Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   NBA / Central Division   -   Sección:   Baloncesto

Repasamos las novedades de los equipos de la NBA (Central)

Raúl Fernandez / Siglo XXI
Redacción
martes, 20 de octubre de 2009, 18:00 h (CET)
A pocos días del inicio de la temporada regular, analizamos a los 30 equipos de la mejor liga del mundo para saber dónde se encuentra cada uno y qué previsiones tienen de cara a esta nueva campaña.

Seguimos nuestro repaso previo al inicio de la temporada con la Central Division, donde los Cavaliers de Lebron James son los únicos favoritos. Después de la gran temporada pasada, los Bulls tienen este año el reto de superarse a si mismos en play-off.

CHICAGO BULLS
Los Bulls fueron una de las sorpresas más gratas de la pasada temporada. Un equipo joven, talentoso, sin complejos y con ganas de ganar jugando un baloncesto alegre y divertido. Se clasificaron para play-off con 41 victorias en temporada regular y seguro que en Boston todavía se acuerdan del susto que les dieron en primera ronda, destacando la victoria en el sexto partido después de 3 prórrogas que ponía a los Celtics contra las cuerdas.

Vinny Del Negro tiene la complicada tarea de llevar a los Bulls a cotas más altas todavía sin una de sus estrellas de la pasada campaña, Ben Gordon. El ahora jugador de los Pistons fue una de las claves del ejercicio anterior, pero seguro que estos Bulls sabrán sobreponerse a su baja sin mayores problemas.

Las claves:
Derrick Rose es el jugador llamado a liderar a los Bulls de la temporada 09/10. El joven base de segundo año terminó su primera temporada en la NBA con casi 17 puntos por partido y 6 asistencias. Ahora deberá aumentar sus registros hasta los 20 puntos por encuentro para ayudar a sus compañeros a salvar la baja de Gordon.

Luol Deng es otro de los jugadores que tendrá que aportar un poquito más que la temporada pasada. Sus 14 puntos y 6 rebotes se quedan cortos si pensamos que los Bulls han perdido a una de sus bazas en ataque. A diferencia de Rose, estamos convencidos que Deng dará ese pasito adelante que el equipo necesitará.

Aunque si hay alguien que realmente tendrá que aportar al equipo para que nadie se acuerde de Gordon es John Salmons. Tendrá esta temporada la responsabilidad de sustituirle en el quintento titular y deberá aportar anotación y dirección al equipo cuando lo necesite.

Con Joakim Noah haciéndose cada año más fuerte en la pintura, los Bulls tendrán que esperar que uno de sus rookies (Taj Gibson y James Johson) aporten saliendo desde el banquillo para tratar de repetir una actuación como la de la temporada pasada.

Mirando al futuro:
Si no hay mucho movimiento en la plantilla en los próximos años, los Bulls pueden llegar a ser próximamente uno de esos equipos que opten al título. Esta temporada, por el contrario, si todo va según lo correcto y no hay lesiones de jugadores importantes, Chicago podría terminar la liga regular con 47 victorias y, en play-off, darle un susto a más de uno.

DETROIT PISTONS
Detroit es uno de esos equipos que, sin un rumbo fijo en los últimos años, ha decidido dar un cambio de imagen a su plantilla dando salida a jugadores importantes y recibiendo a savia nueva que debería aportar tanto individual como colectivamente. La temporada pasada entraron en play-off por la puerta de atrás (octavos en el este) para posteriormente ser barridos por los Cavaliers de Lebron. Seguro que más de uno hubiera preferido no entrar en la post-temporada para no dar tan mala imagen.

El anteriormente mencionado Ben Gordon, Charlie Villanueva y el retorno de Ben Wallace son las novedades más importantes para el equipo de Joe Dumars. Richard Hamilton y Tayshaun Prince deberán ser los pilares en los que se fundamente el estilo de juego de los Pistons esta temporada.

Las claves:
El cambio de mentalidad y de estilo de juego será clave para que los Pistons puedan mejorar los resultados de la campaña anterior. Con la baja de Iverson, Rasheed Wallace y Antonio McDyess el equipo tiene que empezar a parecer un conjunto de jugadores luchando por un mismo objetivo en vez de un grupo donde cada uno hacía la guerra por su cuenta.

John Kuester tendrá la difícil tarea de dirigir a estos chicos desde el banco. Kuester cumplirá esta temporada su primer año como entrenador jefe en la NBA y deberá dotar a los Pistons de un estilo de juego rápido para intentar tener éxito en esta campaña.

Richard Hamilton tiene que ser la estrella del equipo. Con sus más de 18 puntos por partido la temporada pasada, el jugador ha demostrado que puede estar a la altura de los más grandes, aunque le falte un puntito en ciertos momentos del partido. Junto a él, Tayshaun Prince (que este verano ha estado más fuera que dentro de Detroit) deberá dar un paso al frente y superar la barrera de los 14 puntos por partido que consiguió la campaña anterior.

El jugador de tercer año Rodney Stuckey deberá seguir evolucionando su estilo de juego para adaptarlo a estos nuevos Pistons. El joven base que ya promedió 13 puntos por partido la temporada pasada deberá aportar algo más que sus casi 5 asistencias que registró en el mismo periodo de tiempo.

Ben Gordon, que saldrá desde el banquillo, deberá aportar los puntos que no aportaba en banquillo de los Pistons en campañas anteriores. Kwame Brown y Ben Wallace serán los encargados de poner altura y peso en el equipo de Detroit; defensa extrema y poca aportación en ataque es lo que se espera de ellos.

Mirando al futuro:
No vemos a estos Pistons muy diferentes a los de temporadas anteriores. Exceptuando el cambio de entrenador, las demás variaciones en la plantilla no parecen más que cambios de cromos intentando apostar por la continuidad de un proyecto que no parece tener mucho futuro. Cierto es que Detroit debería entrar en play-off sin mayores problemas esta temporada, pero para nada va a ser rival para equipos como Cleveland, Boston u Orlando.

MILWAUKEE BUCKS
Milwaukee es otro de esos equipos que, como si estuviéramos en época de rebajas, se dedica a fichar lo que otros equipos no quiere e intenta hacer un equipo a raíz de estos descartes. Si a eso le añadimos que dejan marchar a varios de sus mejores jugadores nos encontramos con un conjunto de jugadores con un líder claro, Michael Redd, que intentarán superar sus 34 victorias de la temporada pasada.

Las lesiones serán otro de los factores claves del equipo. La campaña anterior los dos mejores hombres de los Bucks (Redd y Bogut) sólo puedieron jugar 69 partidos entre los dos debido a sendas lesiones. Si a una plantilla corta le quitamos durante más de media temporada a sus dos mejores hombres nos queda un equipo que sólo puede optar a no perder por más de veinte puntos de diferencia en cada encuentro.

Las claves:
Con sólo 33 partidos disputados la temporada pasada, Michael Redd tiene que volver a ser ese jugador referente que fué años atrás. Sus más de 26 puntos por partido que consiguió en la campaña 06/07 quedan muy lejos y Redd deberá este año intentar estar a la altura de sus mejores registros.

Nadie espera que Andrew Bogut sea el nuevo Dwight Howard, pero después de jugar sólo 36 partidos la temporada pasada por lesión, en Milwaukee esperan que sus 11 puntos por partido que consiguió la campaña anterior aumenten hasta casi doblarlos. Bogut deberá demostrar esta temporada que está preparada para ser una de las bases del nuevo proyecto de Milwaukee.

Uno de nuestros favoritos, Ersan Ilyasova, vuelve a Milwaukee para tener un papel más importante del que tuvo hace tres temporadas donde disputó menos de 15 minutos por partido. Ilyasova ha estado las últimas campañas en el Regal FC Barcelona, donde ha enamorado a los aficionados barcelonistas haciendo incluso llorar a alguno de ellos el día que su esposa nos confirmaba que esta temporada volvería a Milwaukee. Ilyasova tendrá minutos y deberá demostrar que está preparado para jugar en la mejor liga del mundo.

Brandon Jennings, uno de los futuros jugones de la liga, llega directamente desde Roma para demostrar que, aunque no pasó por la NCAA por sus malas notas académicas, está sobradamente preparado para jugar en la mejor liga del mundo. No descartamos incluso que Jennings pueda llegar a quitarle el puesto de titular al bueno de Luke Ridnour.

Mirando al futuro:
Los Bucks tienen a buenos jugadores pero les falta dos cosas muy importantes: profundidad de banquillo y una megaestrella que vuelva loca a las defensas rivales para crear situaciones de superioridad. Si igualan su marcan de 34 victorias de la temporada pasada ya pueden darse por satisfechos.

CLEVELAND CAVALIERS
Con permiso de los Lakers, estos Cavaliers son el mejor equipo del mundo. Si a un equipo que ha conseguido ganar 66 partidos en temporada regular le sumas a Shaquille O'Neal, Anthony Parker, Jamario Moon y Leon Powe te queda un quinteto titular de lujo y un banquillo que podría ser titular en 20 de los 30 equipos de la liga.

Mike Brown va a tener pesadillas durante toda esta temporada. Sabe que con el equipo que le han echo sólo les vale ganar o ganar. Además la victoria no puede llegar de cualquier manera; estos Cavs están sobradamente preparados para terminar la temporada regular por encima de las 70 victorias (una auténtica salvajada) y de plantarse en las finales de la NBA con sólo un par de partidos perdidos en play-off. Aunque como suele pasar en estos casos, más grande será la caída.

Las claves:
Lo hemos repetido varias veces en los análisis de pretemporada y alguna vez más vais a tener que leerlo: mentalidad ganadora, concentración y humildad. El factor mental va a a ser la auténtica clave de estos Cavaliers: si el equipo de Lebron se ven campeones antes de tener el título en el bolsillo, si se confían más de la cuenta, perderán. A su favor tienen que ya vienen con la lección aprendida de la temporada pasada cuando los Magic los apeó de las finales con un 4-2 que fue mucho más rotundo en el juego que lo que reflejó el parcial final.

Lebron James, Mo Williams, Daniel Gibson, Anderson Varejao... los que ya formaban esa super plantilla de la temporada pasada deberán rendir al mismo nivel. A los Cavs no les vale con pensar que los número que hagan los titulares los harán los que salgan desde el banquillo y Mike Brown tendrá que cortar esto de raíz.

Jamario Moon, Anthony Parker y, sobre todo, Shaquille O'Neal llegan a Cleveland con una única frase en la cabeza: “Beat L.A.”. Ese es el objetivo, vencer a los Los Angeles. O'Neal viene para ser el referente dentro de la pintura ya que el bueno de Ilgauskas estaba demasiado sólo la temporada pasada y, tanto Moon como Parker, deberán dar minutos de calidad cuando el Rey Lebron no esté en la cancha.

Un factor determinante en estos Cavs serán las lesiones de Delonte West. Si West puede estar activo durante la temporada regular y, cuando lleguen los play-off, está disponible para jugar los minutos que se le requiera, será una de las amenazas exteriores de las que deberá aprovecharse el bueno de Shaquille cuando cree desequilibrios en las defensas rivales.

Mirando al futuro:
70 partidos en temporada regular y el anillo de campeones. Eso es lo único que les vale a estos Cavaliers. Todo lo que no sea ganar, ganar o ganar será un fracaso absoluto. Cleveland es un equipo pensado única y exclusivamente para el anillo, para que Lebron James consiga su primer anillo. Con permiso de los Lakers estos Cavaliers son el rival a batir.

INDIANA PACERS
Con 36 partidos ganados en las dos últimas temporadas, los Pacers saben que los play-off pasan por grabarse una palabra en la cabeza: Defensa. 106 puntos por partido encajó Indiana la temporada pasada; demasiados para un equipo que aspira a entrar entre los ocho mejores de la conferencia este.

Jim O'Brien afronta su tercera temporada en Indiana con la mente puesta en los play-off. El ex de Philadelphia y Boston deberá hacer entender a sus chicos una de las frases más famosas en el mundo del deporte americano: los ataques ganan partidos; las defensas, campeonatos.

Las claves:
No nos cansaremos de repetirlo durante toda la temporada: Defensa. Si los Pacers son capaces de defender medianamente bien y terminar la temporada por debajo de los 100 puntos encajados por partido estarán en play-off.

Danny Granger con sus más de 25 puntos por partido la temporada pasada es la principal arma ofensiva del equipo. El jugador, en su quinto año de competición, ha demostrado ya que es uno de los jugones de la liga, aunque el equipo no le acompañe. Si los Pacers quieren llegar lejos esta temporada, Granger deberá hacer más responsables a sus compañeros para que cuando las defensas se cierren sobre él el equipo no se resienta.

T.J. Ford, aquel jugador que hace dos temporadas pensaba que podía estar a la misma altura que Calderón, será el responsable de dirigir el juego de Indiana. Con 15 puntos y 5 asistencias la campaña anterior, deberá repartir más juego entre sus compañeros para que no recaiga toda la responsabilidad sobre Granger.

Uno de nuestros favoritos, Tyler Hansbrough, rookie prodecente de North Carolina, debería de tener minutos para demostrar el enorme potencial que lleva dentro. Dominando durante 4 años la NCAA llega a la mejor liga del mundo sin presiones y con ganas de tener minutos para poder desarrollar su juego.

Mike Dunleavy deberá esperar hasta enero para reaparecer de su lesión. Los Pacers le necesitan y él lo sabe aunque mejor será no precepitarse porque si Indiana se clasifica para la post-temporada, Dunleavy tendrá que estar en plenas condiciones físicas.

Mirando al futuro:
Los Pacers sólo tienen un objetivo: Play-off. Menos de 40 victorias en temporada regular sería un resultado que podría acarrear consecuencias negativas en el banquillo de Indiana. Si los Pacers aprietan en defensa como deberían, no tendrían que tener problema en llegar a esa marca.

Noticias relacionadas

España se clasifica para el Eurobasket tras ganar en Holanda (48-65)

España arrancó con cómodas ventajas y apretó el acelerador hasta el fondo para ampliar su renta al descanso

El 'Granca' suma la segunda en Euroliga entre resbalones

Los de Maldonado vencen a Maccabi con nervios al final y un parqué señalado

El colista Buducnost funde a triples al Baskonia

El pabellón Moraca vio la mala cara de los baskonistas

Carroll desactiva al Khimki (79-74)

El estadounidense exhibió su fortaleza anotadora (15 puntos en el cuarto final) para desatascar al Real Madrid en un encuentro que se complicó sorpresivamente a consecuencia de un enfriamiento ofensivo y debilidad defensiva.

Baskonia se enreda y cae ante Fenerbahce

Los vascos aprietan hasta un final de detalles
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris