Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   La linterna de diógenes   -   Sección:   Opinión

Premios Príncipe de Asturias

Luis del Palacio
Luis del Palacio
martes, 20 de octubre de 2009, 08:51 h (CET)
El próximo viernes 23 de octubre tendrá lugar la solemne entrega de los Premios Príncipe de Asturias.

Esa bombonera que es el Teatro Campoamor de Oviedo se engalanará de nuevo para recibir a los premiados, a los anfitriones y a los centenares de invitados que llenarán el patio de butacas, las plateas, el entresuelo y hasta lo que no hace tanto se llamaba “el gallinero”.

Durante los lustros que lleva concediéndose este galardón, su prestigio ha ido creciendo y son muchas las voces autorizadas que afirman que ha igualado e incluso superado en categoría al mismísimo Nobel. Es muy posible y, en cualquier caso, un poco de chauvinismo en un país tan dado al complejo de inferioridad, nunca viene mal y tiende a alzar la moral.

Releo el último párrafo y pienso que la comparación con los Nobel no es del todo justa. En primer lugar, los premios de la Academia Sueca están directamente ligados al mundo anglosajón y, por tanto, tienen un “eco mediático” muy superior a los de la Fundación Príncipe de Asturias. No existe discusión respecto al hecho de que en el mundo que vivimos (y muchos más de los que debieran, padecen) prima lo que se produce en inglés o está muy próximo a su mercado editorial (un reciente ejemplo es Larsson y su famosa obra póstuma) Y esa influencia que todo lo fagocita, contribuye a que escritorzuelos de tres al cuarto (como Dan Brown), sean conocidos en todo el orbe.

Por el contrario, decenas, centenares de continentes “de tercera” (África a la cabeza) son masivamente ignorados. Hay excepciones, como Naguib Mafuz y algún otro, que son elegidos para cubrir el grupo de los que obtienen el Nobel de Literatura para cumplir con aquello de “siente un pobre a su mesa”.

Conozco poco a los galardonados en esta edición de los Príncipe de Asturias, con la salvedad de Norman Foster, que le ha arrebatado el premio a nuestro Cristóbal Halffter. He leído, no obstante, sus reseñas biográficas y me constan ya sus merecimientos.

Personajes que obtuvieron antaño el premio, como Vicente Ferrer, Nadine Goddal, Ryszard Kapucinski… enaltecen la categoría de la institución que lo otorga; aunque, personalmente, creo cuestionable el haber elegido en su día a Yassir Arafat, y tampoco comprendo cómo Almodóvar goza ya de una distinción que hubiera podido corresponderle a gente que merece los homenajes en vida, como es el caso de Luis García Berlanga.

Dos personajes que también lo merecen y que deberían figurar entre los candidatos hasta que lo obtengan son: el maestro de reporteros, Miguel de la Quadra-Salcedo (Premio de Cooperación Internacional) y nuestro director de orquesta más aclamado en el mundo, Rafael Frühbeck de Burgos (Premio de las Artes)

Hasta entonces, los Príncipe de Asturias no habrán cumplido plenamente el objetivo de premiar la excelencia, y nosotros tendremos que repetirlo cada año.

Noticias relacionadas

La plaga del divorcio

El divorcio se le considera un ejercicio de libertad cuando en realidad es un camino hacia la destrucción moral

Tortura y poder

Está claro que la tortura no puede ser objeto de justificación, ni siquiera la aparentemente civilizada

Absurdo pensar que Casado pueda reflotar al PP para mayo

“Nuestra recompensa se encuentra en el esfuerzo y no en el resultado. Un esfuerzo total es una victoria completa.” Mahatma Gandhi

¿Está más cerca la República en España?

¿Por qué triunfó la Moción de censura contra Rajoy?

Ábalos, Organización y Fomento

¿Ferrocarril en Extremadura? No me siento responsable
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris