Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Etiquetas:   Palco Vip   -   Sección:  

Espíritu de Kamikaze

Daniel Sanabria
Daniel Sanabria
martes, 20 de octubre de 2009, 08:02 h (CET)
El Atlético de Madrid firmó en Pamplona el peor arranque liguero que se le recuerda, pero la peor noticia no fue esa. Dicen que después de la tormenta siempre llega la calma, pero en el club rojiblanco los relámpagos se multiplican como cromosomas. Esa luz que dicen que vislumbras en tu mente cuando estás en coma, crece y crece como una gran nebulosa sobre la ribera del Manzanares. 106 años de historia pasan en día positivas por delante de una afición que ve cómo su club muere lenta y dolorosamente.

Pasan los años y el equipo anula cada vez con menos esfuerzo el esperpento del ciclo anterior. El Atlético vive en un constante número circense donde los defensas hacen de payasos regalando caramelos a los delanteros rivales, los centrocampistas desaparecen como el hombre invisible, y los delanteros hacen malabares para tener ocasiones de gol. En sólo siete jornadas el Atleti ha recibido 17 goles en contra, es decir, una media de 2,5 goles encajados por partido. Como diría Antonio Gala, “el Atleti o cómo salir perdiendo del vestuario”.

Aún no han decorado las calles con las luces de Navidad y la temporada ya está perdida para el Atleti: con un pie y medio fuera de la Champions y a falta de que el Chelsea le de la puntilla, a nueve puntos del cuarto clasificado, y con un ambiente institucional similar al de la temporada del descenso. Abel, como si fuera un Danone, ya se pasea con la fecha de caducidad sellada en la frente, a menos que esta noche Juanito, Ujfalusi y Perea muten en Baresi, Maldini y Beckenbauer; y Forlán y Agüero viajen en el tiempo para regresar al mes de mayo donde fabricaban goles como si tuvieran una empresa propia.

Mientras, los dirigentes, con el beneplácito de gran parte de la afición rojiblanca, viven en un mundo paralelo al estilo Matrix donde intentan convertir los dos años consecutivos de Champions en la base del progreso del club. Una idea, que aderezada con una pizca de demagogia, ha servido hasta ahora para convencer a la simplista prensa deportiva y al grueso de los aficionados rojiblancos. Pero este decorado pasará a mejor vida en tan sólo unas semanas, y la familia Gil y Cerezo ya no tendrán con qué ocultar el estado terminal del club, que lleva con cara de enfermo más de doce años.

La enorme y preocupante deuda que atesora, unida a un nuevo fracaso en la confección de la plantilla y al tradicional espíritu kamikaze del Atleti, dejan al club en una situación donde no se ve la luz al final del túnel. En pleno mes de octubre. Ésa es la peor noticia, y no la de ser el equipo más goleado del país. En los foros rojiblancos ya hay quien le está buscando epitafio a un club que se desangra por todos los poros de su carcomida piel. A mí me gusta el de Groucho Marx: disculpen que no me levante.

Noticias relacionadas

El lado golpista del Frente Guasu

Los seguidores del cura papá Fernando Lugo acusan de golpistas a varios entes, empresas y medios con los cuales siguen vinculados

Telecinco condenada por el Tribunal Supremo por realizar publicidad encubierta

Clemente Ferrer

Empecemos a soñar con Madrid 2020

Los votantes del COI tienen un sentimiento de deuda con la candidatura española

Se acabó la Liga escocesa

Habrá que acostumbrarse a ver como el dueto Madrid-Barcelona, nuevamente, lucha por ganar la próxima Liga, mientras que los demás juegan y pelean por la “otra liga”

¿Cristiano o Messi? Y tú ¿De quién eres?

María Xosé Martínez
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris