Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Artículo opinión   -   Sección:   Opinión

La liquidación del Estado

Ángel Ruiz Cediel
Ángel Ruiz Cediel
@angelruizcediel
martes, 20 de octubre de 2009, 10:03 h (CET)
Tal vez sea lo que toca, pero no estaría de más dejar de lado los tapujos de los eufemismos y nombrar a la realidad por su nombre cierto: se está tratando de liquidar España. Así, ni más ni menos. Son pequeños movimientos, muchos de ellos con la apariencia de inconexos, pero si los juntamos todos, no queda duda de que se pretende la liquidación del Estado en beneficio y mayor gloria no sé si de la Europa del compás y el delantal o de la oscura iluminación del Emperador Obama.

Por un lado, se quiere eliminar el “Todo por la patria” por un aséptico, pueril y abyecto “Todo por la democracia”, que es una renuncia tácita al Estado como tal y el acta de defunción en nuestros lares del inmortal Eneas. Y no es por llevar la contraria, pero de todos los sistemas mezquinos, absurdos y demenciales que pueden llegar a existir, sin duda alguna la democracia se lleva la medalla de oro, el cum laude, el diploma y la birreta de doctor, todo al mismo tiempo. No hay más que ver que iguala en valor —reitero una vez y otra que con los desvaríos del poco talentudo, pero conveniente a los intereses espurios de muchos vivos, del señor D´Hont— el garabato de un iletrado, la opinión de quien no tiene luces y la elección de un sabio bien formado. Los vasos comunicantes jamás se igualan por la máxima, sino por la mínima, y la democracia es un sistema de vasos comunicantes. Eso sí, manejable por los listillos del márquetin y por las oscuras maniobras de las logias; pero perverso y estúpido, también.

Por otro, tenemos el insultante servilismo de nuestro Presidente hacia el Emperador Obama, sabiendo que como representante nuestro que es, nos convierte a todos en serviles y humilla la soberanía de España. Por anticipado vaya mi renuencia a poner una Historia como la nuestra bajo el yugo de la Historia de los sangrientos EEUU, y por delante vaya mi radical posición de intelectual antinorteamericanismo. Dicho esto, queda claro que no me siento representado por la psiquiátrica flebilidad emocional de mi Presidente, por más que lamentablemente sea mi Presidente y sí deba aceptarlo.

Y por otro lado, está la cosa esta de las guerras coloniales del Emperador, en las que nuestro Presidente nos ha encenagado, forzándonos a un enfrentamiento con sociedades o culturas que, en todo caso, ni nos van ni nos vienen, granjeándonos enemigos que no precisamos: ya los tenemos en casa. Iraq no, Afganistán sí, sólo puede ser un desvarío de quien piensa con el ombligo, ya que beneficio no obtendremos jamás de este vasallaje humillante al que nos somete como nación soberana nuestro Presidente y su Partido. A negociar nada no va a Washington, porque mala cosa sería ésa de negociar de rodillas, y tanto más si se tiene lo que se tiene entre las manos. A lo mejor para la foto, que hay que ir preparando el día después de las elecciones, instante y momento en que se le enviará adonde nunca debió de salir para infortunio de España. ¿Será un mal endémico de nuestro país que a los Presidentes haya que echarles con jarras destempladas después del primer mandato?... Algo hay en la Moncloa que respirándolo más de cuatro años perturba seriamente.

Claro, que a lo mejor el Presidente ha ido a la Casa Blanca no a hacer de Mónica Lewinsky, sino a coordinar ese evento universal que preconizaba la inefable Leire-Pajín —¡chup!, ¡chup!—, y entre estas lumbreras cósmicas capaces de gobernar sin brújula, en el caso de nuestro Presidente, o de obtener el Nóbel de la Paz a bombazos por medio mundo, el tal Emperador, nos instalan de pleno derecho en el Nirvana de un planeta sin fronteras, todos felices bajo la túnica azafrán del gurú Obama. Lo que no se sabe es si tendremos una lucce-ferre en la banderita de las rejas ensangrentadas (como en Guantánamo).

En la capita del imperio se oye una voz desolada: "Se vende España, ¡oiga!: ¡qué barata la llevo!"

Noticias relacionadas

El Satélite Mohammed 6 B levanta vuelo

La nación marroquí sigue su firme camino hacia la modernidad asimilando los avances tecnológicos del mundo

Sánchez a tumba abierta intentando darle el vuelco a España

La influencia de Pablo Iglesias y la necesidad de dar apoyo a los soberanistas, le impulsan a entrar a saco con el modelo de Estado de España

Celestina o “el Tinder” prerrenacentista

Una remozada “Celestina” resucita en la magnífica adaptación de la productora Un Pingüino

Donde se habla de encuestas sorpresivas y de otros temas

“Todo el estudio de los políticos se emplea en cubrirle el rostro a la mentira para que parezca verdad, disimulando el engaño y disfrazando los designios.” Diego de Saavedra Fajardo

Wittgenstein

​Una de las afirmaciones hechas por las personas que apoyaron la "I Carrera contra el suicidio" se refería a que quieren que este tipo de muerte deje de ser un tabú y que pase a ser estudiado con detalle para poder evitar fallecimientos por esta causa.
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris