los padres se preocupan de proteger a sus hijos de peligros físicos. Pero también hay otros riesgos mucho más graves de los que también deben protegerlos. Deben de hacer todo lo que esté a su alcance para alejarlos de las garras diabólicas de los pedófilos, entre otros, que quieren abusar de ellos y dejarles secuelas de por vida.

Con el propósito de asegurar su bienestar futuro los escolarizan con todo el costo que esto representa para la economía familiar. El fin justifica el dispendio. Cada vez es más necesaria una buena preparación académica para sobrevivir en la selva laboral.

Por un lado, los padres toman conciencia de que deben esforzarse, a veces con dificultad, para que sus hijos tengan un buen nivel educativo. En cambio, por otro, manifiestan un desinterés total por lo que hace a la formación de su carácter, de su personalidad.

El Observatorio de la Adolescencia en colaboración con la Fundación Alcohol y Sociedad han publicado unos datos basados en la información obtenida de 23.000 entrevistas realizadas a adolescentes de ambos géneros de entre 12 y 18 años, efectuadas durante cuatro años consecutivos. El informe, desde mi punto de vista presenta una contradicción ya que por un lado dice que el alto consumo de alcohol que hacen los adultos se debe a la cultura mediterránea. Después afirma que el 95% de los españoles adultos beben responsablemente. ¿Cómo puede compaginarse el alto consumo de alcohol con beber responsablemente? Es cierto que la publicidad de bebidas alcohólicas no incita a las borracheras, sino a su uso social. De manera sublimal, pero, se despierta el consumo desaforado dado que las situaciones sociales aptas para su ingestión son muy diversas.

El Dr. Francesc Xavier Altarriba, en el libro que ha publicado sobre el alcohol, dice. “La mejor manera de intervenir es en la adolescencia y en la infancia cuando todavía no han llegado los problemas”. Para prevención de conductas de riesgo con el alcohol, el Dr. Altarriba afirma: “Los padres han de inculcar hábitos y transmitir valores”. El sociólogo recuerda que el sentido común siempre ha enseñado que los buenos hábitos deben inculcarse en la infancia cuando las conductas perjudiciales aún no esclavizan a los niños. Es importante que el Dr. Altarriba diga que son los padres quienes deben inculcar hábitos y transmitir valores y que no traspase la responsabilidad a la escuela u otras instituciones. La filosofía educativa del Dr. Altarriba está en la línea de la enseñanza bíblica.

El Dr. Altarriba destaca que los nacidos a partir de 1985 beben más que sus padres. Esta tendencia alcista se debe a que “es la generación ‘baby sugar’, acostumbrada a vivir entre algodones y a que nadie le diga NO. El problema es: ¿Quién enseña valores a los niños? Si los padres los han perdido, si se han extraviado de camino porque han perdido el norte, ¿cómo pueden enseñarlos y decirles no a los hijos cuando se extravíen?

Proverbios que es un libro muy educativo en valores, dice: “Instruye el niño en su camino, y aún cuando sea viejo no se apartará de él” (22:6). Para enseñar a alguien sobre un tema determinado es preciso que el instructor conozca la materia que quiere transmitir al alumno. Para introducir al niño en el camino de la vida es preciso que los padres transiten por él. Si no es así, ¿qué pueden enseñar? Cuando el autor de Proverbios dice a los padres que instruyan a sus hijos en sus caminos da a entender que los conocen. Lo que hace es recordarles que no deben olvidar sus responsabilidades. En Deuteronomio hay un texto en el que los padres cristianos deberían reflexionar seriamente: “Oye, Israel: el Señor nuestro Dios, el Señor es uno. Y amarás al Señor tu Dios de todo tu corazón, y de toda tu alma, y con todas tus fuerzas. Y estas palabras que yo te mando hoy, estarán sobre tu corazón, y las enseñarás a tus hijos…” (6:4-9).

El problema educacional de nuestros días es que tanto los padres cristianos como los que no lo son no saben que valores deben enseñar. Los valores que hacen a niños y adolescentes buenos provienen de Dios. En una sociedad en la que el nombre de Dios se tiene a los labios pero que su corazón está alejado de Él, pedir que los padres enseñen valores a sus hijos es pedir un imposible. ¿Cómo se puede enseñar lo que no se sabe?

Noticias relacionadas

La Querulante

Cree que el mundo entero está contra él y por lo tanto se defiende atacando con contenciosos de todo tipo

Tras una elección histórica, comienza el trabajo de verdad

El Partido Republicano aumenta su mayoría en el Senado mientras que los demócratas logran obtener el control de la Cámara de Representantes

Extraños movimientos políticos que alertan de un invierno caliente

“El verdadero valor consiste en saber sufrir” Voltaire

Uno ha de empezar por combatirse a sí mismo

Obligación de vencer ese mal autodestructivo que a veces, queriendo o sin querer, fermentamos en nuestro propio mundo interno

Ataque al museo

Hay colectivos que van a terminar comiéndose las patas, como los pulpos.
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris